El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Ingres

Madrid Museo Nacional del Prado 24.11.2015 - 27.03.2016

La obra de Ingres, anclada en el academicismo sólo aparentemente, constituye sin duda un jalón esencial hacia las revoluciones artísticas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Descendiente de Rafael y de Poussin, su obra es a la vez anunciadora de Picasso y de las distorsiones anatómicas; inspirando la renovación de las escuelas europeas del siglo XIX, especialmente de la española.

La exposición organizada en el Museo del Prado en 2015, con la especial colaboración del Museo del Louvre, presentará un desarrollo cronológico preciso de la obra de Ingres, pero también atenderá de manera muy específica su compleja relación con el arte del retrato, construida a través del rechazo y de la admiración, y que se confrontará con su ambición constante por ser reconocido, en primer lugar, como un pintor de Historia.

Comisarios:
Vincent Pomarède, Musèe du Louvre y Carlos G. Navarro del Area de Conservación de Pintura del siglo XIX del Museo.

Acceso

Sala Salas A y B. Edificio Jerónimos. Villanueva

Patrocinada por:
Fundación AXA

Multimedia

Exposición

Un artista, múltiples formaciones

Un artista, múltiples formaciones
La familia Forestier
 Jean-Auguste Dominique Ingres
Grafito sobre papel, 233 x 309 mm
1806
París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques: Collection Coutan
Don Hauguet, Schubert et Milliet, 1883

“Ya era hábil en el manejo del pincel cuando David se hizo cargo de la tarea de enseñarle”, señalaba uno de los más fieles discípulos de Ingres. Aunque se ha repetido que este fue, únicamente, un discípulo de David, la realidad es más compleja. Su padre, pintor de fama provinciana pero con grandes aspiraciones, ya se ocupó de iniciarle en los secretos del oficio –a los diez años Ingres pintaba y dibujaba como un auténtico profesional–, y planeó sus siguientes pasos. Así, acompañó a su hijo a Toulouse, donde la Academia local pulió, en pleno periodo revolucionario, ese talento cultivado desde niño. Allí, Ingres adquirió una sólida formación, interesada en la Antigüedad, y mostró ya una sensibilidad exquisita que encumbraba el arte de Rafael. Graduado en 1797, su llegada a París ese mismo año revelaba su ambición. Inscrito como discípulo de David y como alumno de la École des Beaux-Arts, estudió “con más continuidad y perseverancia que la mayoría de sus condiscípulos” para esquivar “todas las locuras turbulentas que ocurrían a su alrededor”. Mientras, aprovechó la efímera existencia del Museo Napoleón, que reunía el más bello conjunto de cuadros saqueados a los países ocupados por los franceses durante el periodo napoleónico, y participaba en los debates estéticos del atelier de su maestro. Pero la meta era el Grand Prix de Roma, el mayor reconocimiento con el que señalaba Francia a sus artistas jóvenes.

Retratos íntimos. Primeros retratos oficiales

Retratos íntimos. Primeros retratos oficiales
François-Marius Granet
Jean-Auguste-Dominique Ingres
Óleo sobre lienzo, 72 x 61 cm
1807
Aix-en-Provence, Musée Granet
inv. 849.1.31

Ingres fue un retratista de éxito a su pesar. Desde el principio de su carrera aceptó encargos de retratos, aunque escenificaba hacerlo a disgusto: “Siempre es así. Siempre tiene el deseo de todo y siempre lamenta lo que ha aceptado cuando se pone a ejecutarlo”, escribiría en tono irónico uno de sus mejores confidentes. La necesidad de ajustarse al valor jerárquico de los géneros pictóricos hizo que intentara postergar su talento como obligado retratista para alcanzar el deseado prestigio como pintor de Historia. Sin embargo, desde sus primeras incursiones parisinas en el retrato, este se reveló como uno de los fundamentos principales de su arte y como vehículo idóneo para presentar sus ideas estéticas. A la espera de que la remuneración por obtener el Grand Prix en 1801 se materializara –lo que no sucedió hasta 1806–, era un artista necesitado e interesado obviamente en su proyección mundana; entonces se dio a conocer como un retratista, no sin polémica. Sus retratos de esta época reflejan la plenitud de los modelos italianos, el colorismo de los flamencos y unas sutiles reminiscencias goticistas que revelan la asimilación madura de los modelos de la tradición de la pintura reunidos en el Louvre napoleónico. Al mismo tiempo, constituyen el mejor adelanto de la vía artística independiente que emprendió en sus años romanos.

Roma y los mitos

Roma y los mitos
El sueño de Ossian
Jean-Auguste-Dominique Ingres
Óleo sobre lienzo, 348 x 275 cm
1813 (retocada en 1835 por Raymond Balze 1835)
Montauban, Musée Ingres
M.I.867.70

Ingres llegó a Roma como pensionado en 1806. Allí buscó un escenario que le permitiera concentrarse en sus búsquedas pictóricas, alejado en cierto modo del intenso ambiente de convivencia en el que, en general, vivían los artistas en la Ciudad Eterna. Paradójicamente, su controlado ostracismo se tradujo en cierta apertura estética pero, sobre todo, en una profundización rigurosa en sus ideales artísticos, definidos por su estudio de la tradición clásica, así como por su apasionada admiración por Rafael.

El fin de su beca en 1810 coincidió con el establecimiento en Roma de la segunda capital del Imperio, lo que le ofreció la posibilidad de prolongar su estancia, al servicio de Napoleón y de los altos funcionarios que le requirieron, hasta que en 1820 marchó a Florencia. Los gustos refinados de la peculiar clientela le brindaron la irrepetible oportunidad de experimentar nuevos posicionamientos estéticos, sediento aún de la monumentalidad histórica romana.

El desafío clásico

El desafío clásico
Virgilio lee la Eneida ante Augusto, Octavia y Livia o“Tu Marcellus eris” [fragmento]
Jean-Auguste-Dominique Ingres
Óleo sobre lienzo, 138 x 142 cm
1819
Bruselas, Musées Royaux des Beaux-Arts de Belgique, inv.1836

La escenificación de la tradición clásica fue una de las constantes en la producción de Ingres. Su interés por la literatura grecolatina desempeñó un papel esencial en ello, porque le permitía aunar la vocación clasicista de su estética y el valor inmarcesible de los grandes argumentos de la Antigüedad.

En Roma, Ingres pintó una composición sobre Virgilo en la que reflejó el momento culminante de la fama del poeta latino: el instante en el que, ante el emperador, lee La Eneida, su obra cumbre. En la Villa Aldobrandini, la residencia del gobernador napoleónico en Roma, el cuadro estaba emparejado con una Coronación de Homero −hoy desaparecida− del pintor español José Aparicio; conjugadas, supondrían la primera gran configuración de su credo estético.

Cuando en 1826, ya en París, Ingres ideó como decoración para el techo de una de las nuevas salas del Musée du Louvre su propia Coronación de Homero, culminaba su voluntad de anclar su estética a la idealidad literaria: la representación de Homero, coronado ante la presencia de los grandes mitos de la cultura occidental de raigambre clásica, acuñó la imagen definitoria de clasicismo.

"Troubadour"

En Italia, mientras pensaba grandes composiciones clásicas, Ingres realizó por encargo pequeñas pinturas con asuntos incardinados en la naciente tendencia troubadour. Para escándalo de la Academia −sujeta al ideario de la Antigüedad clásica, expresado en historias ejemplares volcadas en lienzos de gran tamaño−, estas pequeñas pinturas reflejaban historias de interés más emocional que histórico, ambientadas en las cortes europeas de la Edad Media o Moderna. Realizadas con una factura y entonación próximas a la pintura holandesa, no carecían de cierta dosis de melancolía por el pasado, propia del gusto de la restauración monárquica francesa de 1814.

Ingres, que absorbió el influjo troubadour, pintó por encargo episodios anecdóticos de la historia. Pero, yendo más allá, en un personal ejercicio de introspección, evocó además escenas de las vidas de los artistas que más admiraba, particularmente de Rafael, que partían de relatos literarios o de las Vidas de Vasari y que repetía a menudo. También representaría episodios de intensidad emocional épica, extraídos directamente de los grandes clásicos de la literatura italiana, como la Divina comedia de Dante.

Ingres y el XIV duque de Alba

Ingres y el XIV duque de Alba
Autorretrato de medio cuerpo
Jean-Auguste Dominique Ingres
Grafito sobre papel, 299 x 219 mm
1835
París, Musée du Louvre

En fechas muy tempranas y antes de que fuera considerado un artista famoso, Ingres disfrutó de la atención de un patrono español, Carlos Miguel Fitz-James Stuart (1794-1835), VII duque de Berwick, llamado a suceder a su prima −la célebre duquesa goyesca− en el título de Alba. Deseoso de engrandecer su linaje, amasó una brillante colección artística que comprendía desde estatuas romanas a cerámicas clásicas y, desde luego, grandes encargos de pintura y escultura contemporáneas.

Ingres estuvo a su servicio tras la desaparición de la corte napoléonica en Roma, y recibió de él numerosos encargos, de los que solo llegó a terminar uno: Felipe V impone el Toisón de Oro al duque de Berwick (Madrid, Fundación Casa de Alba). A diferencia de las pequeñas pinturas de historia, esa obra aborda un asunto histórico de consideración: el momento en que Felipe V condecora al duque de Berwick por sus méritos militares defendiendo la opción borbónica frente a la austríaca en el marco de la Guerra de Sucesión. El lienzo gozó siempre de la estima de Ingres, que lo incluyó entre sus obras de mayor mérito académico al ingresar en el Institut de France.

Mujeres cautivas

Mujeres cautivas
La gran Odalisca
Jean-Auguste Dominique Ingres
Óleo sobre lienzo, 91 x 162 cm
1814
París, Musée du Louvre, département des Peintures, Acquis en 1899

Frente al tratamiento del desnudo masculino, heroico y marcial, que había aprendido de David, Ingres se adentró en ese género únicamente a través de la pura carga erótica contenida en la belleza del cuerpo femenino, sin obedecer a los cánones estéticos del desnudo académico. Su Odalisca, liberada de toda razón moral y sin entender ni de mitología ni de historia, se hizo célebre por constituir una invitación directa al placer sensual. Se considera, por ello, el primer gran desnudo de la tradición moderna.

A veces, uniendo al erotismo una cierta dosis de terror, Ingres planteó sus desnudos femeninos en escenarios hostiles y peligrosos. Ruggiero libera a Angélica reflejó una reconocible fantasía literaria, que no pasó desapercibida al público que la contempló en su tiempo.

Atadas con cadenas o cautivas en un harén, sus mujeres ideales, morbosamente deformadas en su abandono contemplativo a un placer fuera de la realidad, se han imaginado como la antítesis más opuesta, quizá complementaria, a la virtuosa razón que encarnaba entonces lo viril.

Nuevos retratos

Nuevos retratos
Louis-François Bertin
Jean-Auguste-Dominique Ingres
Óleo sobre lienzo, 116 x 95 cm
1832
París, Musée du Louvre, Département des peintures, acquis des descendants du modèle, en 1897, RF 1071

Ingres, consciente de que la pintura de historia nunca satisfaría las ambiciones que había depositado en ella, se dedicó, tras su regreso de Italia, a repensar sus lienzos literarios y eróticos, pero sobre todo a los retratos. Estos suponían la posibilidad de introducir innovaciones en un género de moda, aunque el artista nunca aceptó verse a sí mismo como retratista.

El de Monsieur Bertin y el Ferdinand-Philippe de Orleans fueron, junto al del ministro Louis-Mathieu Molé (París, Louvre), las obras clave de su consagración como retratista de la alta sociedad parisina. El público y la crítica permanecieron muy atentos a las entregas de nuevos retratos de quien estaba inmortalizando a los protagonistas decisivos de la sociedad francesa.

Si en sus retratos masculinos se concentró en la descripción psicológica del personaje, al que procuraba una puesta en escena sobria y contenida, en los femeninos, aparentemente menos introspectivos, se mostró muy atento a los detalles de la moda. Tanto unos como otros encajan hoy, sin embargo, en el ideal baudeleriano de “verdadero retrato” como “reconstrucción ideal de los individuos”.

La pintura religiosa

La pintura religiosa
La Virgen adorando la Sagrada Forma
Jean-Auguste Dominique Ingres
Óleo sobre lienzo, 113 cm diam
1854
París, Musée du Louvre (Depôt aux Musées d'Orsay et de l'Orangerie)

Aunque para la crítica europea de arte de su tiempo el lugar de lo religioso lo ocuparon los pintores nazarenos, con Johann Friedrich Overbeck (1789-1869) a la cabeza, Ingres planteó una alternativa sólida a la pintura cristiana del maestro alemán, con la que intentó construirse su más sólido prestigio como pintor de historia. Para el artista que inventó la “religión del arte” y que veneraba a Rafael como primer apóstol de la belleza formal, no fue fácil hacerse un hueco en ese acotado terreno artístico; pero su recurrente interés por los asuntos religiosos, que ocuparon buena parte de su trayectoria, le llevó a afrontar composiciones monumentales de ambientación histórica, en las que alternó un tratamiento épico, como en el Martirio de san Sinforiano (Autún, catedral), con otro más icónico, como en el Voto de Luis XIII (Montauban, catedral).

Con la elaboración de pequeñas composiciones devotas, concentradas sobre todo en la figura de la Virgen María, obtuvo un gran éxito entre su clientela, pero también de crítica y entre un público cada vez más amplio, que las reclamó reproducidas en estampas.

Suntuosa desnudez

Suntuosa desnudez
El Baño Turco
Jean-Auguste-Dominique Ingres
Óleo sobre lienzo adherido a tabla, 108 cm diam
1862
París, Musée du Louvre, département des Peintures, Don de la Societé des Amis du Louvre, avec le concours de Maurice Fenaille, 1911, RF 1934

Para su célebre Baño turco, Ingres se inspiró en los fragmentos de un relato dieciochesco −redactado por la esposa de un embajador inglés, Lady Montagu, tras su visita a un baño turco−, en los que se describe cómo unas mujeres se acicalan para la boda de una de ellas. Ingres creó así la cálida y acuosa sensualidad de una escena vetada al ojo masculino. Concluido cuando contaba ochenta y dos años, su ejecución debió desvelarle durante mucho tiempo, pues se conoce que trabajó en él durante años, dibujando y estudiando el argumento para acomodarlo a su propia estética. Primero lo llevó a un soporte cuadrangular, pero, persuadido por la carga erótica del cuadro, decidió convertirlo en un tondo. Ese nuevo formato, cuya circularidad no hacía sino subrayar la sinuosidad musical de las opulentas curvas sirvió para ofrecer también una contemplación más reservada.

Esplendor de la idealización erótica del cuerpo femenino, en la que las colmadas curvaturas, ordenadas fragmentariamente, responden a una libido acumulativa, esta obra es una de las más genuinas imágenes de su arte. Revela además su amor por las variaciones y por las repeticiones del mismo asunto.

Últimos retratos

Últimos retratos
La condesa de Haussonville
Jean-Auguste-Dominique Ingres
Óleo sobre lienzo, 132 x 92 cm
1845
Nueva York, The Frick Collection, 1927

Desde el comienzo de su trayectoria Ingres fue un devoto del universo de lo femenino. Espectador indiscreto del espectáculo erótico de mujeres ideales, también fue el creador de la imagen más sofisticada de señoras con la mejor reputación. Atento como pocos a los vaivenes de la naciente industria de la moda, Ingres discutió y decidió con sus clientas hasta los más mínimos arreglos y detalles para sus retratos. Pero su privilegiada posición le permitió en realidad llegar mucho más lejos, pues como revelase Baudelaire: “El señor Ingres elige sus modelos, y elige, hay que reconocerlo, con un tacto maravilloso, las modelos más idóneas para hacer valer más su tipo de talento. Las bellas mujeres, las naturalezas suculentas, la salud reposada y floreciente, ¡he ahí su triunfo y su alegría!”.

Ingres, que había soportado las críticas a su excesivo idealismo durante toda su carrera, parecía tomarse la revancha ahora con la exhibición realista de los detalles más mundanos, con las descripciones nítidas de las calidades táctiles de las telas, las carnes y los cabellos de sus modelos, haciendo de todo ello un prodigio artístico inédito. Sus retratos femeninos ofrecen, en definitiva, el disfrute de las formas depuradas y de los colores intensos, causantes de un placer sensual que competía conscientemente, en último término, con el arte naciente de la fotografía.

Obras

1

Retrato de Ingres joven

Madame Gustave Héquet según Ingres

Óleo sobre lienzo, 86,4 x 69,9 cm

1850-60

Nueva York, The Metropolitan Museum of Art. Bequest of Grace Rainey Rogers, 1943; 43.85.1

2

Antíoco y Estratónice

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito y aguada de tinta parda y gris, 250 x 400 mm

1806

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques: Collection Coutan. Don Hauguet, Schubert et Milliet, 1883

3

Torso masculino

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 99 x 88 cm

ca. 1799

Montauban, Musée Ingres, M.I.D. 851.1

4

Academia de hombre

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 78 x 56 cm

1801

Montauban, Musée Ingres, MI.875.2.2

5

El hijo de Escipión, hecho prisionero, es entregado por Antíoco a su padre enfermo

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Mina de plomo y aguada sobre papel, 24,2 x 37,3 cm

1800

París, Colección Particular

6

Aquiles recibe a los embajadores de Agamenón

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 110 x 155 cm

1801

París, École Nationale des Beaux-Arts, PRP 40

7

Estudios de hombre desnudo avanzando hacia la izquierda

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito y aguada con realces blancos sobre papel, 222 x 350 mm

1811

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, legs Gatteaux, 1881

8

Jean-François Gilibert

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 99 x 81 cm

1804

Montauban, Musée Ingres, MI.37.2

9

Napoleón Bonaparte, primer Cónsul

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 227 x 147 cm

1804

Lieja, Musée des Beaux-Arts (BAL), AM 873/1

François-Marius Granet
10

François-Marius Granet

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 72 x 61 cm

1807

Aix-en-Provence, Musée Granet, inv. 849.1.31

11

La señora Aymon, conocida como La bella Zélie

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 59 x 49 cm

1806

Rouen, Musée des Beaux-Arts de la Ville de Rouen, 870.1.1

12

Retrato de hombre joven, conocido como El sobrino de Talma

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 46 x 37 cm

1805

París, Musée du Louvre, Département des peintures, Donation de la baronne Eva Gebhard-Gourgaud, 1965

La señora Rivière
13

La señora Rivière

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 116,5 x 81,7 cm

1805

París, Musée du Louvre, Département des peintures, legs Mme Paul Rivière, née Sophie Robillard, belle-fille du modèle, 1870

14

Jacques Marquet, barón de Montbreton de Norvins

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo adherido a tabla, 97,2 x 78,7 cm

1811

Londres, The National Gallery, NG 3291

Napoleón I en su trono imperial
15

Napoleón I en su trono imperial

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 260 x 163 cm

1806

París, Depôt du Musée du Louvre au musée de l’Armée, 1832, inv. 5420

16

Edme Bochet

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 94 x 69 cm

1811

París, Musée du Louvre, département des Peintures, legado del retratado, 1878

17

Las señoritas Harvey

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Tinta parda sobre papel, 257 x 180 mm

1804

París, Musée du Louvre, RF 12293 recto

Autorretrato de medio cuerpo
18

Autorretrato de medio cuerpo

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 299 x 219 mm

1835

París, Musée du Louvre, RF 9 recto

19

La marquesa de Ariza y su hija

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Lápiz negro o grafito sobre papel, 355 x 252 mm

ca. 1818-19

Florencia, Gabinetto dei Disegni e Stampe degli Uffizi, inv. 118568

La familia Forestier
20

La familia Forestier

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 233 x 309 mm

1806

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques: Collection Coutan. Don Hauguet, Schubert et Milliet, 1883

21

Niccoló Paganini

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 298 x 218 mm

1819

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, RF4381

22

La señora Destouches

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 430 x 285 mm

1816

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, legs Destouches, 1891, RF 1747 Recto

23

Charlotte-Madeleine Taurel

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 169 x 128 mm

ca. 1825

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, legs R. Galichon, 1918, RF 4624

24

Edipo y la Esfinge

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 189 x 144 cm

1808

París, Musée du Louvre, département des Peintures, Legs comtesse Duchâtel, 1878

El sueño de Ossian
25

El sueño de Ossian

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 348 x 275 cm

1813 (retocada en 1835 por Raymond Balze 1835)

Montauban, Musée Ingres, M.I.867.70

26

El sueño de Ossian

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Tinta parda, pluma y aguada de colores, cuadriculado a lápiz, 227 x 236 mm

1813

París, Colección particular

27

Estudio de pies para La Apoteosis de Homero

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre papel sobre lienzo, 17,1 x 22,4 cm

1826-27

París, Musée du Louvre, Département des peintures, RF 3773

28

Estudios de desnudo para la Apoteosis de Homero

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Carboncillo y mina de plomo sobre papel, 462 x 355 mm

1826-27

Montauban, Musée Ingres, MI. 867.886

Virgilio lee la Eneida ante Augusto, Octavia y Livia o“Tu Marcellus eris” [fragmento]
29

Virgilio lee la Eneida ante Augusto, Octavia y Livia o“Tu Marcellus eris” [fragmento]

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 138 x 142 cm

1819

Bruselas, Musées Royaux des Beaux-Arts de Belgique, inv.1836

30

Antíoco y Estratónice

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito, aguada de colores, óleo y barniz, sobre papel adherido a lienzo, 610 x 920 mm

1866

Montpellier, Musée Fabre, Montpellier Agglomération, 884.1.1

31

Rafael y la Fornarina

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 35 x 27 cm

1840

Columbus Museum of Art, Ohio: Bequest of Frederick W. Schumacher

32

Rafael y la Fornarina

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito con realces blancos sobre papel, 180 x 140 mm

1825

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques: Collection Coutan. Don Hauguet, Schubert et Milliet, 1883

33

Francisco I asiste al último suspiro de Leonardo da Vinci

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 40 x 50,5 cm

1818

París, Petit Palais, Musée des Beaux-Arts de la Ville de Paris, Inv. PDUT 01165

34

La muerte de Leonardo da Vinci

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito, tinta parda y negra a pluma, aguada de tinta parda, parcialmente repasado con punta metálica sobre papel, 380 x 482 mm

1818

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, RF 1442 recto

35

Paolo y Francesca

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 48 x 39 cm

1819

Angers, Musée des Beaux-Arts, Legs. Turpin de Crissé. 1859, MTC 19

36

Felipe V impone el Toisón de Oro al duque Berwick en 1707

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito, aguada de colores y aguada de pigmentos opacos sobre papel, 387 x 495 mm

1864

París, Petit Palais, Musée des Beaux-Arts de la Ville de Paris, PPD 1282

37

Estudio de armadura para Felipe V impone el Toisón de Oro al duque de Berwick en 170

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Conté crayon, stumping and white highlights on partly discoloured grey-brown paper, 273 x 180 mm

ca. 1819

Montauban, Musée Ingres, inv. 867.2050

38

Estudio de armadura para Felipe V impone el Toisón de Oro al duque de Berwick en 1707

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Lápiz compuesto, difumino y realces de clarión sobre papel pardo parcialmente decolorado, 207 x 244 mm

ca. 1819

Montauban, Musée Ingres, inv. 867.2049

39

Angélica, estudio para Ruggiero libera a Angélica

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 84,5 x 42,5 cm

1819

París, Musée du Louvre, Département des peintures, Legs Paul Cosson, 1926, RF 2520

Ruggiero libera a Angélica
40

Ruggiero libera a Angélica

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 147 x 190 cm

1819

París, Musée du Louvre, Département des peintures, acquis en 1819, Inv. 5419

41

Ruggiero libera a Angélica

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 54 x 46 cm

1841

Montauban, Musée Ingres, MI 844.1

42

Estudios de dos celadas y un brazal para Ruggiero libera a Angélica

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Lápiz compuesto, blanco de titanio-bario sobre papel pardo parcialmente decolorado, 143 x 197 mm

Montauban, Musée Ingres, MI. 867.2117

43

Estudio para Ruggiero libera a Angélica

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Lápiz sobre papel, 291 x 235 mm

Montauban, Musée Ingres, MI. 867.2107

44

La gran odalisca en grisalla

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 83,2 x 109,2 cm

1824 - 1834

Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, Catharine Lorillard Wolfe Collection, Wolfe Fund, 1938 (38.65)

La gran Odalisca
45

La gran Odalisca

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 91 x 162 cm

1814

París, Musée du Louvre, département des Peintures, Acquis en 1899, RF 1158

46

Dos estudios para La gran odalisca

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 245 x 265 mm

ca. 1814

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques: Collection Coutan. Don Hauguet, Schubert et Milliet, 1883, RF 1451 recto

47

Odalisca con esclava

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Mina de plomo, tinta sepia, acuarela y realces blancos, 345 x 475 mm

1858

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, RF 4622 recto

48

La pequeña bañista o Interior de un harén

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 35 x 27 cm

1828

París, Musée du Louvre, département des Peintures, acquis en 1908, RF 1728

49

El duque de Orleans, Ferdinand-Philippe-Louis-Henri

Jean-August-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 218 x 131 cm

1844

Versailles, Musée national des châteaux de Versailles et de Trianon, MV 5209

50

La señora L. F. Bertin

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 321 x 231 mm

1834

París, Musée du Louvre, RF 4380 recto

51

Madeleine Ingres con un tocado de flores

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 271 x 218 mm

1841

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, don E. Cartler, 1938, RF 29100

Louis-François Bertin
52

Louis-François Bertin

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 116 x 95 cm

1832

París, Musée du Louvre, Département des peintures, acquis des descendants du modèle, en 1897, RF 1071

53

El conde Amédé-David de Pastoret

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 103 x 83,5 cm

1826

Chicago, Chicago Art Institute, Estate of Dorothy Eckhart Williams; Robert Allerton, Bertha E. Brown, and Major Acquisitions funds, 1971.452

54

La señora de Senonnes

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 106 x 84 cm

1814

Nantes, Musée des Beaux-Arts, Inv.1028

55

Juana de Arco en la coronación de Carlos VII en la catedral de Reims

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 240 x 178 cm

1854

París, Musée du Louvre, Département des peintures, Acquis en 1854

56

Jesús entre los doctores

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 265 x 320 cm

1862

Montauban, Musée Ingres, M.I.867.71

57

Estudio para Jesús entre los doctores

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo, grafito, sanguina y clarión sobre varios lienzos encolados en otro lienzo, 59 x 45 cm

1866

Montauban, Musée Ingres, M.I.867.72

La Virgen adorando la Sagrada Forma
58

La Virgen adorando la Sagrada Forma

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 113 cm diam.

1854

París, Musée du Louvre. Depôt aux Musées d'Orsay et de l'Orangerie, Inv. 20088

El Baño Turco
59

El Baño Turco

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo adherido a tabla, 108 cm diam.

1862

París, Musée du Louvre, département des Peintures, Don de la Societé des Amis du Louvre, avec le concours de Maurice Fenaille, 1911, RF 1934

60

Estudio para El baño turco o La mujer de tres brazos

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre papel pegado a lienzo, 249 x 259 mm

1852-59

Montauban, Musée Ingres, Inv. 867.1220

61

Estudios de figuras desnudas para El baño turco

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Lápiz negro sobre papel, 620 x 490 mm

1859

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, RF 12292

62

Estudio para el Baño turco

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Tinta parda, mina de plomo y pluma sobre papel, 170 x 121 mm

1828-30

París, Musée du Louvre, département des Arts graphiques, don L.M. Guérin, 1932, RF 23354, recto

63

Madeleine Ingres embarazada

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Preparado a lápiz, aguada de tinta de hollín y aguadas de colores, 215 x 148 cm

1814

Montauban, Musée Ingres,MI. 867.227

64

La señora Brazier

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 259 x 191 mm

1828

Lyon, Musée des Arts Décoratifs, inv. MAD 1825

65

La señora Moitessier

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 147 x 100 cm

1851

Washington, National Gallery of Art, Samuel H. Kress Collection, 1946.7.18

La señora Moitessier
66

La señora Moitessier

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 120 x 92 cm

1844-56

Londres, The National Gallery. Bought, 1936. NG 4821

La condesa de Haussonville
67

La condesa de Haussonville

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 132 x 92 cm.

1845

Nueva York, The Frick Collection, 1927, 1927.1.81

68

La señora Marcotte de Sainte-Marie

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 93 x 74 cm

1826

París, Musée du Louvre, Département des peintures, Acquis des descendants du modèle, en 1923, avec le concours de D. David-Weill, RF 2398

69

La señora Marcotte de Sainte Marie

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Grafito sobre papel, 324 x 240 mm

1826

París, Musée du Louvre, RF 341393 recto

70

Autorretrato a los setenta y ocho años

Jean-Auguste-Dominique Ingres

Óleo sobre lienzo, 64 x 54 cm

1858

Florencia, Galleria degli Uffizi, Soprintendenza Speciale per il patrimonio storico, artistico ed etnoantropologico e per il Polo Museale della città di Firenze, 1890, 1948 (1890 post)

Actividades

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba