Minerva, Óleo sobre lienzo, 137 x 116 cm. 1635. Nueva York, Colección particular

Bellona, Óleo sobre lienzo, 127 x 97,5 cm. 1633. Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, The Friedsam Collection, Bequest of Michael Friedsan

Judit en el banquete de Holofernes forma parte del pequeño grupo de alegorías personificadas por la figura monumental de una diosa o de una heroína de la Antigüedad, que Rembrandt pintó entre 1633 y 1635 y que marcan un avance en la evolución artística iniciada por el pintor desde su instalación en Amsterdam, en 1631.

Este grupo de cuadros es interesante por su originalidad. En lugar de buscar sus modelos en el monte Olimpo, el pintor ha mirado hacia su entorno más inmediato, y ha pretendido humanizar a las diosas. Solo los trajes exóticos recuerdan su pertenencia al mundo de la Antigüedad. Pero es la sensación de proximidad la que domina. A ella contribuyen las actitudes benévolas de las figuras. Todas son admirables por sus virtudes: Flora por su fertilidad, Belona por su fuerza, Minerva por su sabiduría y Artemisa por su capacidad de sacrificio.

No conocemos el origen de esas obras; no sabemos si fueron encargos, o si Rembrandt los pintó con la esperanza de venderlos en el mercado del arte.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados