El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Esteban y Lozano, José

Madrid, 1842 - Madrid, 1921

Escultor y grabador en hueco de la segunda mitad del siglo XIX y primer cuarto del siglo XX. Nació y murió en Madrid (1842-1921). Fue alumno de la Escuela, Especial de Pintura, Escultura y Grabado, y discípulo de los escultores Sabino de Medina y José Piquer, así como del grabador en hueco Eduardo Fernández Pescador, profesor junto con Bartolomé Coromina de la citada Escuela.
La Academia de San Fernando le pensionó para estudiar en Roma y tomó parte en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de 1862, 1864 y 1866 (medalla de tercera clase en ambas) y, posteriormente, en las de 1871, 1876 y 1878.
En mayo de 1872 fue nombrado profesor auxiliar de la cátedra de Grabado en Hueco de la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado, sustituyendo al fallecido Eduardo Fernández Pescador durante diez años hasta que, después de reiteradas solicitudes, salió a oposición y obtuvo la cátedra de la que tomó posesión el 10 de diciembre de 1883.
A finales de 1873, como profesor de esta materia, fue encargado por el director de la Escuela de elaborar un informe acerca de «Las Enseñanzas del arte del grabado en hueco en España, o al menos las obras de los autores que de ella hayan escrito, los grabadores españoles que más se hayan distinguido en el arte, sus obras principales y cuanto crea que pueda interesar a esta enseñanza». El motivo de esta petición era dar contestación a la orden que había cursado el secretario general de la Academia de Bellas Artes, don Eugenio de la Cámara, en noviembre de 1873 a fin de contestar la solicitud de la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo que deseaba establecer la enseñanza de grabado en hueco. Esteban Lozano preparó dos informes que entregó el 3 de junio de 1874 y que fueron remitidos a la Academia seis días más tarde.
José Esteban Lozano estuvo dedicado en gran parte a los trabajos burocráticos y administrativos de la Escuela. Actuó por primera vez como secretario en el jurado de las concesiones de las pensiones de Roma en escultura y grabado en 1873, y en otras numerosas ocasiones hasta 1912 por encargo del Ministerio de Estado y de la Escuela de Bellas Artes -a veces junto a Sabino MEdina y Frencisco Bellver- en la sección de escultura.
También desde 1875 fue vocal del tribunal calificador de los trabajos enviados por los pensionistas de la Academia desde Roma y, en 1886, formó parte de la comisión encargada de elaborar el proyecto de Reglamento de Estudios y Alumnos de la Escuela. Debido a su cargo, en 1892 integró el jurado de la Exposición Nacional de Bellas Artes.
En la Academia de Bellas Artes, de la que ya era correspondiente, ingresó como miembro numerario el 29 de abril de 1894, leyendo el discurso titulado "Origen de la medalla conmemorativa", que fue contestado por don Césareo Fernández Duro.
A pesar de sus problemas en la vista que le hicieron cesar en su trabajo en 1885, siguió dedicado intensamente al mundo de las artes, ascendiendo en 1916 al puesto de censor de la Academia y director de la Escuela, cargo que ocupó hasta su jubilación en 1918.
Los grabadores en hueco Enrique Noney y Gálvez y el también escultor Victorino González fueron sus discípulos.
(Texto extractado de: Cano Cuesta, M., Catálogo de Medallas Españolas, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2005, pp. 294-295).

Obras (6)

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba