Hoy en el Museo

10.00hEl Prado en verano. Colección de colecciones

10.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

11.00hItinerario didáctico

12.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

16.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

17.00hItinerario didáctico

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
P01562
Autor
Massys, Jan
Título
La Virgen en oración
Cronología
Después de 1529
Técnica
Óleo
Soporte
Tabla
Medidas
44 cm x 35 cm
Escuela
Flamenca
Tema
Religión
Expuesto
Si
Procedencia
Colección Real (Real Monasterio de San Lorenzo, El Escorial-Madrid, 1597-1837).

Esta obra ha sido considerada tradicionalmente como pareja de Cristo Salvador (P1561), formando parte de un mismo díptico. Es evidente que ambas representaciones responden al mismo lenguaje artístico y aparentemente son iguales. Sin embargo, el estudio estilístico revela diferencias sutiles, pero muy significativas, y las respectivas radiografías infrarrojas y reflectografías hablan de su ejecución por dos manos distintas. Pero, además, el análisis de las micro-muestras tomadas revela que la preparación de ambas tablas es distinta, lo que indica que no estuvieron pensadas para formar parte del mismo díptico, conclusión que además ratifica la distinta ejecución de los caracteres de las inscripciones en hebreo, que no coinciden ni en lo artístico (la ejecución es distinta en cada caso) ni en lo lingüístico (el hebreo empleado en cada caso es distinto).

Esta obra responde al mismo deseo de representación volumétrica, pero el rostro no tiene la rotundidad plástica del Cristo Salvador. Lo mismo ocurre con las manos: la derecha carece de densidad, de peso, y la izquierda está falta de volumen. Pero además la ejecución es distinta a la de Cristo Salvador. En primer lugar, las luces están aplicadas con una pincelada larga. Emplea pinceladas de albayalde muy empastadas para las luces en el rostro, escote, dedos y en la toca, lo que no ocurre en el Cristo Salvador. El rostro y las manos están perfilados con un fino trazo negro continuo que en el cuello y la barbilla se corta con cierta brusquedad, en un marcado ángulo recto. En los ojos falta el pequeño toque de luz que ilumina los ojos de Cristo Salvador y la oreja está mal dibujada. El tratamiento del cabello es aparentemente similar al de Cristo Salvador, pero analizado con detenimiento resulta evidente que el color es uniforme y la pincelada mecánica, en los mechones rizados que caen a ambos lados del cuello es, además, imprecisa. Es posible que se trate de un repinte, ya que, si bien la radiografía no revela faltas, en la frente, rostro y, sobre todo, en la oreja se aprecian retoques que atestiguan alguna intervención antigua. Posiblemente fue entonces cuando el hombro izquierdo, perfectamente visible en la radiografía y en la reflectografía infrarroja, se tapó con un amplio repinte negro. Esta manipulación explicaría la maraña de pinceladas de difícil lectura que conforman el bucle del cabello así como la falta de firmeza en el trazo de las letras del ribete dorado en ese lado del manto. También es probable que se deba a esa intervención el rojo oscuro en el reverso del manto, detrás del cuello, ya que en los otros ejemplares conocidos de esta imagen ese reverso es azul.

La imagen radiográfica revela un cambio compositivo: la camisa blanca se cerraba con un pequeño nudo o presilla en el centro del escote, que no estaba bordeado por el ribete negro. Durante la ejecución se decidió cubrir ese nudo o presilla con la túnica azul, a la que se añadió el ribete negro. La reflectografía infrarroja permite constatar que las veladuras son de poca densidad, por lo que prácticamente sólo se ve la preparación, de ahí que el craquelado parezca muy marcado, sobre todo en las carnaciones. En este caso sí es visible el dibujo subyacente: un tenue trazo continuo que perfila el óvalo del rostro y el contorno de las manos. El sombreado que marca los pómulos es muy tenue, de manera que el rostro apenas tiene relieve. El tratamiento del cabello y del plegado de los paños es mucho menos elaborado que en el caso del Cristo Salvador y además muestra cierta imprecisión en el plegado del cuello del manto y en el tratamiento del cabello que cae por detrás del cuello. En la parte superior del pañuelo se aprecia un rayado muy fino, debido a que se arrastró la pintura, recurso que no aparece en el Cristo Salvador.

Por otra parte, el tratamiento pictórico de las letras en las inscripciones en hebreo es distinto al de Cristo Salvador. Aquí están trazadas con una pincelada lisa y uniforme (al igual que en El Salvador del Kunstmuseum de Winterthur que los distintos autores atribuyen a Jan Massys). Así pues, se puede concluir que estas dos tablas ni formaban parte originariamente de un mismo díptico ni fueron ejecutadas por la misma mano. La menor corporeidad de las formas de la Virgen en oración, la perfección del dibujo y el tratamiento de las luces, permiten su atribución a Jan Massys, quien indudablemente se sirvió de un prototipo de su padre para la realización de la Virgen (Texto extractado de Posada Kubissa, T.: "Cuadros de Quinten Massys y Jan Massys en el Museo del Prado. Actualización de las atribuciones", Boletín del Museo del Prado, XXXII, 50, 2014, pp. 96-109).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados