El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Foley, John Henry

Dublín, 1818 - Hampstead, Londres, 1874

John Henry Foley era hijo de un empleado de una manufactura de vidrio. Sería su abuelo, de origen alemán, escultor, ayudante en la clase de escultura de la Royal Dublin Society, quien transmitiese a sus dos nietos, Edward (1814-1874) y John, el interés por la escultura. Ambos se formaron en las escuelas de la Royal Dublin Society, donde John destacó enseguida con premios y reconocimientos. En 1834 Edward, que había trabajado con el escultor John Smyth (h. 1773-1840) en Dublín y ya estaba instalado en Londres como ayudante en el taller de William Behnes (1795-1864), se llevó a su hermano con él. Allí John se centró exclusivamente en el estudio de la escultura en la Royal Academy, y destacó muy rápidamente. Participó en la exposición de la institución en 1839 con las obras la "Muerte de Abel", de 1836, e "Inocencia", de 1839, demostrando que su capacidad artística ya superaba a la de su hermano, quien desarrollaría su carrera escultórica de forma independiente, especializándose en retratos.
En 1844 John Foley expuso en Londres, en Westminster Hall, la original figura realizada ese mismo año de "Joven en el arroyo", un desnudo juvenil masculino, de una belleza apolínea, representado en una edad que supera la adolescencia, con un brazo alzado que sujeta la rama de un árbol en cierta tensión, y tratado de forma suave y elegante, algo lánguido. La Royal Dublin Society conserva la escayola en Leinster House, y el Metropolitan Museum de Nueva York una reducción en bronce.
Su primer éxito tuvo lugar en 1851, al presentar en la Gran Exposición de Londres el grupo la "Ninfa Ino y Baco niño", en el que la idealizada figura femenina, desnuda, juega con el dios, al que le ofrece unas uvas. Lo había modelado en 1840, y pasado a mármol para Francis Egerton, I conde de Ellesmere, destinado a su casa de Bridgewater, en el centro de Londres, donde tenía una importante colección de arte.
Foley inició muy pronto su relación con el parlamento de Westminster y con la familia real, instituciones que le encargaron la realización de grandes monumentos conmemorativos, en los que el artista se especializó, junto con los retratos. También hizo algunos monumentos funerarios, de muy marcada influencia clásica.
En 1849 fue elegido miembro asociado de la Royal Academy de Londres y, en 1858, lo sería de pleno derecho, de ahí que desde entonces firmara sus obras con las iniciales indicativas de este honor, "R.A.", y exhibiera en esta institución buena parte de su obra a lo largo de su vida. Foley fue también uno de los fundadores, en 1852, de una sociedad de escultores denominada Institute of British Sculptors, que perduró hasta 1872 y que, aunque nunca llegó a tener una sede, estuvo muy vinculada a la Royal Academy.
Desde 1868 o 1869 y hasta 1870 tuvo en su estudio como ayudante a Charles Bennet Lawes, a quien conocía tras haber recibido el encargo de sir John Lawes de retratarle. Foley contaba con casi veinte colaboradores en su estudio londinense del 10 de Osnaburgh Street, entre los que destacaría Thomas Brock, quien tras la muerte de Foley en 1874 trabajaría durante ocho años concluyendo varias esculturas de su maestro.
Foley obtuvo pronto importantes reconocimientos, y recibió encargos tanto para su Dublín natal, donde realizó los monumentos dedicados a Daniel O’Connell, Oliver Goldsmith y Edmund Burke, como, sobre todo, en Londres, donde se encuentran las estatuas en mármol de los parlamentarios del siglo XVII John Hampeden y John Selden, de 1847 y 1854 respectivamente, para las Houses of Parliament. Sus obras más conocidas fueron la figura sentada de Alberto, el príncipe consorte, y el grupo que representa a Asia, ambas para el conocido como Albert Memorial, ubicado en los Kensington Gardens de la capital británica, encargado por la reina Victoria y concluido en 1876.
También tuvo encargos en Calcuta, como las estatuas ecuestres del vizconde Henry Hardinge, parlamentario y gobernador general de la India de 1844 a 1848, y, más tarde, la de sir James Outram, general británico que luchó en la rebelión de la India de 1857.
En opinión de Murphy (2010: 105), Foley y Patrick MacDowell (1799-1870), nacido en Belfast, fueron los miembros más destacados de la escultura británica de la época nacidos en Irlanda. Ambos trabajaron para una clientela similar, y, según esta autora, si bien Foley se inspiró en un principio en MacDowell, más adelante le superó. Foley dedicó toda su vida a la escultura, y el número de encargos que recibió fue tan amplio que su propia salud, ya delicada, quedó afectada por la presión del trabajo, lo que probablemente aceleró su enfermedad, falleciendo en 1874 con cincuenta y seis años en "The Priory", su casa en Hampstead, al norte de Londres.
El hecho de que Foley fuera uno de los más importantes e influyentes escultores del momento, queda demostrado por el reconocimiento que se le brindó al ser enterrado en la cripta de la catedral de San Pablo de Londres, un honor que, sin duda, resumía el éxito profesional y personal alcanzado.
El escultor legó la mayor parte de sus obras originales en escayola -estatuas, bustos, relieves y grupos escultóricos- a su ciudad natal, confiando como indicaba su albacea testamentario que se pudieran instalar en un lugar adecuado, como una galería artística en Dublín, quizá teniendo presente el ejemplo del escultor Thorvaldsen en Copenhague. Sin embargo, no hubo las mismas disponibilidades económicas para trasladar las obras a Dublín. Murphy señala cómo el testamento indicaba expresamente: "All the original models of my works I give to the Royal Dublin Society". Entre ellos no figura el modelo para la estatua de Lawes que conserva el Museo del Prado (E855). Cinco años después, en 1879, una selección de estas obras se colocó en el vestíbulo de Leinster House, palacio que alojaba desde finales del siglo XIX la Biblioteca Nacional de Irlanda, aunque entonces apenas los lectores que pasaban a la biblioteca las podían ver. Eran momentos en que, en general, las escayolas no se valoraban adecuadamente y, por otro lado, eran muy delicadas y costosas de trasladar. En 1928 se llevaron a las nuevas instalaciones de la Royal Dublin Society en Ballsbridge.
A su muerte, Foley tenía al menos diez esculturas inconclusas en su estudio, que su estrecho colaborador Brock terminó en los años siguientes. Tampoco se menciona entre ellas la figura de Charles Bennet Lawes del Museo del Prado (Azcue Brea, L., "Una escultura de John Henry Foley en España: Charles Bennet Lawes como atleta victorioso en reposo", en Boletín del Museo del Prado, 37, 55-57, 2019-21, 2021, pp. 155-156).

Obras (1)

}

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba