Hoy en el Museo

00.00hCurso Grandes Obras del Museo del Prado on line. Exclusivo para Amigos del Museo

11.00hItinerario didáctico

11.30hLa obra invitada

12.30hLa obra invitada

16.30hLa obra invitada

17.00hItinerario didáctico

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
P01385
Autor
Brueghel el Viejo, Jan (Atribuido a)
Título
Paisaje
Cronología
Hacia 1604
Técnica
Óleo
Soporte
Lámina de cobre
Medidas
24 cm x 19 cm
Escuela
Flamenca
Tema
Paisaje
Expuesto
No
Procedencia
Colección Real (Palacio Real, Madrid, 1772 y 1794).

En esta obra el pintor nos muestra en escena un paisaje que por sus características compositivas y estilísticas permiten relacionarlo con dos pequeñas tablas, El sacrificio de Abraham (Ginebra, Musée d Art et d Histoire) y Bosque (Viena, Kunsthistorisches Museum, Gemäldegalerie), pintadas por Jan Brueghel el Viejo hacia 1604-10. Es posible que lo pintara en el verano de 1604, durante su estancia en la corte de Rodolfo II en Praga, donde Roelant Savery lo pudo ver y utilizar como modelo para su Bosque con vendedora de frutas (Viena, Kunsthistorisches Museum, Gemäldegalerie). El formato vertical y la estructuración espacial en tres planos cromáticos paralelos (marrón, verde y azul) son característicos de la pintura del siglo XVI. Sin embargo, Brueghel suaviza la transición entre ellos dotando así al conjunto de una mayor unidad espacial. Tal y como recomendaba el pintor y tratadista italiano Giovanni Paolo Lomazzo, los árboles del primer plano se elevan hasta el borde del lienzo para que las figuras junto a él tengan la proporción adecuada. Es un destacado ejemplo del Sitmmungswald nórdico, es decir, del bosque real, aunque idealizado, pintado para emocionar al espectador. Por ello, es el propio pintor, o el espectador, quien, antes de adentrarse o de salir del bosque, puede contemplar la vista del melancólico valle que se abre ante sus ojos, enmarcada por la maleza y las ramas del árbol que se alargan ocupando más de la mitad de la superficie pictórica, donde los habitantes de una pequeña aldea fortificada van y vienen en sus ocupaciones diarias (Texto extractado de Posada Kubissa, T.: El paisaje nórdico en el Prado: Rubens, Brueghel, Lorena, 2012, pp.40-41).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados