El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Pagniucci y Baratta, José Evaristo

Fines del siglo XVIII, 1871

Miembro de una dinastía que fue la artífice de gran parte de la colección de vaciados de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid durante casi un siglo. Desde 1776, y durante el siglo XIX, la familia Pagniucci, fue la encargada de la realización de moldes para la corporación. Los documentos confunden y modifican este apellido constantemente, y así encontramos escrito Panuche, Panuchi, Paniucci, Panucci, Panuci, referido al mismo vaciador -José Pagniucci- y a su hijo -José Evaristo Pagniucci y Baratta-. La creación oficial de la plaza de "formador" de la Real Academia data del 7 de junio de 1779 y fue conferida al padre, que ocupó el cargo durante treinta años, hasta su fallecimiento en 1809. José Pagniucci enseñaría el oficio a su hijo José Evaristo, quien en 1813 solicitó se le confiriera la plaza de "formador o vaciador de este establecimiento". El conserje Francisco Durán envió una carta a Munárriz presentándole con muy buenas referencias. Su candidatura fue estudiada y aprobada, y se le nombró el 29-11-1813, lo que agradeció con un escrito al Secretario de la Corporación el 4 de diciembre, aunque ya llevaba años en la Institución. Sin embargo, a pesar de sus trabajos, de sus reiteradas peticiones y de lo reconocido de su valía -además de la realización de moldes, había recibido por trabajo como escultor en 1818 un premio en la sala de yeso, y en 1819 una cartilla en la clase del natural-, no consiguió hasta la Junta Particular del 26 de abril de 1828 que se le concediera un sueldo, que se fijó en 9 reales de vellón diarios, tras 14 años de trabajo sin sueldo específico, y solo contando con la posibilidad de disfrutar del taller y el cuarto que utilizó su padre, aunque posteriormente tuviera que desalojarlo con su madre -a quien le correspondía- "para prolongar los estudios de Dibujo". A pesar de su buen hacer como vaciador de la Academia, Pagniucci hijo (al igual que su padre) no terminaba de ordenar los moldes e inventariarlos, lo que dio lugar a quejas reiteradas del conserje y de los responsables de la comisión de control. También en estos primeros años del siglo XIX parte del trabajo del formador de la academia consistió en la realización de vaciados para la familia real, en especial para el infante D. Sebastián, muy vinculado a la Academia y benefactor de la Corporación, quien el 6-4-1833 y a través del Académico Juan de Ribera, solicitó que se vaciasen varios bustos del antiguo. Las peticiones de reproducciones fueron ampliándose en variedad, cantidad y lejanía de la institución peticionaria, tanto en España como del extranjero, y en muchos casos se solicitaba expresamente que fuera Pagniucci el responsable del trabajo. Así, por ejemplo, la Escuela de Manila pidió permiso para que el formador de la Academia en junio de 1851 vaciara algunas estatuas. O en 1861 se accedió a la petición de sacar algunos vaciados para la Escuela de Bellas Artes de Valladolid. En el mismo año de 1861, también se atendió la petición para el Real Museo de Esculturas de Berlín: "El que suscribe, Emilio Hübner, suplica a V.E. se sirva autorizar al Sr. Panucci para sacarle los vaciados de tres estatuas y cinco bustos..." (Azcue, L.: "Los vaciados en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la dinastía Pagniucci", Academia, 1991, 73, pp. 399-427).

Además de su papel al frente de la colección de vaciados de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, José Evaristo Pagniucci y Baratta también realizó obras importantes para la decoración de las fachadas del Museo del Prado. Con respecto a la decoración superior de la fachada norte del Museo, cuando todavía este pórtico sólo se correspondía con la primera planta del edificio, la primera noticia que tenemos es la descripción publicada en 1826 por Antonio López Aguado del proyecto no ejecutado de Villanueva. Existen grabados en los que se aprecia que la fachada norte carece de decoración, todos anteriores a 1833, año en que, como parte de la ornamentación con motivo de la jura de la Princesa de Asturias, se colocó un grupo escultórico en yeso realizado por José Pagniucci y Baratta. Pagniucci recibió el encargo, "bajo la Dirección y Composición del Sr. Dn. Valeriano Salvatierra", de modelar y vaciar sendos grupos en las fachadas norte y sur "con la mayor consistencia, omitiendo lienzo y paja para darles la permanencia necesaria hasta su construcción en piedra". En la fachada norte esculpió "cuatro niños, alegoría de la Pintura, dibujando una cabeza colosal de una Minerva con otras dos cabezas, representando las tres fragmentos antiguos de estudio, con atributos de papeles, carteras, pinceles, paletas y libros. Su tamaño era de 17,5 pies de ancho y 11 de altura". El grupo aparece mencionado en descripciones posteriores. Se puede ver en pinturas de Brambilla -litografiada por Asselineau-, José María Avrial o Eduardo Rosales, y, sin duda y con claridad, en la fotografía n.º 940 de Jean Laurent (HF1106), de entre 1874 y 1879, o en la que incluye la vista de la iglesia del monasterio de San Jerónimo el Real. El grupo escultórico resultaba desproporcionado en su diseño, y se deterioró rápidamente al ser de yeso fijado con hierros. Como además quedó empequeñecido visualmente tras desmontarse el terraplén e inaugurarse la nueva escalinata de acceso, se decidió encargar en 1881 una Alegoría de las Bellas Artes a Jerónimo Suñol (1839-1902).
Para la fachada sur, frente al Jardín Botánico, se barajaron diversas ideas decorativas. Existen grabados de los primeros años del Museo que la muestran sin decoración, aunque se esperaba que se acometiera "en la fachada que mira al Mediodia [...] un gran grupo alegórico [que] finalizará y dará un carácter noble a este cuerpo". Este grupo fue realizado en escayola de la mayor consistencia, con motivo de los fastos de 1833, también por José Pagniucci y Baratta, y representaba a "Dos niños, Alegoría de la Escultura, el uno concluyendo un medallón, retrato del Rey Nº Sr, y el otro contemplando un busto que está trabajando, apoyándose en este y en un torso colosal que hace centro y representa uno del famoso grupo de Ajax y Patroclo [...] 16 pies de línea y 10 pies de altura [4,48 x 2,80 m]". Este grupo, del que no conocemos bocetos, se intuye en algunos grabados de 1847, en pinturas, como el delicado cuadro de José María Avrial donde se aprecia un sencillo grupo coronando la fachada, y se observa con más claridad en la fotografía de Laurent (HF1110), datada después de 1882. Aunque no hay constancia de cuándo fue retirado, es presumible que lo fuera antes de finales del siglo XIX, dada la fragilidad del yeso. Además, se sabe que se planteó la decoración del vestíbulo interior de esta fachada en 1840, cuando era el acceso a la Galería de Esculturas. Del exterior se conservan fotografías posteriores que muestran dos relieves en el nivel de la planta principal (Azcue, L.: "El ornato exterior del Museo del Prado. Un programa escultórico inacabado", Boletín del Museo del Prado, 2012, tomo XXX, núm 48, pp. 98-126).

Pagniucci y Baratta falleció en 1871, recibiendo la dedicación de una extensa y halagadora nota por parte de la Academia. Le sucedería al frente de la colección de vaciados su hijo José Pagniucci y Zumel.

Obras (2)

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba