Num. de catálogo
P08113
Autor
Mengs, Anton Rafael
Título
Retrato de José Nicolás de Azara
Cronología
1774
Técnica
Óleo
Soporte
Tabla
Medidas
77 cm x 61,5 cm
Tema
Retrato
Expuesto
Si
Procedencia
José Nicolás de Azara; por herencia a sus descendientes; adquirido por el Estado a la casa de Subastas Bonhams, Londres, para el Museo del Prado, noviembre de 2012.

El retrato de Nicolás de Azara, de Anton Rafael Mengs, que conservaban aún los herederos del retratado, es una de las obras más singulares del artista bohemio desde el punto de vista artístico e histórico. La relación de Azara con Mengs se inició probablemente en 1765, ya que al erudito se debió en ese año la iniciativa de la medalla conmemorativa del casamiento de los príncipes de Asturias, con diseño de Mengs y ejecución de Tomás Francisco Prieto. El modelo, amigo íntimo de Mengs y partícipe de la invitación que Carlos III le hizo al pintor para que se trasladara a España, decía en su Obras de D. Antonio Rafael Mengs, primo pintor da Camera del rey (publicadas por Don  Joseph Azara, Madrid, 1780) que Hizo mi retrato en el poco tiempo que me detuve en Florencia y su amistad le empeño en hacer una maravilla del Arte.El retrato, como advertía Azara, puede considerarse como uno de los mejores del artista, pero tiene asimismo el valor del personaje retratado, que fue uno de los más destacados representantes de la Ilustración española. Azara tuvo una amplísima proyección nacional, desde su primer cargo como oficial de la Secretaría de Estado en 1760, e internacional, por sus puestos diplomáticos en Roma durante más de treinta años; y en Paris, de 1798 a 1803, como embajador durante la delicada situación  política del último decenio del siglo XVIII y los primeros años del siglo XIX. Sus numerosas amistades de altísimo nivel cultural y político, le muestran en contacto con personajes de la relevancia de Winckelmann, el teórico del arte, pero también de políticos, como Godoy en España o Talleyrand en Francia, entre otros. Por otra parte, se deben destacar desde su reconocida actividad de coleccionista de pintura y de escultura clásica, cuya colección conserva en parte el Museo del Prado, hasta la reunión de una rica biblioteca con más de 20.000 volúmenes, así como su faceta de estudioso que se refleja en sus ediciones de clásicos latinos, como Horacio y Virgilio, o su ya expresado interés por las artes, con su obra sobre el pensamiento y la pintura de Mengs.Anton Rafael Mengs, había sido invitado en 1770 a la corte del Gran Duque de Toscana, Leopoldo de Habsburgo, casado con Maria Luisa de Borbón, hija de Carlos III, para retratar a toda la familia, en una serie de retratos que conserva el Prado como procedentes de la Colección Real, así como para estudiar la colección de escultura clásica de los Medici, pero regresó de nuevo a Florencia en 1774. En este contexto profundamente relacionado con España y con la corte española, cultural y políticamente, fue donde Mengs retrató a Azara durante la breve estancia de éste en la ciudad, en la que se detuvo a principios de 1774 durante una de las misiones diplomáticas que le habían llevado a Parma. El retrato de Azara tuvo ya una amplia difusión contemporánea, al haber sido grabado en 1781 por Domingo Cunego, con la curiosa inscripción de Jos: Nic: de Azara / CELTIBER así como en 1784, en Roma, por Jacopo Bossi, para figurar en la Storia delle arti del disegno, de Winckelmann, que el erudito alemán dedicó al propio Azara. El retrato se ajusta evidentemente al gusto de su tiempo, como reflejo de la más pura expresión neoclásica de este género, del que Mengs fue uno de sus máximos representantes. Por ello, el modelo está captado con sencillez, lo que revela su pureza intelectual que no necesita por ello de los ricos accesorios que acompañan al poder, pero con una profundidad psicológica, que pone de manifiesto su carácter. Destaca la agudeza de la expresión, expresada por la leve sonrisa en sus labios y la mirada de cierto escepticismo de quien era un volteriano convencido, y sus intereses, ya que Mengs le presenta con un libro en la mano, cuya lectura ha interrumpido para atender a su interlocutor, en este caso el propio Mengs, con la nueva espontaneidad exigida en los retratos del siglo XVIII (Texto extractado de Mena, M. en: Memoria de Actividades, Museo Nacional del Prado, 2012, pp. 44-46).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados