El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Noticia

El Museo del Prado presenta “El maestro de papel. Cartillas para aprender a dibujar de los siglos XVII al XIX” Lunes, 14 de octubre de 2019

En el marco de la celebración de su Bicentenario, el Museo del Prado presenta “El maestro de papel. Cartillas para aprender a dibujar de los siglos XVII al XIX”, una exposición que permitirá reflejar el uso de las cartillas como instrumento pedagógico esencial para el aprendizaje del dibujo y su evolución en Europa y, por extensión, en España.

Compuesta por más de 100 piezas procedentes en su mayor parte de la Biblioteca del propio Museo del Prado -que es una de las más importantes en este ámbito gracias a la adquisición de la colección de cartillas de Juan Bordes,  que se sumó a las de las bibliotecas Madrazo y  Cervelló y a otras compras individuales - la exposición propone un recorrido por estas cartillas de estampas basadas en la figura humana que revolucionaron por completo el sistema de enseñanza del dibujo en los talleres de los artistas, las Academias de Bellas Artes y los hogares de los aficionados al arte.

Comisariada por José Manuel Matilla, Jefe de Conservación de Dibujos y Estampas, y María Luisa Cuenca, Jefa de Área de Biblioteca, Archivo y Documentación, esta exposición se podrá visitar en la sala D  del edificio Jerónimos hasta el 2 de febrero de 2020.

El Museo del Prado presenta “El maestro de papel. Cartillas para aprender a dibujar de los siglos XVII al XIX”

Miguel Falomir, director del Museo Nacional del Prado, M.ª Luisa Cuenca, Jefa de Área de Biblioteca, Archivo y Documentación y comisaria de la exposición, y José Manuel Matilla, Jefe de Conservación de Dibujos y Estampas y comisario de la exposición; con prestadores de obra. Foto © Museo Nacional del Prado

Las cartillas de dibujo, también conocidas como cartillas de principios, surgieron en Italia en los primeros años del siglo XVII y se expandieron rápidamente por el resto de Europa. Su novedad consistía en el empleo del grabado como medio para compilar diferentes modelos que permitieran a los alumnos aprender a dibujar sin la presencia y la supervisión directa del maestro. El cuerpo humano se convirtió en el principal objetivo a plasmar, y para hacerlo con la mayor corrección se pensó en un método de fragmentación de la figura en múltiples elementos que permitiría a los aprendices progresar desde lo particular a lo general, de lo sencillo a lo complejo y de la línea de contorno al volumen. Las cartillas comenzaban con las partes del rostro –ojos, boca o nariz–, para continuar con los brazos, manos, piernas y pies, y finalizar con los estudios de figuras completas. Esta nueva herramienta didáctica revolucionó por completo el sistema de enseñanza del dibujo y se convirtió en un material pedagógico de gran alcance, capaz de transmitir un método y unos prototipos determinados, a la par que el estilo concreto de algunos artistas.

Su condición material, el papel, unida a su uso intensivo en los talleres, academias y hogares particulares, ha motivado que sean pocos los ejemplares que hayan llegado a nuestros días y su propia consideración como instrumentos formativos no ha reconocido su mérito artístico, por lo que frecuentemente han pasado desapercibidos, aun cuando en muchas ocasiones sus autores sean renombrados pintores, escultores y grabadores.

La adquisición de la colección de cartillas de Juan Bordes, sumada a las procedentes de la biblioteca Madrazo, de José María Cervelló y de otras compras individuales, ha generado la creación de un notabilísimo fondo que sitúa a la Biblioteca del Prado entre las más importantes del mundo en este ámbito. Por eso, esta exposición tiene como objetivo dar a conocer al visitante la relevancia de estos fondos como broche de oro al desarrollo de un plan integral de trabajo que consiste en una metódica catalogación, estudio razonado y digitalización de las cartillas conservadas en la biblioteca del Prado, que una vez finalizada, permitirá a los investigadores de todo el mundo acceder a los fondos a través de la biblioteca digital. En este trabajo coral son de gran importancia las tareas acometidas por las áreas de restauración de papel, edición y archivo fotográfico. 

Arriba