El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Noticia

El Museo del Prado lanza su primera campaña de micromecenazgo con motivo de la celebración de su Bicentenario Lunes, 17 de septiembre de 2018

Con su primera campaña de micromecenazgo, el Prado propone a sus visitantes adquirir un retrato inédito del pintor francés Simon Vouet (1590-1649).

La obra, que se expone ya en un espacio adyacente a la Sala de las Musas, tiene un precio de 200.000 € y se podrán realizar aportaciones de a partir de 5 €.

Retrato de niña con paloma es una obra de sobresaliente calidad que incrementará el atractivo de las salas francesas y enriquecerá el catálogo de este autor del que el Prado posee dos lienzos.

El Museo del Prado lanza su primera campaña de micromecenazgo con motivo de la celebración de su Bicentenario

Miguel Falomir, director del Museo del Prado y Andrés Úbeda, director Adjunto de Conservación e Investigación del Museo del Prado, durante la presentación. Foto © Museo Nacional del Prado

El Museo del Prado pone en marcha su primera campaña de micromecenazgo para que toda la ciudadanía pueda participar de la adquisición de Retrato de niña de Simon Vouet con aportaciones de a partir de 5 €.

El Museo del Prado posee dos pinturas de este autor francés del siglo XVII, La Sagrada Familia con Santa Isabel, San Juan Bautista y Santa Catalina y El Tiempo vencido por la Esperanza y la Belleza, y precisamente la mujer que representa la Belleza en esta última obra se asemeja mucho a la de la modelo del retrato, por lo que puede tratarse de la misma mujer en dos momentos diferentes de su vida.

La obra está expuesta en un espacio adyacente a la Sala de las Musas en un montaje museográfico que incluye textos informativos, una pantalla en la que se emitirán dos vídeos explicativos y una urna, y que contará con la presencia de un informador durante todo el horario de apertura al público.

Cómo colaborar

La cantidad a recaudar es de 200.000€ y la aportación mínima de las donaciones de 5€.

Las donaciones se podrán realizar presencialmente en el Museo y a través de la web institucional.

Presencialmente

Las aportaciones serán recogidas en hucha situada junto a la obra expuesta en el espacio adyacente a la Sala de las Musas.

Las donaciones introducidas en la hucha podrán ser anónimas o nominativas, según lo desee el donante.

En caso de que el visitante desee vincular su nombre a su colaboración, deberá indicar sus datos en el impreso de autorización para la publicación de su nombre en el listado de donantes en la página web del Museo Nacional del Prado, e introducirlo en un sobre, facilitado al efecto por el Museo, junto a la cantidad que desee aportar. Posteriormente, deberá introducir el sobre en el interior de la hucha.

El Museo informará a los visitantes que deseen facilitar sus datos que estos serán tratados de acuerdo al Reglamento General de Protección de Datos e incorporados a un archivo interno, destinado a la publicación de sus nombres en la web del Museo Nacional del Prado, como agradecimiento a las personas que han colaborado en la campaña de micromecenazgo.

En la hucha se podrán introducir aportaciones anónimas; en este caso no será necesario que el dinero donado sea introducido en un sobre.

Internet

Se puede participar de esta campaña a través de www.museodelprado.es/bicentenario/micromecenazgo

Para beneficiarse de las deducciones fiscales correspondientes en este caso (una deducción de hasta el 80% en la cuota íntegra del IRPF en donaciones iguales o inferiores a 150€ y del 35% a partir de dicha cantidad) la donación deberá realizarse a través de la web, mediante pago con tarjeta (VISA, MasterCard y American Express). En el caso de donaciones de más de 3.000 € se facilitará el contacto de Patrocinio (patrocinio@museodelprado.es). El certificado fiscal de la donación se remitirá por e-mail una vez finalice la campaña.

Esta iniciativa se podrá compartir a través de las redes sociales con el hashtag #súmatealprado

La obra. Retrato de niña con paloma.

Esta obra posee un gran interés por su sobresaliente calidad y por la actitud sonriente y desenfadada de la niña, tan alejada de la seriedad habitual en los retratos de la época. Vouet es, junto a Claudio de Lorena y Nicolas Poussin, el más importante de todos los artistas franceses activos en Roma durante las primeras décadas del siglo XVII.

Este retrato corresponde a esa etapa italiana de su producción (1615-27), antes de su retorno definitivo a París, cuando su pintura se torna más académica.

El Tiempo vencido por la Esperanza y la Belleza

Un viejo alado, personificación del Tiempo aparece caído junto a sus atributos, la guadaña y el reloj de arena. La Belleza le sujeta por los cabellos, mientras que la Esperanza le amenaza con el ancla que la identifica. El Tiempo es desafiado por el Amor, intercambiando sus papeles tradicionales. La representación del Tiempo fue una de las constantes del periodo Barroco, como imagen de la transitoriedad de la vida humana y de los valores que la gobiernan. Después de viajar a Constantinopla, Vouet llegó a Roma en 1614. Pintó en un estilo caravaggesco hasta volver a París en 1627, donde llegó a ser pintor de corte de Luis XIII de Francia. Con este tipo de obras introdujo la influencia del arte italiano en la Francia de Luis XIII.

Simon Vouet (París, 1590 - París, 1649)

En el curso de una larga estancia en Italia (1612-27), entró en contacto con las corrientes más representativas de la pintura italiana contemporánea: se interesó por el naturalismo caravaggista, por la pintura boloñesa de Reni y del Guercino, y por el cromatismo veneciano. Nombrado Príncipe de la Academia de San Lucas en 1624, recibió encargos de toda Italia y realizó unos retratos sorprendentes, a veces más grandes que el tamaño natural. De regreso a Francia, fue uno de los propagadores de las novedades italianas, adaptadas al gran estilo decorativo de la corte de Luis XIII y a las ideas estéticas de esta sociedad, atada a una belleza elegante y aristocrática, y pasó a una manera más clara. Dirigió un taller muy importante, dominando la escena artística parisina hasta su muerte, y su posición fue apenas alterada por la corta estancia de Poussin. A Vouet se le deben los admirables cartones para tapiz realizados en los talleres del suburbio Saint Marcel. Su brillante colorido y sus figuras de formas simples sobresalen en las composiciones de grandes decorados, en los retablos de iglesias parisinas. Sus dibujos recuerdan a veces los venecianos de Correggio y su pintura supo crear una síntesis del barroco italiano y francés.

Recuperando la historia

Con esta primera campaña de micromecenazgo y durante la efeméride de su Bicentenario, el Museo del Prado celebra los 100 años de la adquisición por suscripción popular de La Virgen del caballero de Montesa del pintor Paolo de San Leocadio.

A raíz de la propuesta de Horacio de Echevarrieta, naviero de Bilbao, dispuesto a adelantar las 100.000 pesetas que costaba la obra y a donar 10.000 pesetas en el caso de su adquisición, el 10 de julio de 1919 el Patronato del Museo decide convocar una suscripción pública con la que se logra reunir la cantidad de 75.490 pesetas. El Patronato abonó el resto del dinero hasta completar el total, haciendo posible su adquisición.

Arriba