Durero, Autorretrato con la flor de cardo, 1493. Musée du Louvre, Paris

Durero, Autorretrato con pelliza, 1500. Alte Pinakotethek, Munich

Durero utiliza su figura en diversas ocasiones como tema único de sus obras.

Es considerado el primer pintor obsesionado con su imagen. Nadie antes de él había pintado tantos autorretratos. Con una increíble destreza y habilidad en el manejo de la pluma y la punta de plata tenemos dos interesantes dibujos en dónde se toma a sí mismo como modelo: Autorretrato a la edad de 13 años (1484, Albertina, Viena) y Autorretrato desnudo, (1500-1505, Schlossmuseum, Weimar).

Desde el dibujo a punta de plata de la Albertina de 1484, el óleo del Louvre de 1493, la tabla del Museo del Prado de 1498 o el Autorretrato con pelliza de 1500, hasta el desnudo de 1505, los diferentes autorretratos de Durero son claros exponentes de la trayectoria del pintor hacia la madurez creativa e ilustran de manera paradigmática un momento clave de la Historia del Arte.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados