Hoy en el Museo

00.00hCurso Grandes Obras del Museo del Prado on line. Exclusivo para Amigos del Museo

11.00hItinerario didáctico

11.30hLa obra invitada

12.30hLa obra invitada

16.30hLa obra invitada

17.00hItinerario didáctico

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
E00158
Autor
Bonanome, Giovanni Battista; Bonanome, Nicola
Título
El emperador Vitelio
Cronología
1562 - 1565
Técnica
Esculpido
Materia
Mármol blanco
Medidas
92 cm x 84 cm x 47 cm - 243,8 kg
Escuela
Italiana
Tema
Retrato
Expuesto
No
Procedencia
Colección Real (colección de Felipe II, jardines de la Casa de Campo, Madrid, 1571).

La cabeza es de mármol blanco; el torso está tallado en un gran bloque de mármol de portasanta, en el que aparecen figurados los siguientes elementos: la túnica bajo el cuello y sobre el hombro derecho -en sustitución de las ptériges-, el paludamento, la fíbula y la coraza. La peana es de mármol blanco con motas grises. La costumbre renacentista de realizar series de bustos para representar a los Doce Césares biografiados por Suetonio planteó graves problemas: algunos emperadores, como Calígula y Nerón, habían sufrido la damnatio memoriae, por lo que apenas quedaban retratos suyos. Pero era más grave el problema que presentaban los tres emperadores del periodo 68-69 d.C.: de Galba, Otón y Vitelio no quedaban prácticamente más que las monedas. En tales circunstancias, se decidió, con cierta ligereza, identificar como Vitelio un busto de la colección Grimani (hoy en el Museo Arqueológico de Venecia), aunque sea, en realidad, una obra de la época de Trajano (98-117 d.C.). De la popularidad de este retrato pueden dar fe las cuatro copias que conserva el Prado: E158, E331, E353 y E361, de las que esta es la más grandiosa (Carrasco Ferrer, M., La púrpura del Imperio, 1999: 74). Schröder apunta la posibilidad de que esta obra, junto con E351 y E221, forme parte de una de las dos series de bustos de emperadores que vinieron en 1565 desde Roma con el escultor Nícolo Bonanome a Madrid, donde su hermano Juan Bautista ya trabajaba como escultor del rey. Estilísticamente, estos tres bustos se parecen mucho a los de la otra serie (E151, E390 y E375), sin embargo, por su tamaño monumental, tienen que pertenecer a una serie independiente. A pesar de no gustar al rey, estas dos series fueron mandadas a la Casa de Campo para decorar los jardines. El realismo de este Vitelio y el de Vespasiano (E221) es el mismo que el de los retratos de la otra serie, con sus pupilas perfiladas y el cuidadoso tratamiento de la carnación, abundante e hinchada. Solo los bustos están realizados de otra manera, en piedra maciza, posiblemente para aguantar mejor el gran peso de las cabezas. Con mucha probabilidad fueron los hermanos Juan Bautista y Nícolo Bonanome, junto con Juan Antonio Sormano, también escultor del rey, los que realizaron en los años 60 del siglo XVI las dos series. Esto quedaría confirmado por una carta del año 1565 que dice que Nícolo Bonanome no solo mandó las dos series de emperadores desde Roma a Madrid, sino también una testa d`uno fauno e quattro testicciole piccole, conservándose en el Museo del Prado un Fauno (E347) que está trabajado de la misma manera que los grandes bustos de emperadores (Texto extractado de Schröder, S. en: El coleccionismo de escultura clásica en España, Museo Nacional del Prado, 2001, pp. 49-54).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados