Num. de catálogo
P08121
Autor
Maestro de Torralba
Título
Retablo de la Virgen
Cronología
1435 - 1440
Técnica
Temple
Soporte
Tabla
Medidas
248 cm x 279,3 cm
Escuela
Española
Tema
Religión
Expuesto
Si
Procedencia
Donación Várez Fisa y familia, 2013.

El retablo consta de cuerpo y predela. El cuerpo está compuesto por tres calles con dos pisos y cuatro entrecalles con cuatro figuras cada una. La predela tenía en origen siete casas, de las que se conservan seis. Falta la central, que se debió retirar para poner en su lugar un sagrario. Al estar dedicado a la Virgen, la calle central del cuerpo la preside una Virgen con el Niño. Sobre ella se sitúa el ático o coronamiento con la Crucifixión, según es tradición en Aragón. En las calles laterales se disponen -de arriba abajo- en la izquierda la Anunciación y el Nacimiento de Cristo, y en la derecha la Adoración de los Magos y la Presentación en el Templo. En las entrecalles se incluyen dieciséis figuras, cuatro santas y doce profetas. En una lectura de izquierda a derecha y de arriba abajo se representan: en la primera dos santas sin atributo identificativo con sendos libros en las manos y los profetas David y Balaam; en la segunda los profetas Daniel, Enoch, Jonás y Amós; en la tercera los profetas Jeremías, Eliseo, uno sin identificar y Simeón; y en la cuarta Santa Catalina, Santa Lucía y los profetas Isaías y Abacuc. En las casas de la predela se incluyen escenas de la Pasión; de izquierda a derecha se representan: el Prendimiento de Cristo, Cristo ante Pilatos o Herodes, la Flagelación, Cristo camino del Calvario, el Descendimiento y el Entierro de Cristo. El artista muestra en este retablo su deuda con la tradición de la pintura de la segunda mitad del siglo XIV, patente en las arquitecturas, que se disponen bien frontalmente, como en la Flagelación, o bien en una diagonal no demasiado marcada, como en la Anunciación y la Presentación en el Templo. Lo mismo puede decirse de algunas figuras, cuyos cuerpos dibujan una marcada línea vertical, que les otorga gran monumentalidad, como se aprecia en muchos de los profetas de las entrecalles, en la Virgen y la mujer con la vela encendida de la Presentación en el Templo (¿Ana?) o en el judío situado a la derecha de la escena de Cristo ante Herodes. La tabla presenta también características propias del más puro estilo internacional como el colorido brillante y luminoso -azules, rosas, verdes, rojos-, el modelado sinuoso y curvilíneo de muchas de las telas, sobre todo en mantos y capas, la forma de hacer los árboles en el Prendimiento, el Entierro de Cristo y la Adoración de los Magos, la perspectiva axiológica y el realismo del detalle. Buena muestra de ese realismo es el brasero encendido ante el que se calienta san José en el Nacimiento de Cristo. Otros artistas también incluyeron este objeto en sus composiciones, pero a diferencia de ellos, que lo disponen en un lateral y de pequeño tamaño, el Maestro de Torralba le otorga un gran protagonismo al situarlo en el centro del primer plano, ocupando prácticamente un tercio del espacio disponible (Texto extractado de Silva, P.: Donación Várez Fisa, Museo Nacional del Prado, 2013, p. 26-29).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados