Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
P07858
Autor
Velázquez, Diego Rodríguez de Silva y
Título
Ferdinando Brandani
Cronología
Hacia 1650
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
50,5 cm x 47 cm
Escuela
Española
Tema
Retrato
Expuesto
Si
Procedencia
Edmund Davis, Chilham Castle (Inglaterra), 1939; Subasta de Christie's Londres, 1939; diversas colecciones hasta su adquisición por el Museo del Prado a través de los anticuarios Wildenstein & Co, Nueva York, 2003.

Este retrato fue realizado durante el segundo viaje de Velázquez a Italia (1649-51), y durante años se desconoció la identidad del modelo. Recientemente se ha identificado con el banquero Ferdinando Brandani (¿1603?-1654), que tenía antecedentes portugueses y era persona cercana a Juan de Córdoba, el agente español que se encargó de Velázquez en Roma. Su amistad con Juan de Córdoba, su postura pro española y su empleo en la corte papal lo convertían en un buen candidato para ser retratado por Velázquez, a lo que hay que añadir su interés por la pintura, un material con el que se relacionó como comerciante y coleccionista. Para construir esta obra, Velázquez usó una gama cromática muy reducida, pero de gran variedad de tonos, y utilizó magistralmente las luces para modelar el rostro, variar el fondo y dar volumen a la figura. Es un tipo de modelado parecido al de otros retratos romanos, como el de Inocencio X o el de Juan de Pareja. En todos ellos, las luces y las sombras contribuyen de forma fundamental a la definición de los rasgos y, al mismo tiempo, establecen un juego de brillos del que también participan el iris de los ojos o el rojo de los labios, lo que da una gran unidad expresiva al conjunto y facilita la transmisión de la sensación de vida y palpitación, que resulta tan característica de esta obra. Es una carne sanguínea y extraordinariamente rica en matices, prototípicamente velazqueña (Texto extractado de Portús, J.: Velázquez y la familia de Felipe IV, Museo Nacional del Prado, 2013, p. 100).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados