Hoy en el Museo

00.00hCurso Grandes Obras del Museo del Prado on line. Exclusivo para Amigos del Museo

11.00hItinerario didáctico

11.30hLa obra invitada

12.30hLa obra invitada

16.30hLa obra invitada

17.00hItinerario didáctico

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
P07805
Autor
Tiepolo, Giandomenico
Título
El mundo nuevo
Cronología
Hacia 1765
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
34 cm x 58,3 cm
Escuela
Italiana
Tema
Género y sociedad
Expuesto
No
Procedencia
Donación Isabel de Borbón y Esteban de León, marquesa de Balboa, 2002

Este cuadro y El charlatán veneciano (P7804) forman parte de una serie de asuntos similares y son singulares dentro de la producción de este autor. Se trata de un par de pequeñas escenas costumbristas venecianas, resueltas por el artista con una ejecución exquisita, una especial delicadeza y gran agilidad de toque, habilidades técnicas todas ellas adquiridas al trabajar al lado de su padre aun cuando evolucionase progresivamente, tanto en los aspectos materiales como en los temáticos, hacia fórmulas menos fastuosas y más amables, de lo que son buen ejemplo estos dos lienzos compañeros. Tan peculiar género de piezas no es raro en su producción -aunque sí poco frecuente- por lo cual tales creaciones escasean en colecciones públicas y privadas de todo el mundo, particularmente en España, donde tan sólo se conocen las restantes de la serie y otra pareja de obras, de naturaleza e interés semejante, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, procedentes de la Colección Cambó. Con todo, existen destacados ejemplares en algunos museos y en propiedad privada (Statens Museum for Kunst, Copenhague; Museo del Louvre, París; Kunsthistorisches Museum, Viena y Ca`Rezzonico, Venecia, entre otras instituciones). Se inscriben en una larga y diversificada tradición de asuntos de la vida de los campi y los canales, que hunde sus raíces en el siglo XV -cuyos máximos representantes fueron Gentile Bellini, Vittore Carpaccio y Lazzaro Bastiani- para proseguir durante las centurias siguientes, con cultivadores como Bonifacio de Pitati, Veronés y sus hijos, Federico Zuccari, la familia Bassano o Heintz el Joven, hasta culminar en el siglo XVIII en el que brillaron, además de Giandomenico Tiépolo, artistas de diferente categoría: Gian Antonio Guardi, Antonio Baratti, Gabriele Bella, Gaspare Diziani, Pietro Longhi y Giuseppe Bison. En sus creaciones se describe y hace burla, como aquí, de la sociedad veneciana con gran acierto merced a un espíritu observador que levanta acta de un mundo cada vez más tocado por una mayor fragilidad que anuncia su inminente aniquilamiento, circunstancias que el propio Giandomenico vivió debido a su longevidad.Estilísticamente se vinculan a los cuadros de la antigua colección Blake, antes en Kansas City y ahora en Roma, en manos privadas. El charlatán fue grabado por Wagner en 1777 con la indicación Jo. Dominicus Tiepolo pinx.Hijo, discípulo y colaborador de Giambattista Tiepolo, aun cuando tomó múltiples ideas y aspectos técnicos de la obra paterna trabajando a su lado, Gian Domenico progresivamente fue adquiriendo una expresividad personal distinta que le separaría de la mera servidumbre a la estética en la que se había formado. Así, en él se marcó una tendencia al intimismo, la pintura de género, el espíritu documental cotidiano y la caricatura con aires unas veces cáusticos y otras puramente humorísticos, todo lo cual le distanciaría de la formidable prosopopeya del mundo de dioses, reyes, mitos y símbolos que se aprecian en la ejecutoria grandilocuente de su progenitor; no obstante también fue un conocido continuador de la línea de éste, dotándola en ciertas composiciones de claras tensiones dramáticas.Gian Domenico asimiló el cromatismo, el dibujo y la calidad general de la obra del padre -a quien acompañó en muchos de sus viajes por Italia y en los que realizó a Alemania y España, para regresar más tarde a Venecia- y supo adaptar tales principio técnicos y estéticos a una tendencia más acusada al expresionismo anecdótico, enriqueciéndola con tonalidades claras y luminosas, adecuadas al sentido de la realidad que deseaba llevar al lienzo (Texto extractado de Luna, J. J.: Italian Masterpieces. From Spain`s Royal Court, Museo del Prado, 2014, p. 228).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados