El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Un siglo de dibujos italianos en el Prado

Museo Nacional del Prado. Madrid 23/11/2004 - 13/02/2005

El Museo del Prado celebra la publicación del catálogo de la colección de dibujos italianos del siglo XVI presentando al mismo tiempo la exposición Un siglo de dibujos italianos en el Museo del Prado. De Miguel Àngel a Annibale Carracci. Con esta muestra, patrocinada por la Fundación Winterthur al igual que el catálogo, el Prado exhibe por primera vez muchos dibujos desconocidos incluso para los especialistas, incluidos los dos pequeños bocetos de Miguel Ángel para la Capilla Sixtina recientemente atribuidos a su mano.El Museo del Prado celebra la publicación del catálogo de la colección de dibujos italianos del siglo XVI presentando al mismo tiempo la exposición Un siglo de dibujos italianos en el Museo del Prado. De Miguel Àngel a Annibale Carracci. Con esta muestra, patrocinada por la Fundación Winterthur al igual que el catálogo, el Prado exhibe por primera vez muchos dibujos desconocidos incluso para los especialistas, incluidos los dos pequeños bocetos de Miguel Ángel para la Capilla Sixtina recientemente atribuidos a su mano.

Centrada en el lapso de tiempo que abarca desde el Manierismo al Barroco temprano (1520-1620), la exposición presentará una selección de 70 dibujos italianos del periodo procedentes en su mayoría del importante Legado Fernández Durán, que ingresó en el Prado en 1931. La colección de dibujos italianos que se conserva en el Museo del Prado es un campo prácticamente virgen, al que se habían acercado algunos reputados especialistas internacionales, pero que sin embargo carecía ni tan siquiera de un inventario publicado que permitiese el conocimiento de sus fondos. Por este motivo, la publicación del catálogo que acompaña la muestra constituye un avance decisivo para dar a conocer el desarrollo historiográfico de una colección prácticamente inédita, cuyos dibujos estaban en su mayor parte sin publicar y sin haber sido expuestos jamás al público desde su mayoritaria llegada al Museo procedentes del Legado.

El reciente estudio de parte estos fondos, en particular de la colección de dibujos italianos del siglo XVI, a la que pertenecen la mayoría de los que componen la muestra, aportó el extraordinario descubrimiento de dos dibujos de Miguel Ángel para la Capilla Sixtina (Estudio de brazo y Estudio de hombro) anteriormente considerados de su escuela y atribuidos ahora sin ningún género de dudas a su mano, además de algunos otros tesoros hasta ahora desconocidos, como Estudio de figura femenina de Andrea del Sarto o Judith con su sirvienta de Polidoro de Caravaggio. Todo ello ha sido posible gracias a la minuciosa investigación llevada a cabo por Nicholas Turner durante la gestación del catálogo.

Al margen de estas novedades, la exposición constituye una ocasión única para contemplar, en muchos casos por primera vez, extraordinarios ejemplos del trabajo sobre papel que realizaron pintores tan destacados como Andrea del Sarto, Luca Cambiaso, Palma el Joven, Giulio Romano, Polidoro da Caravaggio, Il Bergamasco, Parmigianino, Giorgio Vasari y Annibale Carracci, entre otros.

Centrada en el lapso de tiempo que abarca desde el Manierismo al Barroco temprano (1520-1620), la exposición presentará una selección de 70 dibujos italianos del periodo procedentes en su mayoría del importante Legado Fernández Durán, que ingresó en el Prado en 1931. La colección de dibujos italianos que se conserva en el Museo del Prado es un campo prácticamente virgen, al que se habían acercado algunos reputados especialistas internacionales, pero que sin embargo carecía ni tan siquiera de un inventario publicado que permitiese el conocimiento de sus fondos. Por este motivo, la publicación del catálogo que acompaña la muestra constituye un avance decisivo para dar a conocer el desarrollo historiográfico de una colección prácticamente inédita, cuyos dibujos estaban en su mayor parte sin publicar y sin haber sido expuestos jamás al público desde su mayoritaria llegada al Museo procedentes del Legado.

El reciente estudio de parte estos fondos, en particular de la colección de dibujos italianos del siglo XVI, a la que pertenecen la mayoría de los que componen la muestra, aportó el extraordinario descubrimiento de dos dibujos de Miguel Ángel para la Capilla Sixtina (Estudio de brazo y Estudio de hombro) anteriormente considerados de su escuela y atribuidos ahora sin ningún género de dudas a su mano, además de algunos otros tesoros hasta ahora desconocidos, como Estudio de figura femenina de Andrea del Sarto o Judith con su sirvienta de Polidoro de Caravaggio. Todo ello ha sido posible gracias a la minuciosa investigación llevada a cabo por Nicholas Turner durante la gestación del catálogo.

Al margen de estas novedades, la exposición constituye una ocasión única para contemplar, en muchos casos por primera vez, extraordinarios ejemplos del trabajo sobre papel que realizaron pintores tan destacados como Andrea del Sarto, Luca Cambiaso, Palma el Joven, Giulio Romano, Polidoro da Caravaggio, Il Bergamasco, Parmigianino, Giorgio Vasari y Annibale Carracci, entre otros.

Comisarios:
Nicholas Turner y José Manuel Matilla
Patrocinada por:
Fundación Winterthur
Credit Suisse

Exposición

Introducción

Introducción
San Lucas pintando a la Virgen
Giorgio Vasari
1567 - 1572. Aguada sobre papel, 264 x 214 mm.
Museo Nacional del Prado

El siglo XVI es uno de los períodos más importantes en el desarrollo del dibujo europeo. La pluralidad de tipos de dibujos, la variedad de estilos regionales e individuales y el valor que los artistas concedían a este medio de expresión, hicieron que esa época fuese de gran pujanza para la evolución de la técnica. Los pintores comprendieron que el dibujo no era solamente un ejercicio práctico con fines de aprendizaje, sino que este medio les permitía expresar con mayor libertad la fantasía, la espontaneidad y su carácter más intimo y personal.

La exposición que presentamos comprende una selección de 70 dibujos, procedentes del legado de Pedro Fernández Durán (1846-1930), que permiten ilustrar en gran medida la variedad y ejecución del dibujo italiano del XVI. Este legado, cuyo ingreso se produjo en 1931, supone el alma, junto con los procedentes de la Colección Real, de la actual colección de dibujos del museo del Prado.

A través de la muestra nos acercamos al significado intrínseco del dibujo y al fin para el que fue utilizado por los artistas. De este modo, junto con estudios de composición muy acabados que solían utilizarse como modelli para cuadros, nos encontramos con apuntes rápidos de composición, primi pensieri, o con estudios de figuras más o menos acabadas. Esta variedad tipológica de dibujos y autores tiene su reflejo en la organización de la muestra, agrupándose las obras por ámbitos regionales, y permitiendo así, apreciar cómo cada una de ellas tiene sus propias características.

El recorrido comienza por los dibujos florentinos, entre los que destaca el magnífico Estudio para figura femenina con ropaje de Andrea del Sarto (1486-1530) y el San Lucas pintando a la Virgen de Vasari (1511-1575), para continuar con un grupo de pintores que realizaron fundamentalmente en Roma su actividad, encabezados por Federico Zuccaro (1540/41-1609) con su Dignatario arrodillado ante el Papa, recibiendo un collar y otras condecoraciones. Le siguen los dibujos genoveses, entre los que destacan los de Luca Cambiaso (1527-1585), y en especial Hercules disparando su arco, o Giovanni Battista Castello (1509-1569), llamado 'Il Bergamasco', que demuestra su genio a través del trazo ágil y nervioso de Marte y Apolo. Junto a éstos, se presenta una de las obras fundamentales de la exposición, el Proyecto de decoración mural de Annibale Carracci (1560-1609). El núcleo central de la exposición se ha reservado a la figura de Miguel ángel, de quien el Prado ha redescubierto dos dibujos que se corresponden con detalles de figuras que el artista utilizó para el Juicio Final de la Capilla Sixtina. Frente por frente, y en un íntimo diálogo, se alzan los seguidores de Rafael: Giulio Romano, Perino del Vaga y Polidoro da Caravaggio. Con ellos profundizamos en el dominio del dibujo, y en el perfecto conocimiento de la anatomía, el movimiento y los efectos de la luz sobre la forma.

Cerrando la muestra, de nuevo nos encontramos con dibujos genoveses, así como un conjunto de artistas procedentes de escuelas del norte de Italia, destacando por su importancia la veneciana, caracterizada por su luminosidad y riqueza compositiva.

Esta exposición se acompaña de la publicación del volumen V de la colección de dibujos del Museo del Prado correspondiente a los dibujos italianos del siglo XVI, elaborado por Nicholas Turner, especialista en dibujos renacentistas y barrocos.

El Legado Fernández Durán y la colección de dibujos italianos del Museo del Prado

El Legado Fernández Durán y la colección de dibujos italianos del Museo del Prado
Guerrero con escudo
Giulio Romano
Segundo cuarto del siglo XVI. Aguada sobre papel, 231 x 128 mm.
Museo Nacional del Prado

El Museo del Prado conserva entre sus fondos una notable colección de dibujos italianos del siglo XVI, procedentes, casi en su totalidad, del Legado Fernández Durán. Este legado ingresó en el Museo en 1931. Los dibujos fueron adquiridos fundamentalmente en compras parisinas a finales del siglo XIX, aunque también hay constancia de su adquisición ene le mercado italiano.

Recientemente tuvimos ocasión de ver una selección de los fondos de este legado en la pequeña, pero no por ello menos importante, exposición de Dibujos boloñeses del siglo XVII, en que se podía apreciar el valor de esta colección.

Este coleccionista particular, de cuya biografía apenas nada se sabe actualmente, reunió un extraordinario conjunto de dibujos procedentes de antiguas colecciones europeas formadas a lo largo de los siglos XVII al XIX. Como su biografía, su colección de dibujos italianos del siglo XVI apenas es conocida, no habiendo sido nunca estudiada en conjunto. El estudio de los fondos, prácticamente desconocidos por la historiografía, pues apenas se han publicado un docena de ellos, permitirá descubrir y reatribuir la autoría de muchos de ellos, revelando grandes sorpresas. Entre ellas, y por citar solo la más destacada, está la reatribución a Miguel ángel de al menos dos dibujos de nuestra colección, hasta ahora considerados de su escuela, y que tras el estudio de los especialistas, son inequívocamente de su mano, lo que constituye un acontecimiento de índole internacional. Otros nombres destacados cuyos dibujos figurarán en la exposición son Luca Cambiaso, Palma el Joven, Giulio Romano, Polidoro da Caravagio, Parmigianino, Giorgio Vasari y Annibale Carracci entre otros.

El valor del dibujo

El valor del dibujo
Marte y Apolo / Marte y Apolo, diseño alternativo
Il Bergamasco
1566 - 1569. Aguada sobre papel, 255 x 173 mm.
Museo Nacional del Prado

El dibujo constituye, sin duda alguna, la expresión más inmediata y espontánea del poder creador del artista. Es en los dibujos donde los artistas han plasmado, desde el Renacimiento a nuestros días, la primera idea de unas obras que posteriormente materializarán en su medio más adecuado, ya se trate de pintura, escultura, arquitectura o grabado. Plasmar en un pedazo de papel una primera idea, constituye el más directo modo de expresión artística, aquel que muestra al artífice en el estado puro de la creación, libre de condicionamientos materiales; la línea y la mancha como medio básico del genio creador.

A medida que somos cada vez más capaces de apreciar la obra de los grandes artistas, sentimos un mayor deseo de conocer aquella parte del proceso creativo que está detrás de sus grandes creaciones así como aquellas pequeñas obras que los artistas realizaron de modo íntimo, para sí mismos o sus amigos, como manifestación de la pura necesidad de expresar su impulso creativo. Por ello hoy en día el dibujo es cada vez más valorado, no sólo como fuente documental de la creación artística sino también como una obra a veces independiente que nos permite conocer mejor la esencia del genio creador en sus aspectos más íntimos.

Desde hace unos años en España estamos teniendo la posibilidad de ver, cada vez más frecuentemente, exposiciones temporales que nos muestras estos tesoros ocultos que, por necesidades de conservación debido a la fragilidad del papel y las tintas, especialmente sensibles a la luz, solo de forma ocasional pueden ser mostrados.

Actividades

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba