Hoy en el Museo

10.00hEl Prado en verano. Colección de colecciones

10.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

11.00hItinerario didáctico

12.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

16.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

17.00hItinerario didáctico

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
E00088
Autor
Taller Romano
Título
Diadúmeno
Cronología
140 - 150
Técnica
Esculpido
Materia
Mármol blanco
Medidas
202 cm x 110 cm x 70 cm - 443 kg
Escuela
Arte Clásico
Tema
Figura Humana
Expuesto
Si
Procedencia
Colección Real (Col. Cristina de Suecia; Col. Livio Odescalchi; Col. Isabel Farnesio; Palacio de La Granja de San Ildefonso, Felipe V).

Réplica romana del Diadúmeno de Policleto (h. 420 a.C). La escultura, bien caracterizada por su gran tamaño (202 cm de alto) y por la cinta que rodea sus sienes, aparece mencionada por vez primera en los inventarios de Cristina de Suecia. Antes de pasar a la colección de la reina, el Diadúmeno  presentaba la actitud del original de atarse una diadema en torno a la cabeza, levantando ambos brazos. Cristina de Suecia fue quien encargó su peculiar restauración, en la que el brazo derecho se dirige hacia abajo. Por entonces representaba "un re barbaro antico" o, ya de forma mas concreta, como "Ptolomeo", rey de Egipto. Esta última identificación, sin duda, basada en la interpretación de la cinta como una diadema regia y en un lejano parecido con alguna moneda ptolemaica, se mantuvo cuando pasó a la colección Odescalchi, e incluso cuando fue embarcada hacia España. Sin embargo, una vez que la obra fue instalada en La Granja, el estudio de Ajello planteó una hipótesis nueva: ¿Meleagro?, ¿Apolo? o un ¿atleta vencedor?. En el cuaderno de Ajello figura como Antinoo, el amante de Adriano, y quienes escriben sobre La Granja (Ponz, el inventario de 1789) así lo recogen. Pese a la alteración sufrida por la restauración, nos hallamos ante la copia más perfecta llegada hasta nosotros. A través de ella se puede advertir la capacidad de Policleto para fundir su sistema de proporciones con la suavidad de líneas y tratamiento que proponían por entonces los talleres del Partenón. El traslado de la escultura a Madrid coincide con un cambio en los planteamientos de los estudiosos: en el inventario de 1834 carece de identificación concreta; el conde de Clarac la cita como "Meleagro", identificación seguida en el inventario de 1849-57 (num. 387) de Escultura. Vicens acepta la identificación con el cazador mítico. A finales del siglo XIX, autores como Furtwängler, P. Paris y Barrón, hablan de "Diadúmeno". En cuanto a la identificación del personaje representado en el Diadúmeno de Policleto, es ya un problema crítico del siglo XX, que parece decantarse hacia la iconografía de Apolo.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados