Num. de catálogo
E00068
Autor
Anónimo
Título
La Musa Clío
Cronología
130 - 150
Técnica
Esculpido
Materia
Mármol
Medidas
152 cm x 74 cm x 99 cm - 734 kg
Escuela
Arte Antiguo
Tema
Mitología
Expuesto
Si
Procedencia
Colección Real (Hallada en Tívoli hacia 1500; Villa Madama; Colección Clemente VII; Colección Cristina de Suecia; Colección Odescalchi; Colección Felipe V e Isabel Farnesio, Palacio de La Granja de San Ildefonso).

Originalmente, la musa Melpómene o Erato (¿?), completada como Clío. El dibujo del Cuaderno de Ajello, representa la estatua de la musa de la historia, Clío (E00068), que se conserva aparentemente sin grandes variaciones en el Museo del Prado. Conserva su cabeza, obra antigua que incluso pudo ser la original de la escultura, y sólo se aprecian mínimas diferencias en la colocación de las manos, y, en consecuencia, en la dirección que toma la trompeta sostenida por la derecha y el volumen que porta en la izquierda. Sin embargo, los fragmentos escultóricos F00042 y F00047, que pegan entre sí, constituyen en realidad el brazo izquierdo barroco de la escultura, del que el actual parece una copia bastante fiel, y lo mismo ocurre con el brazo derecho F00023, carente de la mano como el otro. Esto lleva a suponer que, en ciertos casos, las esculturas llegaron al Museo del Prado con graves desperfectos y que un restaurador del siglo XIX, sin duda Salvatierra, decidió repetir algunos miembros barrocos para sustituir los deteriorados. De cualquier modo, ya Barrón nos ofrece en 1908, la escultura en su estado actual, aunque mostrando los brazos netamente más blancos que el resto de la escultura (Elvira Barba, M. A.: 1998). El grupo de musas, instalado por Cristina de Suecia en una sala de su palacio, fue durante casi cien años, hasta 1774, el único grupo de este tipo que se conocía. Completadas por Ercole Ferrata, las ocho musas eran utilizadas por Cristina de Suecia para escenificar su propia presencia en la Roma de finales del siglo XVII. Cuando la reina se sentaba en el trono, situado frente a una estatua de Apolo instalada en la misma sala que las musas, asumía el puesto de la novena musa, representando así, en un lenguaje típicamente barroco, sus ambiciones científicas y artísticas. Las primeras referencias sobre la procedencia de este grupo de musas se debe a Pirro Ligorio, estudioso romano de la Antigüedad. Relata que bajo el Papa Borgia Alejandro VI (1492-1503) se habían encontrado nueve musas sedentes en la Villa Adriana, en el teatro griego de la Academia, y que habían sido trasladadas a la viña del Papa Clemente VII en el Montemare (Monte Mario). Ahí, en la Villa Madama, Marten van Heemskerck dibujó entre  1530-1532 cuatro torsos de musas sedentes. Dado que Ligorio habla de nueve musas y Heemskerck reprodujo musas de ambas series, procedentes de los dos talleres antiguos que componen el conjunto del Prado, es muy probable que ocho de las nueve mencionadas por Ligorio llegaran en la segunda mitad del siglo XVII a la colección de Cristina de Suecia. Las nueve musas que Hesíodo presenta como hijas de Zeus y Mnemósine no fueron diferenciadas hasta la época tardohelenística como diosas individuales. Los poetas las invocaban para que les trasmitiesen inspiración y noticias veraces. Las musas del Prado, representadas altas, esbeltas y sentadas en altos promotorios de roca están todas vestidas con mangas, es decir, una delgada prenda interior de la que se ven sólo las mangas abotonadas, que llegan hasta los codos. Sobre él visten otro chitón sin mangas, de una tela algo más gruesa; sobre ambos hombros esa prenda lleva broches parcialmente completados. Ambos vestidos están ceñidos bajo el pecho, bien con un delgado cordón, bien con una cinta plana. Sobre ambas prendas interiores visten un manto amplio que cubre el regazo y las piernas y arranca en el hombro izquierdo o en el asiento de roca. En sus pies se identifica un calzado cerrado con triple o doble suela. Sus atributos no fueron completados mayoritariamente hasta el siglo XVII. Éstas miran frontalmente al espectador. Mientras que el manto amplio y rico en pliegues marca el asiento generalmente ancho de las musas y otorga volumen y peso a la mitad inferior del cuerpo, el busto, de aspecto sensual gracias a la vestimenta ceñida, se caracteriza por una constitución más bien delgada y un movimiento aún bien definido.  En la vista posterior es evidente que casi todas levantan un poco el hombro y giran ligeramente el torso, saliendo del plano. Con ello se sitúan entre las representaciones de las musas con más movimiento del segundo cuarto del siglo II a. C. Las musas del Museo fueron creadas en talleres distintos, la serie A (E00038, E00068, E00041 y E00040) en uno que trabaja siguiendo las últimas novedades mientras que la serie B (E00069, E00062, E00037 Y E00061) en uno más tradicional. Aunque el trabajo de ambas es diferente, la fecha de su creación no difiere mucho. La serie A es datada a finales de la época adrianea e inicios de la antoniniana, apuntando la B hacia tiempos adrianeos también. Las musas pasaron a través de la Col. Livio Odescalchi en Roma a la Col. Felipe V en San Ildefonso (Texto extractado de Schröder, S. F.: Catálogo de la escultura clásica, Museo Nacional del Prado, 2004, pp. 204-214).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados