Hoy en el Museo

10.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

11.00hTaller de dibujo para niños

12.30hUna obra. Un artista

16.00hUna obra. Un artista

17.30hUna obra. Un artista

18.30hConferencia

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
P07877
Autor
Madrazo y Garreta, Raimundo de
Título
El pintor Benito Soriano Murillo
Cronología
1863 - 1867
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
92,5 cm x 73 cm
Escuela
Española
Tema
Retrato
Expuesto
No
Procedencia
Carlos Escrivá de Romaní, Madrid; adquirido por el Estado español por derecho de tanteo para el Museo del Prado, 2004.

A diferencia de otros retratos de pintores que realizó el artista durante esta década, como los de Juan Rivas y Ortiz, Francisco Lameyer y Manuel Wsell de Guimbarda, que son simplemente de busto, en este caso pintó a su amigo de cuerpo entero en un amplio interior. El retratado posa con naturalidad, elegantemente vestido. Un piano y una guitarra aluden a su afición a la música, que compartía con los miembros de la familia Madrazo, mientras que la paleta con los pinceles en primer término, en el suelo, recuerda su condición de pintor. El interior tiene cierta complejidad espacial, pues la estancia en la que se halla el personaje, decorada por un gran tapiz de abocetada resolución e iluminada desde la derecha, se abre a otra, al fondo, iluminada por un segundo haz de luz. Particular interés tiene el reflejo anaranjado del quicio de la puerta junto a la que aparecen unas chinelas como testimonio de intimidad, cuyo vivo color rojo es un eco del que aparece en el paño del primer término junto a la paleta. La elegancia de la actitud del retratado, con corbata azul de pintas blancas y leontina, anticipa la de otros retratos masculinos que pintó después el artista. Como en los retratos de su padre, los brillos tienen gran importancia y destacan aquí, junto a los del aplique y la leontina, los de las lentes de Soriano, que animan sus facciones amables y un punto divertidas, como revelan sus labios entreabiertos, mientras fuma un puro y parece departir con el pintor. A su vez, Benito Soriano Murillo pintó a Raimundo de Madrazo, a juzgar por una anotación de Federico de Madrazo, su padre, en su dietario (que se conserva manuscrito en poder de sus descendientes), en la que indica que el 12 de noviembre de 1863, después de almorzar en su casa, Murillo trabajó en su estudio de la cabeza de Raimundo. Éste, residente en París desde 1862, pasó unos meses en Madrid en 1863. También volvieron a coincidir en París en mayo de 1865 y de nuevo en Madrid, durante una estancia más larga de Raimundo de Madrazo entre noviembre de 1867 y abril de 1868. La obra es un buen ejemplo de la primera época del artista. A la influencia de su padre y de la tradición española, se suma ya el conocimiento de la pintura francesa de su época, si bien el carácter del retrato es marcadamente español. Aunque no está fechado, parece haberse pintado a mediados de la década de 1860, y resulta muy superior en entidad y carácter a otros retratos que realizó por entonces. Ello se explica en virtud de los lazos de amistad, patentes en la inscripción con la dedicatoria, que mantuvo con Benito Soriano Murillo (Palma de Mallorca, 3 de abril de 1827-Madrid, 2 de abril de 1891), amigo del círculo íntimo de los Madrazo y colaborador sobre todo de Federico, que le retrató en 1855 (P7641) y 1862. Soriano había estudiado en Roma y, en 1852, en París. A su vuelta en 1854 a Madrid se instaló en el estudio que su mecenas, el duque de San Lorenzo, le acomodó en su palacio. Obtuvo una medalla de segunda clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1856 con El suspiro del moro (P6001). En 1858 fue nombrado profesor de dibujo en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y, el 25 de noviembre de 1865, subdirector del Museo del Prado, siendo Federico de Madrazo director, cesando los dos en 1868 para volver a sus cargos en 1881. Fue elegido académico de San Fernando en 1880 (Texto extractado de Barón, J. en: El retrato español en el Prado. De Goya a Sorolla, Museo Nacional del Prado, 2007, p. 154).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados