El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Desastre 77. Que se rompe la cuerda
Goya y Lucientes, Francisco de
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Goya y Lucientes, Francisco de

Fuendetodos, Zaragoza, 1746 - Burdeos (Francia), 1828

Goya y Lucientes, Francisco de

Goya nació accidentalmente en Fuendetodos, pueblo de su familia materna. Braulio José Goya, dorador, de ascendencia vizcaína, y Gracia Lucientes, de familia campesina acomodada, residían en Zaragoza, donde contrajeron matrimonio en 1736. Francisco fue el cuarto de seis hermanos: Rita (1737); Tomás ( ...

Fuente: Museo Nacional del Prado

Ver ficha de autor

Desastre 77. Que se rompe la cuerda

Siglo XIX. Aguada, Aguada bruñida, Aguafuerte, Punta seca sobre papel, 178 x 221 mm. No expuesto

El título que aparece en la estampa recuerda el refrán español “La cuerda se rompe siempre por lo más flojo”. Una atenta comparación entre el dibujo y la estampa permite ver una serie de diferencias que afectan al significado de ambas. Comenzando por la cuerda a la que alude el título, el dibujo podría haberse llamado “en la cuerda floja”, pues las líneas invitan a pensar más en un movimiento lateral que produzca inestabilidad que en una posible rotura. Sin embargo, en la estampa, la cuerda muestra una serie de nudos en la izquierda y zonas medio deshechas y débiles en la derecha que transmiten una sensación semejante de inestabilidad, pero a la que se añade un factor de riesgo debido a su fragilidad, y que justifica plenamente el título. El segundo e importante cambio afecta a la indumentaria de su protagonista y, por tanto, a su identificación. En el dibujo lleva una tiara, una sotana blanca y una capa oscura, presumiblemente roja, que son atributos tradicionales de la vestimenta papal. Mientras, en la estampa el principal elemento identificativo, la tiara papal, ha sido suprimido. Finalmente en el tránsito del dibujo al grabado se han definido con precisión los rostros y actitudes del gentío que, en un espacio urbano, observa bulliciosamente la peligrosa situación en la que se encuentra el religioso, y, entre ellos, una mujer que le mira de reojo al tiempo que señala con el índice la cuerda por su parte más débil, y con la boca abierta parece decir “que se rompe la cuerda”. La clave para entender esta obra radica por tanto en la identidad del funámbulo. Atendiendo a la indumentaria, en el dibujo es inequívocamente un papa, y en la estampa, en lo que algunos han calificado de ejercicio de autocensura, Goya le ha quitado su principal seña de identidad. En el conjunto de los Caprichos enfáticos, la presencia de religiosos es frecuente: en el Desastre 73 Gatesca pantomima, un cardenal contempla con beneplácito la entronización de los animales de la noche; en el Desastre 74 Esto es lo peor! un monje se postra ante el lobo; en el Desastre 75 Farándula de charlatanes el que podría ser un cardenal con cabeza de ave se postra ante un variopinto conjunto de animales; en el Desastre 76 El buitre carnívoro un religioso bendice desde el fondo la expulsión del ave, y, en el Desastre 79 Murió la Verdad, un obispo bendice su cadáver. En todos los casos no es posible apreciar valoración positiva alguna de la actitud de la Iglesia tras el regreso de Fernando VII, y en ese mismo sentido ha de ser entendida esta obra. Por otra parte, uno de los aspectos más debatidos de los Caprichos enfáticos ha sido su datación. Aunque defendemos que fueron grabados entre 1814-1815, se ha apuntado la tesis de que los últimos lo hubiesen sido entre 1820 y 1823 y, por tanto, se deberían interpretar como el símbolo de la precaria posición de la Iglesia y su pérdida de prestigio en vísperas del nuevo triunfo de la constitución durante el Trienio liberal. Los atributos papales y cierto parecido físico han llevado a identificar al protagonista con Pío VII quien, durante el imperio de Napoleón, se mantuvo en una delicada posición. Sin embargo, sorprende que, en un contexto básicamente alegórico, Goya se cuide de representar a un personaje concreto, en contra de lo que había hecho hasta entonces en la serie, aunque es cierto que en esas mismas fechas estaba trabajando en la Tauromaquia, donde en numerosas obras define con precisión a algunos de sus protagonistas. De acuerdo con su modo de trabajar, es más lógico pensar que el artista utilizase los atributos del papado para referirse de forma alegórica al papel de la Iglesia y, en todo caso, a la figura del cardenal Luis María de Borbón, presidente de la Regencia, quien al finalizar la guerra hubo de debatirse entre seguir las directrices emanadas de las Cortes de Cádiz que obligaban a Fernando VII a jurar la Constitución o aceptar directamente la autoridad real, como así sucedió el 16 de abril de 1814 en las cercanías de Valencia. La cuerda se rompería, por tanto, por la parte más débil, la de aquellos liberales que hubieron de replegarse tras la vuelta al absolutismo (Texto extractado de Matilla, J. M.: "Que se rompe la cuerda", en: Goya en tiempos de Guerra, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2008, pp. 344-346).

Multimedia

Ficha técnica

Obras relacionadas

Que se rompe la cuerda
Sanguina sobre papel verjurado, crema, Hacia 1817
No se convienen
Aguafuerte sobre papel avitelado, ahuesado, 1810 - 1814
Número de catálogo
G000758
Autor
Goya y Lucientes, Francisco de
Título
Desastre 77. Que se rompe la cuerda
Fecha
Siglo XIX
Técnica
Aguada; Aguada bruñida; Aguafuerte; Punta seca
Soporte
Papel
Dimensión
Alto: 178 mm.; Ancho: 221 mm.
Procedencia
Donación Tomás Harris, 1964

Bibliografía +

Nieto Alcaide, V., La guerra y lo imaginario en la pintura de Goya. En: Historias inmortales, Barcelona, 2003, pp. 319-329.

Matilla, José Manuel, Estampas españolas de la Guerra de la Independencia: propaganda, conmemoración y testimonio, Universidad de Salamanca, 2008.

Exposiciones +

Colaboración con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
Madrid
28.05.2009 - 20.10.2009

Fecha de actualización: 02-05-2019 | Registro creado el 22-07-2016

Más obras de Goya y Lucientes, Francisco de

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba