Num. de catálogo
O00813
Autor
Lafrensen, Niclas (Atribuido a)
Título
Hans Axel von Fersen, conde de Fersen
Cronología
Hacia 1784
Técnica
Aguada de pigmentos opacos [gouache, témpera]
Soporte
Marfil
Escuela
Francesa
Tema
Retrato
Expuesto
Si
Procedencia
Adquisición, 1980 (Herederos de Arturo Perera y Prats)

Hans Axel von Fersen nació en Estocolmo el 4 de septiembre de 1755. Recibió una esmerada educación junto a su tutor Jacob Johan Forslund y dominó varias lenguas: latín, francés, inglés, alemán e italiano. A partir de 1770 realizó estudios en diversas academias militares entre las que destacan las de Brunswick y Turín. Se trasladó a París en 1773, estudió en la Sorbona, entabló buenas relaciones que le permitieron introducirse en la corte y entablar una gran amistad con el delfín Luis y, muy especialmente, con María Antonieta, que mantendría a lo largo de los años. Participó en la Guerra de Independencia americana a las órdenes del conde de Rochambeau, desempeñando un brillante papel en la Batalla de Yorktown (1781). Regresó a la capital francesa en 1783, consiguió el favor del rey Gustavo III de Suecia, mantuvo relaciones con María Antonieta y participó, en 1787, en la guerra contra Rusia al lado del monarca sueco. En 1791 intervino en los preparativos para la fuga de Luis XVI y su familia a Varennes, que terminó en fracaso. Nuevamente planeó otra fuga, esta vez por Normandía, que fue rechazada por el Rey para ponerse en manos de una coalición monárquica extranjera organizada por Fersen. Él inspiró el Manifiesto de Brunswick, un ultimátum del ejército austro-prusiano a los revolucionarios franceses. Las muertes de Gustavo III, en 1792, y de María Antonieta, el 16 de octubre de 1793, le hicieron regresar a Suecia. Fue recibido con honores, le otorgaron la orden de San Serafín, y fue nombrado gran mariscal del reino y canciller de Upsala, pero, a pesar de su popularidad, vivió retirado de la corte junto a su hermana Sophie. Murió lapidado y pisoteado cuando escoltaba el féretro del rey Cristián Augusto el 20 de junio de 1810. Hans Axel von Fersen luce sobre el uniforme la Orden de la Espada que le fue concedida por Gustavo III hacia 1784, premiando con ello su exitosa participación en la Guerra de Independencia americana. Es probable que el retrato esté pintado en París, ciudad donde residía un buen número de artistas suecos, entre ellos dos magníficos miniaturistas: Peter Adolf Hall y Niclas Lafrensen o Lavreince, como era conocido en la capital francesa. El estilo que presenta la miniatura se aleja de la manera de hacer de Hall y se acerca más al de Lafrensen, aunque no hay que descartar la posibilidad de que sea obra de algún pintor francés del entorno de los artistas suecos. En el Nationalmuseum de Estocolmo se conserva un retrato de Von Fersen con la misma composición que la de esta miniatura del Prado, catalogado como copia anónima a partir de Nicolas Lafrensen. Por tanto, el artista sueco debió de pintar, al menos, un retrato de Von Fersen, quien al parecer solicitó versiones del mismo a otros miniaturistas o al propio Lafrensen (Texto extractado de Espinosa, Carmen: Las miniaturas en el Museo Nacional del Prado. Catálogo razonado, Madrid, Museo del Prado, 2011).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados