El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Enciclopedia > Voz

Taylor, barón Isidore-Justin

Hilary Macartney

(Bruselas, 1789-París, 1879). Descendiente de irlandeses, el barón Taylor se educó en Francia, donde pronto ganó renombre en el campo de las letras, entre otras cosas por ser el autor y editor de una obra monumental, Voyages pittoresques dans l'ancienne France (1820-1863). En 1820 hizo su primera visita a España y en 1823 volvió formando parte del contingente armado francés. En 1826 comenzó la publicación de los dos primeros volúmenes de su Voyage pittoresque en Espagne, consistentes en estampas grabadas a partir de sus propios dibujos de escenas, monumentos y costumbres españolas, con comentarios explicativos. El volumen de texto, en el que Taylor hablaba del arte español y de las colecciones del Real Museo de Madrid, donde decía haber pasado «las jornadas más dulces y hermosas de su vida», no se imprimió hasta después de 1838. En 1835 Taylor se vio envuelto en el ambicioso proyecto por el que hoy se le recuerda principalmente, al aceptar el encargo del rey Luis Felipe de formar una colección de pintura española para su exhibición en el Musée du Louvre. La misión de Taylor en España, auxiliado por los artistas Adrien Dauzats y Pharamond ­Blanchard, se benefició de la inestabilidad ocasionada por la Guerra Carlista y de la desamortización de los conventos, así como de la ayuda activa y el consejo de la familia Madrazo, uno de cuyos miembros, José de Madrazo, sería nombrado director del Real Museo en 1838. En el mismo año se abrió en París la Galería Española de Luis Felipe, con unas cuatrocientas obras españolas. Hasta su venta final en 1853, aquella colección ejerció una influencia considerable sobre el gusto artístico de Francia, aunque también recibió críticas acerbas en la prensa. Gran parte del texto de Taylor sobre el Real Museo de Madrid constituye realmente una vindicación de la Galería Española de París. A pesar de su inevitable parcialidad, ofrece una comparación útil de la extensión y calidad de las dos mayores colecciones de arte español que hubo entre 1838 y 1848. Taylor empezaba reconociendo que el Real Museo contenía más obras de Velázquez que ningún otro, pero a continuación defendía la compra de diecinueve pinturas supuestamente de su mano para la Galería Española, obras que en su mayoría se atribuyen ahora a otros autores o se consideran copias. Señalaba asimismo que en el Museo de Madrid no había más que catorce Riberas frente a veintiséis en París, y sostenía que la mejor pintura de este artista en el Real Museo, El martirio de san Bartolomé, no era superior al cuadro del mismo tema de la colección parisiense. Pero donde Taylor situaba su mayor triunfo era en las ochenta pinturas de la Galería Española atribuidas a Zurbarán, frente a tan solo cuatro obras del artista en el Real Museo, aunque entre éstas estuvieran La visión de san Pedro Nolasco y La aparición del apóstol san Pedro a san Pedro Nolasco. Según Taylor, de todas las escuelas era la española la que mostraba «más fe y originalidad». Fue uno de los primeros en estimar a Goya como «su genio más singular», e hizo notar que el Real Museo contenía todavía pocas obras suyas. En el texto de Taylor abundan las referencias a la intervención francesa en España y su impacto en el arte. Reconocía que la Santa Isabel de Hungría, de Murillo, entonces en la Academia de San Fernando, había sido uno de los trofeos de guerra que los franceses se llevaron al Louvre durante la Guerra de la Independencia, en este caso del Hospital de la Caridad de Sevilla. También afirmaba que la mejor pintura de Rafael en el Real Museo, Caída en el camino del Calvario, «el pasmo de Sicilia», había sido salvada por los franceses cuando en 1810 la trasladaron al Louvre y la transfirieron de la tabla en la que se estaba pudriendo a un soporte de lienzo.

Bibliografía

  • Maingot, Eliane, Le Baron Taylor, París, De ­Boccard, 1963.
  • Taylor, J., Voyage pittoresque en Espagne, en Portugal et sur la côte d'Afrique, de Tanger a Tétuan, París, Librairie de Gide Fils, 1826, t. III.
  • Lipschutz, Ilse Hempel, Spanish Painting and the French Romantics, Cambridge, Harvard ­University Press, 1972, pp. 83, 123-137 y 190-212.
  • Baticle, Jeannine, y Marinas, Cristina, La Galerie Espagnole de Louis-Philippe au Louvre. 1838-1848, París, Éditions de la Réunion des Musées Nationaux, 1981.
  • García Felguera, María de los Santos, Viajeros, eruditos y artistas. Los europeos ante la pintura española del siglo de oro, Madrid, Alianza Editorial, 1981, pp. 86-96.
Arriba