El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Enciclopedia > Voz

Balart, Federico

Javier Portús Pérez

(Pliego, Murcia, 1831-Madrid, 1905). Escritor español. Fue una personalidad destacada del periodismo español de la segunda mitad del siglo XIX, y su firma se hizo frecuente en publicaciones como El Imparcial o La Ilustración Española y Americana, a las que contribuyó principalmente con artículos sobre crítica artística y literaria. Compaginó esa actividad periodística con una carrera política y administrativa, que le llevó a ocupar las subsecretarías de Estado y de Gobernación en 1870. Tras la restauración monárquica su caída política fue vertiginosa. Entre los cargos administrativos que ocupó figura el de contable del Banco de España. En 1890 fue nombrado director del Teatro Español y al año siguiente ingresó en la Real Academia Española. Cultivó la creación literaria, sobre todo la poesía; y es por su actividad en este último campo por lo que generalmente se le conoce. Frutos de ese interés son los libros Dolores (1893), Horizonte (1897) y Sombras y destellos (1905). Su dedicación como periodista a los asuntos culturales le llevó a escribir dos importantes artículos sobre el Museo del Prado, que aparecieron en El Imparcial en septiembre de 1893 y fueron luego recogidos en su libro El prosaísmo en el arte (Madrid, h. 1895). Se titulaban, respectivamente, «Algo sobre el Museo de Pintura» y «Más sobre el Museo de Pintura», y en ellos hizo un examen muy lúcido de algunas de las principales cuestiones que por entonces afectaban al Museo del Prado. En el primero se felicitaba por el hecho de que la llamada Sala de la Reina Isabel había sido abierta al público después de va­rios años de reformas, que consistieron básicamente en la eliminación del gran hueco que se abría en el centro de ese espacio y que impedía la correcta contemplación de los cuadros. También abordaba un tema recurrente en esa época, como era la reflexión sobre el carácter «incompleto» de las colecciones del Prado, que, a su juicio, tenía lagunas tan señaladas que impedían referirse a éste como un «museo». Sin embargo, advertía contra el peligro de algunas iniciativas apuntadas por algunos antecesores para paliar el problema, como el trueque de obras de arte, y abogaba por utilizar tres vías distintas: la compra, la expropiación a la Iglesia (con lo que se evitarían las malas condiciones de conservación de muchos cuadros expuestos en interiores religiosos) y, en casos extremos, la copia, para lo cual propone el ­envío de dos pensionados a Roma. En el segundo artículo retomaba algunos de los temas anteriores, y reflexionaba sobre otros. Criticaba ácidamente la disposición de los cuadros, que, le parecía, obedecía más a criterios decorativos que histórico-artísticos. Como alternativa, proponía que, dentro de cada escuela nacional, las pinturas se distribuyeran con arreglo a las escuelas locales, con lo cual la visita a las colecciones proporcionaría mayores beneficios pedagógicos. También cuestionaba la oportunidad de incluir a El Greco entre los pintores españoles, y no entre los italianos. Igualmente, disentía de los criterios con los que se habían reunido las obras maestras en la Sala de la Reina Isabel, pues observa que entre el resto de las salas había obras maestras que merecerían colgarse allí y, en cambio, algunas de las pinturas que se veían en esa sala elíptica no podían considerarse obras maestras. Por último, arremetía contra los restauradores modernos y antiguos, muchos de los cuales, a su juicio, tenían un efecto muy pernicioso sobre las pinturas, ampliándolas o reduciéndolas arbitrariamente, repintándolas por motivos ridículos, o empleando para la limpieza productos peligrosos, como el alcohol. En resumen, dentro de la escasa literatura crítica a que dio lugar el Museo del Prado entre los españoles del siglo XIX, los artículos de Balart constituyen un análisis general y a la vez inteligente sobre cuestiones importantes que afectaban a la colección, y una toma de conciencia sobre la naturaleza de ésta y su función.

Bibliografía

  • Valenciano, Luis, Federico Balart y Vicente Medina. Un análisis del amor y de la pena, Murcia, 1957.
  • Barceló, Juan, Vida y obra de Federico Balart, Murcia, 1956.
  • Balart, Federico, El prosaísmo en el arte, Madrid, La España Editorial, 1895.
  • Balart, Federico, Impresiones: literatura y arte, Madrid, Librería de Fernando Fe, 1894.
Arriba