El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
El triunfo de la Iglesia
Rubens, Pedro Pablo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Rubens, Pedro Pablo

Siegen, Westfalia, 1577 - Amberes, 1640

Rubens, Pedro Pablo

Ningún pintor europeo del siglo XVII aunó como lo hizo Rubens talento artístico, éxito social y económico y un alto nivel cultural. Aunque su actividad se centró en la pintura, también realizó numerosos diseños para estampas, tapices, arquitectura, esculturas y objetos decorativos. Su obra, muy abun ...

Fuente: Museo Nacional del Prado

Ver ficha de autor

El triunfo de la Iglesia

Hacia 1625. Óleo, 63,5 x 105 cm. Sala 078

En 1625 la archiduquesa Isabel Clara Eugenia encargó a Rubens el diseño de una serie de veinte tapices con destino al Monasterio de las Descalzas de Madrid. Tratan el tema de la Eucaristía, dogma principal del catolicismo que la infanta defendía como princesa soberana de los Países Bajos meridionales. Las escenas fueron concebidas por Rubens a modo de desfiles triunfales, simulando ser telas colgadas de arquitecturas barrocas, que provocaban una efectista duda entre realidad e imagen artística. Las seis tablas que custodia el Prado (P1695-P1700) forman parte del proceso necesario para la realización de los tapices: son los modelos pintados por Rubens en los que se basan los cartones, mucho mayores, que los tapiceros usaron para confeccionar los tapices. Durante el siglo XVIII, cuatro de los cuadros sufrieron añadidos en sus cuatro costados y dos en su parte inferior y superior, los cuales han sido retirados para recuperar la composición original de las obras. El triunfo de la Iglesia es la más grande de las escenas que diseñó Rubens para la serie de la Eucaristía. El tapiz estaba probablemente destinado a ocupar un lugar central sobre el altar de la iglesia del convento de las Descalzas Reales. Rubens concibió esta escena espectacular a modo de triunfo romano, combinando así la iconografía cristiana con elementos clásicos. En un carro triunfal vemos a una mujer que representa a la Iglesia. Con ambas manos sostiene la custodia en la que la Hostia eucarística era transportada en las procesiones y expuesta ante los fieles. Detrás de ella hay un ángel a punto de colocarle la mitra papal, y delante, sobre el caballo blanco, otro que porta un dosel o canopeo con unas llaves de oro y plata, símbolos del pontificado. Un tercer ángel lleva la palma y la corona de laurel que simbolizan la victoria. Las ruedas del carro, con incrustaciones de piedras preciosas, arrollan a tres figuras (una apenas visible), acción que representa el triunfo de la Iglesia sobre el mal. Los dos personajes que caminan junto al carro -uno de ellos, atado con cuerdas, lleva los ojos vendados; el otro tiene orejas de burro- representan la Ceguera y la Ignorancia. Les sigue una mujer llevando la luz que ellos no ven. En la parte inferior se representa el perenne triunfo y gobierno de la Iglesia sobre el mundo: el globo terráqueo rodeado por la serpiente que se muerde la cola simboliza la eternidad, la pala del timón el gobierno y la palma la victoria (Texto extractado de Vergara, A.; Preciado, J. J.: Rubens. Guía de la exposición, Museo Nacional del Prado, 2010, p. 23 y Vergara, A.; Woollett, A.: Rubens. El triunfo de la Eucaristía, Museo Nacional del Prado, 2014, p. 72).

Multimedia

Ficha técnica

Autor
Rubens, Pedro Pablo
Título
El triunfo de la Iglesia
Fecha
Hacia 1625
Técnica
Óleo
Dimensión
Alto: 63,5 cm.; Ancho: 105 cm.
Serie
El triunfo de la Eucaristía

Exposiciones +

Rubens. Pintor de bocetos
Madrid
10.04.2018 - 05.08.2018

Ubicación +

Sala 078 (Expuesto)

Fecha de actualización: 19-09-2019 | Registro creado el 17-01-2018

Más obras de Rubens, Pedro Pablo

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba