El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Noticia

El Museo del Prado exhibe La última comunión de san José de Calasanz de Goya Lunes, 29 de octubre de 2018

A partir de mañana en la sala 66 del edificio Villanueva, el visitante del Museo del Prado podrá disfrutar de La última comunión de san José de Calasanz, la pintura religiosa de Goya más evocadora que fue pintada el mismo año de la inauguración del Museo del Prado para la iglesia de San Antón del colegio de las Escuelas Pías de Madrid.

Este extraordinario préstamo, propiedad de la Orden de las Escuelas Pías de la provincia de Betania, se inscribe en el programa ‘La obra invitada’, una actividad patrocinada por la Fundación Amigos del Museo del Prado desde 2010 para enriquecer la visita al Museo y establecer un término de comparación que permita reflexionar sobre las propias pinturas del Prado.

El Museo del Prado exhibe La última comunión de san José de Calasanz de Goya

La última comunión de san José de Calasanz de Francisco de Goya.1819. Madrid, Colección Padres Escolapios

El Museo del Prado y la Fundación Amigos del Museo del Prado presentan La última comunión de san José de Calasanz, obra realizada por Goya que gracias a la colaboración de la Orden de las Escuelas Pías de la provincia de Betania, su propietaria, permanecerá en la sala 66 del edificio Villanueva como préstamo durante un año, prorrogable por otro.

La incorporación temporal de esta pintura a las colecciones del Museo adquiere una especial relevancia al tener lugar coincidiendo con la celebración de los doscientos años desde que éste abriera sus puertas en 1819, el mismo año en que fue pintada la obra. Su exhibición en el contexto de la mayor y más completa colección del artista permite profundizar en la esencia de su pintura, y de su arte en general, que revela  un profundo y excepcional conocimiento del ser humano y de sus tensiones, desgarros y padecimientos. Goya pone todo ello de manifiesto en este gran lienzo de altar, con el estudio de cada uno de los caracteres de la escena, que parecen prefigurar un tema clásico del mundo occidental, como es el de estudio de las tres edades del hombre, o el de la mansedumbre contra la violencia, o el de la luz y la sombra como metáfora de los actos y pensamientos de los protagonistas.

Arriba