El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Noticia

El Museo del Prado llega a Altamira con su proyecto “De gira por España” Lunes, 4 de marzo de 2019

Una de las apuestas más “nacionales” del programa extraordinario de conmemoración del Bicentenario del Museo Nacional del Prado es el proyecto “De gira por España” que llega a la Comunidad Autónoma de Cantabria, con el préstamo de una de las obras del pintor más importante del siglo XVII francés y el maestro fundamental del clasicismo, Nicolas Poussin.

Esta obra permanecerá expuesta en el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira hasta el próximo 31 de marzo.

El Museo del Prado llega a Altamira con su proyecto “De gira por España”

Miguel Falomir, Director del Museo Nacional del Prado; durante la presentación junto a Pilar Fatás, Directora del Museo de Altamira; Carmen Jiménez, Subdirectora General de Museos Estatales; y Pablo Zuloaga, Delegado del Gobierno de Cantabria

Cuando se cumple el Bicentenario del Museo Nacional del Prado, cuya apertura tuvo lugar el 19 de noviembre de 1819, el museo conmemora su fundación “reflexionando sobre su historia pero con la vista puesta en el futuro”; y lo hace con un programa muy amplio y diverso.

Entre las múltiples actividades proyectadas se encuentra la exposición “De gira por España”: durante un mes algunas pinturas de especial relevancia de la colección del Museo del Prado dejarán su espacio habitual y podrán verse en diferentes museos del territorio español, uno por cada comunidad y ciudad autónoma (excepto Madrid).

Dentro de la Comunidad Autónoma de Cantabria, en el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira en Santillana del Mar se podrá contemplar, hasta el próximo 31 de marzo, La caza de Meleagro, una obra que narra la expedición organizada por el príncipe de los etolios de Calidón, Meleagro, para acabar con el jabalí salvaje que asolaba las tierras del país.

Este lienzo, que procede de las Colecciones Reales españolas y que fue pintado por Nicolas Poussin en Roma para el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se caracteriza por la evocación del mundo grecorromano, la búsqueda del equilibrio en la composición y el estudio de las pasiones humanas.

Arriba