Num. de catálogo
P00976
Autor
Murillo, Bartolomé Esteban
Título
La Virgen con el Niño
Cronología
1655 - 1660
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
151 cm x 103 cm
Escuela
Española
Tema
Religión
Expuesto
No
Procedencia
Colección Real (Adquirido por Carlos IV para la Casita del Príncipe, El Escorial-Madrid, 1788; Palacio de Aranjuez, Madrid, pieza de damas, 1818, nº 209 y 278).

La Virgen, sentada sobre un banco de piedra, está envuelta en amplios ropajes que se recogen entre sus piernas y cubre sus cabellos con un velo. El modelo femenino es el habitual en Murillo, el de una joven, en la plenitud de su edad, aquí ligeramente mayor que en otros ejemplares; en su rostro, de rasgos delicados, hay una expresión ausente hacia el espectador. El Niño, regordete, apenas cubierto por un paño que su madre sujeta con la mano, está sentado sobre una de las rodillas de la Virgen e igual que ella dirige su mirada hacia el frente, mientras una ligerísima aureola que le rodea los mechones del cabello habla de su origen divino. El pintor hace surgir ambas figuras desde un fondo neutro oscuro, iluminándolas casi con violencia para modelarlas, hacerlas destacar y, a la vez, conseguir diversas tonalidades en los colores del manto de María. La composición es equilibrada, estable y monumental. La iconografía de la Virgen con el Niño como cuadro independiente no es muy frecuente en la pintura española a pesar de la devoción mariana que se respira en el país. El tema, introducido aquí por pintores flamencos e italianos, cuenta con escasos ejemplos antes del siglo XVII y generalmente son de pequeño formato. Es, en cambio, entre los pintores andaluces cuando adquiere mayor desarrollo, y son Zurbarán y Alonso Cano quienes lo frecuentan, eso sí, en contadas ocasiones y en la etapa de su madurez. Murillo, en cambio, realiza numerosos ejemplares, algunos datados en un momento relativamente temprano de su producción, en torno a los años cincuenta del siglo. Une a esta representación el sentido devocional, en el que está implícito el sentimiento religioso contemporáneo con el naturalismo al uso, que le hace valorar la belleza femenina y la ternura y gracia infantiles. Los modelos y también las composiciones habrán de ser copiados e imitados durante mucho tiempo después. En atención a la calidad de la obra y a las diferencias existentes entre esta composición y otras del mismo tema, Angulo, aunque la recoge entre las obras autógrafas, se pregunta si este lienzo no sería de mano de algún temprano y buen discípulo del maestro. Se ha creído pintado en la década de 1655-65 por Mayer y por el propio Angulo; Muñoz reduce la posibilidad de la ejecución en cinco años, entre 1655-60 y Curtis opina que pertenece a la segunda manera del pintor (Texto extractado de Orihuela, M. en: Pintores del reinado de Carlos II, Museo del Prado, 1996, p. 98).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados