Num. de catálogo
P00739
Autor
Goya y Lucientes, Francisco de
Título
Los duques de Osuna y sus hijos
Cronología
1787
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
225 cm x 174 cm
Escuela
Española
Tema
Retrato
Expuesto
Si
Procedencia
Madrid, palacio de los duques de Osuna, 1787. Madrid, venta de la colección Osuna, 1897. Retirado de la venta y donado, en 1897, por el duque de Tamames demás herederos del XII duque de Osuna, fallecido en 1882 sin descendencia, al Ministerio de Fomento, para que figurase entre las obras de Goya del Museo del Prado, donde ingresó ese mismo año.

Retrato de la familia del IX duque de Osuna, don Pedro Téllez-Girón (1755-1807) y de su mujer la condesa-duquesa de Benavente y duquesa de Osuna, doña Josefa Alonso de Pimentel (1752-1834). El duque viste el uniforme de brigadier de su regimiento, de alivio luto por el fallecimiento de su padre; la duquesa un vestido a la moda francesa con botones de porcelana decorados con paisajes. Están acompañados de sus cuatro hijos nacidos hasta el año 1788, ya que doña Manuela Isidra, la última, y futura duquesa de Abrantes nacería en 1794. Don Francisco de Borja (1785-1820), futuro X duque de Osuna, monta a caballo, como un juego infantil, en el bastón de mando de su padre, ya que habría de heredar los regimientos de su padre; don Pedro de Alcántara (1786-1851), futuro príncipe de Anglona y primer director del Museo del Prado, aún museo real, sentado en un cojín a los pies de su madre, tirando de una carroza de juguete; doña Josefa Manuela  (1783-1817), futura marquesa de Marguini, jugando con un perrito, y doña Joaquina (1784-1851), futura marquesa de Santa Cruz, apoyada en el regazo de su madre.



Los duques de Osuna se cuentan entre los primeros mecenas de Goya, para los que trabajó en estos años pintando retratos familiares y cuadros de gabinete con destino al palacete de La Alameda, a las afueras de Madrid. El retrato familiar, el segundo que había pintado Goya hasta entonces después del monumental Retrato del infante don Luis de Borbón y su familia (Fundación Magnani-Rocca, Parma), en 1784, no era frecuente en España. Los duques, ilustrados y al tanto de las novedades francesas e inglesas, pudieron solicitar de Goya este tipo de retrato, cuando en 1788 don Pedro Téllez-Girón heredó el ducado de Osuna. Ponían así de manifiesto su elevada alcurnia, casi al nivel de la realeza, y se mostraban al mismo tiempo conocedores de las modas de otros países avanzados.  

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados