Tras la Guerra de los Ochenta años o Guerra de Flandes (1568- 1648) entre Holanda y España, se reconoce la independencia de la siete provincias de los Países Bajos del Norte que emergen del conflicto como una potencia mundial gracias a su poderosa armada y flota mercante. Además, el éxito de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, fundada en 1602, como primera corporación multinacional, contribuye a ese florecimiento económico y artístico que ha sido calificado como el Siglo de Oro holandés.

Este época dorada coincide aproximadamente con el siglo XVII, donde el estilo imperante es el Barroco. Los preceptos iconoclastas de la Iglesia reformada, reducen la presencia de temas religiosos con fines decorativos o devocionales, representándose episodios bíblicos del Antiguo Testamento con un carácter intimista y dramático. Los temas mitológicos se abordan desde un tono alegórico-moralizante abandonando la sensualidad renacentista. En la pintura holandesa se da un panorama rico y variado, coincidiendo cronológicamente grandes maestros como Frans Hals (1580-1666), Rembrandt van Rijn (1606- 1669) o Johanness Vermeer (1632- 1675).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados