Num. de catálogo
P07805
Autor
Tiepolo, Giandomenico
Título
El mundo nuevo
Cronología
Hacia 1765
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
34 cm x 58,3 cm
Escuela
Italiana
Tema
Género y sociedad
Expuesto
No
Procedencia
Donación Isabel de Borbón y Esteban de León, marquesa de Balboa, 2002.

Estas dos obras (P7804 y P7805) forman parte de una serie de asuntos similares y son singulares dentro de la producción de este autor. Se trata de un par de pequeñas escenas costumbristas venecianas, resueltas por el artista con una ejecución exquisita, una especial delicadeza y gran agilidad de toque, habilidades técnicas todas ellas adquiridas al trabajar al lado de su padre. Tan peculiar género de piezas no es raro en su producción -aunque sí poco frecuente- por lo cual tales creaciones escasean en colecciones públicas y privadas de todo el mundo, particularmente en España, donde tan sólo se conocen las restantes de la serie y otra pareja de obras, de naturaleza e interés semejante, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, procedentes de la Colección Cambó. Se inscriben en una larga y diversificada tradición de asuntos de la vida de los campi y los canales, que hunde sus raíces en el siglo XV -cuyos máximos representantes fueron Gentile Bellini, Vittore Carpaccio y Lazzaro Bastiani- para proseguir durante las centurias siguientes, con cultivadores como Bonifacio de Pitati, Veronés y sus hijos, Federico Zuccari, la familia Bassano o Heintz el Joven, hasta culminar en el siglo XVIII en el que brillaron, además de Giandomenico Tiépolo, artistas de diferente categoría: Gian Antonio Guardi, Antonio Baratti, Gabriele Bella, Gaspare Diziani, Pietro Longhi y Giuseppe Bison. En sus creaciones se describe y hace burla, como aquí, de la sociedad veneciana con gran acierto merced a un espíritu observador que levanta acta de un mundo cada vez más tocado por una mayor fragilidad que anuncia su inminente aniquilamiento, circunstancias que el propio Giandomenico vivió debido a su longevidad.

Estilísticamente se vinculan a los cuadros de la antigua colección Blake, antes en Kansas City y ahora en Roma, en manos privadas. El charlatán fue grabado por Wagner en 1777 con la indicación Jo. Dominicus Tiepolo pinx.

Hijo, discípulo y colaborador de Giambattista Tiepolo, aun cuando tomó múltiples ideas y aspectos técnicos de la obra paterna trabajando a su lado, Gian Domenico progresivamente fue adquiriendo una expresividad personal distinta que le separaría de la mera servidumbre a la estética en la que se había formado. Así, en él se marcó una tendencia al intimismo, la pintura de género, el espíritu documental cotidiano y la caricatura con aires unas veces cáusticos y otras puramente humorísticos, todo lo cual le distanciaría de la formidable prosopopeya del mundo de dioses, reyes, mitos y símbolos que se aprecian en la ejecutoria grandilocuente de su progenitor.

Gian Domenico asimiló el cromatismo, el dibujo y la calidad general de la obra del padre -a quien acompañó en muchos de sus viajes por Italia y en los que realizó a Alemania y España- y supo adaptar tales principio técnicos y estéticos a una tendencia más acusada al expresionismo anecdótico, enriqueciéndola con tonalidades claras y luminosas, adecuadas al sentido de la realidad que deseaba llevar al lienzo (Texto extractado de Luna, J. J.: Italian Masterpieces. From Spain`s Royal Court, Museo del Prado, 2014, p. 228).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados