Num. de catálogo
P01813
Autor
Teniers, David
Título
El archiduque Leopoldo Guillermo en su galería de pinturas en Bruselas
Cronología
1651 - 1653
Técnica
Óleo
Soporte
Lámina de cobre
Medidas
104,8 cm x 130,4 cm
Escuela
Flamenca
Tema
Género y sociedad
Expuesto
Si
Procedencia
Colección Real (Real Alcázar, Madrid, pasillo junto al cubillo de la pieza de la Audiencia, 1700, nº 141; Real Alcázar, Madrid, Armería, 1734, nº 143; Palacio Real Nuevo, Madrid, pieza de comer la serenísima infanta, 1772, nº 143; Palacio Real Nuevo, Madrid, gabiente primero, 1794, s.n.; ¿Palacio Real, Madrid, primer gabinete entrando por la pieza de vestir, 1814-1818, s.n.?).

El archiduque Leopoldo Guillermo (1614-1662), gobernador de los Países Bajos, es representado aquí por Teniers en su galería de pinturas en Bruselas, obra que tiene no sólo un valor documental al presentar una pequeña parte de la célebre colección de este Habsburgo austríaco educado en España, sino que fue pintada por su Pintor de Cámara con gran cuidado y fidelidad, ya que estaba destinada a su primo Felipe IV, que era además el más importante coleccionista de los Habsburgo de todas las épocas.Es una de las versiones que realizó Teniers por encargo del archiduque, representando diferentes vistas de su galería de pinturas en el palacio de Bruselas. Prueba de la importancia que se le dio a esta obra lo evidencia el hecho de ser la única para la que se utilizó un soporte diferente, cobre en vez de lienzo, y en la que se firmó con el título completo en español de su nuevo y cargo "Pintor de Cámara" del archiduque. Son visibles en ella cuarenta y nueve pinturas. De ellas hay cinco obras flamencas, una alemana y una española; las otras treinta y nueve son de manos de italianos, la mayoría venecianos.  Entre todas ellas se podrían destacar los Tizianos: El pastor y la pastora, una Dánae, que es igual a las versiones del Museo del Prado y del Ermitage de San Petersburgo, y Diana y Calixto, Cristo y la adúltera, la Huida a Egipto; de Giorgione se aprecia el cuadro de los Tres filósofos, así como el Descendimiento de Tintoretto. De Veronés son La Adoración de los Reyes, Cristo y la samaritana y San Sebastián, encontramos también dos retratos de Holbein, otros dos atribuidos a  Leonardo y Bassano. En el cuadro se representa  al archiduque en el centro, en primer plano; en segundo término aparece Teniers, retratado en el ejercicio de sus funciones, como conservador y no ante el caballete; en el centro de la estancia y vestido de negro aparece retratado el conde de Fuensaldaña. Detrás del archiduque aparece un clérigo de perfil y un hombre de cabellos largos y rizados.Sobre la mesa hay varias esculturas clásicas: una cabeza de sátiro, un busto romano de mujer velada, y una Venus de cuerpo entero, además de una caracola y varios grabados. Son restos simbólicos de los objetos históricos, de la naturaleza (Naturalia) y artísticos (Artificialia) que se unen a las pinturas como recuerdo de los gabinetes de la primera mitad del siglo. El pie o soporte de la mesa es una figura en bronce de Ganímedes arrodillado con la copa en la mano para ofrecérsela a los dioses, una obra de Duquesnoy el Joven. En el cuadro, se ha respetado, dentro de lo posible, la armonía en los temas y en las proporciones. Las pinturas mitológicas están colocadas en la zona alta, los retratos a ambos lados de la puerta del fondo, los cuadros flamencos en sitios importantes, pero parecen expuestos provisionalmente. Los marcos son todos muy sencillos y constituyen un documento histórico (Texto extractado de Díaz Padrón, M.; Royo-Villanova, M.: David Teniers, Jan Brueghel y los gabinetes de pinturas, Museo del Prado, 1992, pp. 54-60).

 

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados