Izda. Cambios en la figura del emperador. Rayos X. Dcha. Superposición de la radiografía a la imagen visible del cuadro mediante tratamiento digital

Radiografía

El soporte de la pintura es un lienzo finísimo al que se aplicó una preparación de carbonato cálcico y cola de origen animal sobre la que quedan trazas de un somero dibujo preparatorio trazado con pincel para fijar los volúmenes principales.

La radiografía descubre una importante modificación en el emperador inicialmente en posición más baja y casi frontal, y asiendo la lanza con ambas manos. Como se puede observar, Tiziano colocó la lanza en un primer momento por encima del cuello del caballo y fue variando la posición del rostro del emperador, que fue pensado al inicio esbozando una mirada hacia el exterior/espectador. Al final el artista optó por una postura más de perfil que acentuara ese rasgo inexpresivo y ausente. Que el caballo apenas registre cambios más allá de una ligera elevación en la cabeza revela que Tiziano inició el retrato por el jinete.

Tiziano utilizó la técnica colorista propia de la pintura veneciana y la aplicó con gran sabiduría a los brillos de la armadura, al rojo y a los reflejos dorados de la gualdadrapa del caballo y, sobre todo, a la iluminación y sentido atmosférico del paisaje en el que enmarca al personaje. Así, el paisaje aparece iluminado por las luces del crepúsculo, en cuya parte derecha aparecen unas brumas, una pequeña construcción y las ciénagas y estanque, aún hoy características, de la ribera del Elba.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados