Hoy en el Museo

00.00hCurso Grandes Obras del Museo del Prado on line. Exclusivo para Amigos del Museo

11.00hItinerario didáctico

11.30hLa obra invitada

12.30hLa obra invitada

16.30hLa obra invitada

17.00hItinerario didáctico

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
P01208
Autor
Velázquez, Diego Rodríguez de Silva y
Título
Marte
Cronología
Hacia 1638
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
179 cm x 95 cm
Escuela
Española
Tema
Mitología
Expuesto
Si
Procedencia
Colección Real (Torre de la Parada, El Pardo-Madrid; Palacio Real Nuevo, Madrid, paso de tribuna y trascuartos, 1772, nº 1008; Palacio Real Nuevo, Madrid, pieza de trucos, 1794, nº 1008; Palacio Real, Madrid, pieza de trucos, 1814-1818, nº 1008; Real Academia de BBAA de San Fernando, Madrid, 1816).

Velázquez pintó al dios de la guerra sentado, desplegando todos sus atributos militares: bengala en la mano derecha, morrión sobre la cabeza, con su armadura, escudo y espada en el suelo, a sus pies.

Presenta un aire melancólico y un aspecto cansado y abatido, muy diferente a la imagen victoriosa y triunfante tradicional, siendo uno de los mejores ejemplos de las metafóricas representaciones velazqueñas. Se relaciona con las imágenes de los filósofos Esopo (P01206) y Menipo (P01207) con quien compartía destino, pudiéndose entender como una visión crítica e irónica de la Antigüedad. Se ha interpretado también como una posible alegoría de la decadencia política y militar de España y las derrotas de los famosos tercios españoles.

La composición ha sido vinculada a obras que Velázquez conocería durante sus viajes a Italia, como la escultura clásica del Ares Ludovisi y, especialmente, Il Pensieroso de Miguel Ángel para la tumba de los Medici en Florencia. Es perceptible también la influencia de Tiziano y Rubens, sobre todo en la combinación de colores y el tratamiento de las carnaciones.

Posiblemente fue pintado para la Torre de la Parada, de donde pasó, antes de 1772, al Palacio Real de Madrid. Entre 1816 y 1827 estuvo en la Real Academia de San Fernando.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados