El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás
Obras comentadas

"Tríptico de la Adoración de los Magos", de Hans Memling

Jaime García-Máiquez, del Gabinete de Documentación Técnica del Museo del Prado, comenta la obra "Tríptico de la Adoración de los Magos" (1470 - 1472) de Hans Memling.

La pintura de Memling representa tres momentos en la primera infancia de Jesús. El primer panel es La Natividad, en el que la Virgen y dos ángeles adoran al Niño, mientras que san José entra en el portal con una pequeña vela que alude simbólicamente a la nueva luz que supone el nacimiento del Mesías. El del centro, La Adoración de los Magos, da título a toda la obra y en él vemos una de las primeras representaciones de un rey mago de raza negra en el arte flamenco. En el último, donde se representa la Purificación de María y la Presentación en el templo del Niño, se cumplen dos prescripciones de la Ley de Moisés: la purificación de la mujer a los cuarenta días del parto y el "rito del rescate" del primogénito. Las escenas se interrelacionan a través de la repetición de los tres personajes principales, y en el caso de La Natividad y La Adoración de los Magos, del idéntico portal que les sirve de escenario, en el que sólo cambia el punto de vista, frontal en La Adoración y sesgado, a través del segundo arco de la derecha, en La Natividad.

El dibujo subyacente, como suele ser corriente en las grandes creaciones de Memling, es abundante en las tablas que componen el tríptico, destacando el esquema de las arquitecturas, el modelado de los rostros y sobre todo el perfilado y sombreado de los vestidos de los personajes. Está realizado con un medio seco, probablemente lápiz (piedra negra), procedimiento que viene considerándose habitual en su etapa artística madura, y se ejecuta sobre una preparación lisa de carbonato cálcico donde el trazo podría deslizarse con toda fluidez sobre la superficie. En las micromuestras analizadas, se ve encima de la preparación una finísima capa blanca cuya misión sería la de fijar y velar levemente el dibujo.

Arriba