Num. de catálogo
P01634
Autor
Jordaens, Jacob
Título
Las bodas de Tetis y Peleo
Cronología
1636 - 1638
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
181 cm x 288 cm
Escuela
Flamenca
Tema
Mitología
Expuesto
No
Procedencia
Colección Real (Torre de la Parada, El Pardo-Madrid; Palacio Real Nuevo, Madrid, paso de tribuna y trascuartos, 1772, nº 993; Palacio Real Nuevo, Madrid, antecámara, 1794, nº 993; Palacio Real, Madrid, antecámara, 1814-1818, nº 993).

Las bodas de Tetis y Peleo se narran en las Fábulas de Higinio (92): "(...) Cuando se casaron Tetis y Peleo, se dice que Júpiter había invitado a todos los dioses al banquete excepto a Eris, la Discordia. Ésta se presentó más tarde, pero no fue admitida en el banquete. Así pues, ante todos lanzó por la puerta una manzana y dijo que la cogiera la más hermosa. Juno, Venus y Minerva comenzaron a reivindicar para sí el título de belleza y surgió entre ellas una gran discordia. Júpiter ordenó a Mercurio que las llevara al monte Ida, junto a Alejandro Paris, y que él actuara como juez". Esta historia es importante porque es el inicio del famoso episodio El Juicio de Paris, del cual el Museo del Prado conserva dos obra del propio Rubens, una de ellas (P1669) encargada por Felipe IV y realizada coetáneamente a la serie  de la Torre de la Parada. A su vez la decisión de Paris de favorecer a Venus, quien le había prometido entregarle a Helena, desencadenó en la Guerra de Troya. S. Alpers, autora del único estudio completo del encargo de Rubens para la Torre de la Parada hasta la fecha,  dice que el episodio de la boda entre Tetis y Peleo no tiene tradición en las ediciones ilustradas de las Metamorfosis de Ovidio por lo que se insertaría más bien en la tradición de representar el "Festín de los dioses" que tanto gusta a los artistas. El lienzo fue realizado por J. Jordaens, artista que cuenta con al menos cinco colaboraciones en este encargo. Este artista, en la serie de la Torre de la Parada, realiza obras de complicada ejecución y con bastantes personajes como La caída de los gigantes (P1539), Apolo vencedor de Pan (P1551) y ésta.Es uno de los episodios de mayor envergadura y mayor número de personajes que forman parte de la Torre de la Parada, donde el movimiento, el dramatismo y la gran variedad de personas y posturas se  diferencian con respecto a otros lienzos. Es el momento más dramático del episodio, algo común en muchas de las obras de la serie, en el que aparece la propia Eris al fondo representado como un personaje alado mientras que los novios, Tetis y Peleo, asisten algo apartados a la disputa que ya se empieza a notar entre Minerva, que se abalanza sobre la mesa, Venus, que aparece acompañada de Cupido, y Juno, sentada al lado de su marido, el cuál tiene ya la manzana en la mano a punto de dársela a Mercurio. El anciano situado detrás de Mercurio guarda relación con Tmolo, el juez de la obra Apolo vencedor de Pan. Las diferencias con respecto al boceto original de Rubens, conservado hoy en el Instituto de Arte de Chicago (n.47-108),  vuelven a estar, como sucedía con la obra Apolo y Pan, en el dramatismo de los dioses, mucho más acentuado en el caso de Rubens que en el de J. Jordaens. El cuadro aparece firmado en la silla de Peleo con la siguiente inscripción: "I. IR. fecit Aº 16". El resto de los números de la fecha no son visibles ya que el lienzo bordea el bastidor y tiene un listón en el lateral que no permite ver el final. En el siglo XIX José Gorro realizó un grabado sobre esta obra (G3969) en la que aparece "I. IR. fecit Aº 163" y el inicio de lo que podría ser el último número.  Los lienzos para la Torre de la Parada fueron realizados en torno a 1636-1638 aproximadamente, siguiendo la correspondencia entre el Cardenal Infante Don Fernando, gobernador de Flandes en el momento del encargo, y su hermano el rey Felipe IV. La decoración de la Torre de la Parada, en cuyo proyecto también participaron otros autores como Velázquez, fue el mayor encargo que Rubens recibió de Felipe IV. A partir de 1636 se enviaron desde Amberes a Madrid más de sesenta obras para esta casa de recreo situada en los montes del Pardo. La mayor parte de las escenas narraban las pasiones de los dioses, según fueron descritas en las Metamorfosis del poeta romano Ovidio y otras fuentes clásicas. Para llevar a cabo un proyecto tan amplio, Rubens realizó pequeños bocetos sobre tabla, donde capta la esencia moral de las historias y las actitudes de los personajes. Estos bocetos sirvieron de base para la elaboración de los lienzos definitivos.El Museo del Prado conserva diez de los bocetos de Rubens, nueve de ellos donados en 1889 por la duquesa de Pastrana, y uno adquirido en el año 2000. El Prado también conserva la la mayoría de los lienzos realizados a partir de los diseños de Rubens para la decoración de este lugar (muchos de los cuadros fueron pintados por otros artistas). (Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo Nacional del Prado, 2014).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados