Las meninas de Picasso (1973), de Richard Hamilton

A comienzos de la década de 1970 la editorial de arte alemana Propyläen Press se embarcó en el proyecto de publicar una carpeta de estampas bajo el título Homenaje a Picasso (1974, con estampas de sesenta y cuatro artistas), coincidiendo con el noventa cumpleaños del pintor. Con este motivo el reconocido artista británico, Richard Hamilton, aceptó el desafío, contando para ello con el talento del maestro impresor de Picasso, Aldo Crommelynck.

La idea del artista consitió en rendir tributo a Picasso a la vez que mostraba su admiración por Velázquez. Gracias a la cantidad de pruebas de estado y dibujos preparatorios conservados, se puede reconstruir la composición final de Hamilton. Puesto que la intención era permanecer cerca del modelo velazqueño, copió los elementos arquitectónicos del soberbio interior a partir de un dibujo en acuarela del interior. Partiendo de este escenario, fue colocando a los personajes empleando los diversos estilos artísticos característicos de Picasso. En principio asignó el cubismo analítico a la dama de compañía a la izquierda de la Infanta, pero finalmente cambió de idea “porque la más importante aportación de Picasso al arte, debía pertenecer claramente al personaje principal, la Infanta. Ese cambio produjo una transformación en el grupo y empezó a surgir una relación creíble entre los actores; el periodo clásico fue entonces adjudicado a la joven “menina” que la Infanta tiene a su derecha. En cuanto a los otros personajes, desde el enano de la época rosa que provoca a un mastín convertido en toro hasta la dueña neoclásica, no fueron difíciles de encontrar en la prolífica producción de Picasso”.

El plan del artista era introducir todas las posibilidades de técnica e instrumentos que pueden utilizarse para grabar una lámina de metal: aguafuerte, barniz blando, aguatinta al azúcar, buril, etc. No sería sólo un muestrario de estilos, sino también de virtuosismo técnico.

Además, la observación del aguafuerte de Goya reinterpretando la gran pintura de Velázquez supuso para Hamilton la sintonía con aquellos otros artistas que habían sentido la necesidad de deconstruir la escena con la esperanza de encontrar el secreto de su genialidad, “no como un deseo de encaramarse a los hombros de un gigante, sino de postrarse a los pies de una figura noble y superior a la que sólo cabe tratar de emular”. Como continúa diciendo el propio artista: “fue una experiencia extraordinaria trabajar en mi primera plancha de Las meninas de Picasso, con Aldo Crommelynck, el maestro impresor [París] que había hecho nacer centenares de aguafuertes de Picasso durante más de veinte años. El grabado resultante, del que todavía me enorgullezco, no tiene parangón en mi obra”.

La estampa Las meninas de Picasso (Prueba de Artista AP 4/15) fue donada por el artista al Museo tras la exposición celebrada en el Prado Las meninas de Richard Hamilton.

Procedencia

Colección de Richard Hamilton.

Bibliografía

Las meninas de Richard Hamilton, Madrid, Museo Nacional del Prado, 2010.

Donación del artista

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados