El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Emblema de la Muerte
Steenwijck, Pieter
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Steenwijck, Pieter

Delft, 1615, 1656

Era hijo de Evert Steenwijck, “Brillenmaecker” (el que fabrica gafas) de Delft, y hermano menor del bodegonista Herman Steenwijck (1602/22–1656/76). Está documentada su formación en el taller de su tío David Bailly (1584-1657), apreciado retratista y bodegonista de Leiden. Al terminar su formación v ...

Ver ficha de autor

Emblema de la Muerte

1635 - 1640. Óleo sobre tabla, 36 x 46 cm.

Steenwijck aplica a la vanitas, género en el que, de acuerdo con los inventarios conservados, él se especializó, la estructura compositiva, gama cromática e iluminación características de los llamados bodegones monocromos de Willem Claesz Heda (P2754, P2655 y P2756) y Pieter Claesz (P2753). Así, los objetos están distribuidos sobre una sencilla mesa de madera a medio cubrir con un mantel y colocada en el plano inmediato al espectador, y se recortan contra un fondo neutro e iluminados por un potente haz de luz diagonal, de izquierda a derecha. El color, aplicado con una pincelada lisa y homogénea, se constriñe a la gama de marrones y amarillos, sólo rota por el blanco de los pergaminos. En este contexto cabe señalar que se trata de una de las escasas vanitas que incluyen una bolsa de viaje entre los objetos representados, en clara alusión, como dice Bergström, a la vida como viaje. Bergström recoge tres copias con variaciones de este bodegón realizadas por Hendrick Schook (1669-1696), pintor activo en Utrecht. Dos instrumentos musicales presentes en la composición, un laúd y una flauta dulce, ayudan a remarcar el carácter de vanitas de la obra. El artista hace alusión a la música como un elemento más del fugaz placer. Es frecuente en la pintura flamenca representar el laúd boca abajo en bodegones y naturalezas muertas, simbolizando el final de la música. La flauta se dispone en el interior de una calavera, enfatizando el citado sentido de vanitas por el contraste evocado entre el placer pasajero de la música y el destino final del hombre. Adquirido por Carlos IV. Vino del Palacio de Aranjuez en 1827, donde estaba en 1818 (Texto extractado de Posada Kubissa, T.: Pintura holandesa en el Museo Nacional del Prado. Catálogo razonado, Museo Nacional del Prado, 2009, p. 134).

Multimedia

Ficha técnica

Número de catálogo
P02137
Autor
Steenwijck, Pieter
Título
Emblema de la Muerte
Fecha
1635 - 1640
Técnica
Óleo
Soporte
Tabla
Dimensión
Alto: 36 cm.; Ancho: 46 cm.
Procedencia
Colección Real (adquisición de Carlos IV; Palacio de Aranjuez, Madrid, undécima pieza del cuarto del príncipe, 1818, nº 204; Aranjuez, 1827).

Bibliografía +

Inventario de las Pinturas del Museo Hecho a la Muerte del Rey Fernado VII, Madrid, 1834, pp. 53.

Bredius, Abraham, Het schildersregistar en Harmen Steenwijck, Oud Holland, 1890, pp. 143-148.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: catálogo de las pinturas, Museo del Prado, Madrid, 1972.

Valdivieso, Enrique, Pintura Holandesa del siglo XVII en españa, Universidad, Valladolid, 1973, pp. 370.

Bergstrom, Ingvar, Dutch Still-Life Painting in the Seventeenth Century, Hacker Art Books, Nueva York, 1983, pp. 147, 170.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: catálogo de las pinturas, Museo del Prado, Madrid, 1985, pp. 656.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, I, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1990, pp. 405.

Buendía, José Rogelio, El Prado. Colecciones de Pintura, Lunwerg Editores, Madrid, 1994, pp. 458.

Gemar-Koeltzsch, Erika., Holländische Stillebenmaler im 17. Jahrhundert, III, Luca, 1995, pp. 963 n.377/3.

Benito Olmos, Aurora, Arte y Música en el Museo del Prado, Fundación Argentaria Visor, Madrid, 1997, pp. 170.

El bodegón, Galaxia GutenbergCírculo de Lectores, Barcelona, 2000, pp. lám.50.

Posada Kubissa, Teresa, Pintura holandesa : en el Museo Nacional del Prado.Catálogo..., Museo Nacional del Prado, 2009, pp. 134-135.

Maurer, G., Goya: lo bello y lo recóndito. En: La belleza encerrada: de Fra Angelico a Fortuny, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2013, pp. 229.

Mena Marqués, M.; Albarrán, V., La belleza encerrada: de Fra Angelico a Fortuny, folleto, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2013, pp. 27 n.104.

Otros inventarios +

Inv. Fernando VII, Aranjuez, 1814-1818. Núm. 204.
QUARTO DEL PRINCIPE [...] Undécima Pieza [...] {21107} 204 / tabla dos quartas alto tres varas ancho varios atributos de la vida humana puestos sobre una mesa - Steenvich

Museo Real de Pinturas a la muerte de Fernando VII, 1834. Núm. fol.415.
CIento y catorce. Emblema de la muerte P.Steenwik.

Inv. Real Museo, 1857. Núm. 1504.
Steenwyk (Pedro) / 1504. Emblema de la muerte. / Una mesa con un paño, y sobre él una calavera, una flauta, libros y una maleta que simboliza el viage de la vida, etc. (tabla.) / Alto 1 pie, 2 pulg, 8 lin; ancho 1 pie, 7 pulg, 8 lin.

Catálogo Museo del Prado, 1873-1907. Núm. 1710.
1710.-(1504-N.)-Un emblema de la muerte.-Sobre una mesa una calavera, una flauta, libros, y una maleta que simboliza el viaje de la vida. / Vino al Museo del Pal. de Aranjuez. / Alto 0,34; ancho 0,46.-T.

Exposiciones +

La belleza encerrada. De Fra Angelico a Fortuny
Madrid
21.05.2013 - 10.11.2013

Holandeses en el Prado
Madrid
03.12.2009 - 11.04.2010

Objetos presentados +

Mesa

Recipiente

Libro

Laúd: El laúd está semioculto y boca abajo. Sólo se distingue parte de la caja con fondo abombado formado por láminas o “costillas” de madera en dos tonos. Es un cordófono de cuerda pulsada, en general de cuatro cuerdas, que aquí no se ven. El laúd evoluciona a partir de su ancestro directo, el “ud”, original de Medio Oriente que aparece en Occidente en los siglos IX y X. Floreció en toda Europa desde el medioevo al siglo XVIII. A mediados del siglo XVII el laúd era uno de los instrumentos más apreciados en Europa para la música solista y de acompañamiento, especialmente en Centro Europa.
La intención del artista es hacer al espectador buscar e interpretar los diferentes objetos y descubrir que la música es un elemento más del fugaz placer. Es común en la pintura flamenca representar el laúd boca abajo en bodegones y naturalezas muertas, simbolizando que ha terminado la música.

Calavera / cráneo

Flauta dulce: Es una flauta dulce, con canal, seis agujeros digitales y pabellón ligeramente ensanchado. La calavera alberga la flauta ensalzando el sentido de “vanitas” explicado. La flauta, pintada con detalle, es la característica “de pico” del Barroco, usada en conjuntos de cámara junto al laúd. En el siglo XVII se produjeron varios cambios en la construcción del instrumento, resultando en lo que se conoce como "flauta dulce barroca" . Las innovaciones permitieron una tesitura de dos octavas cromáticas, y la obtención de un timbre más "dulce" que los modelos anteriores. Durante el siglo XVII, en forma algo confusa, el instrumento es a menudo llamado simplemente "Flauta" (Flauto en italiano), mientras que la flauta travesera es denominada "Traverso".

Fecha de actualización: 19-11-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba