El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Job soporta los improperios de sus amigos
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Job soporta los improperios de sus amigos

1587 - 1589. Aguada, Pluma, Preparado a lápiz, Tinta parda, Estarcido sobre papel, 333 x 227 mm. No expuesto

En 1574, siguiendo las instrucciones de su padre, Felipe II comenzó a trasladar los primeros cuerpos reales de sus ancestros al monasterio de San Lorenzo del Escorial, donde debían ser enterrados en el panteón familiar creado por deseo de Carlos V. Para las honras fúnebres del emperador Carlos V -cuyos restos mortales habían permanecido en el monasterio de Yuste hasta 1558- se bordó en los talleres del monasterio un rico terno con escenas de la vida de Job. Este dibujo, que ha sido punteado para su traspaso a la tela por medio de la técnica del estarcido, representa una de las diversas escenas que narran las vicisitudes de este personaje bíblico. Al igual que el resto de los diseños para bordados del Escorial conservados, este se puede fechar entre 1587 y 1589. La economía y sencillez del dibujo, en el que solo aparecen las figuras principales, concuerdan con el estilo preferido por la iglesia contrarreformista, que busca en el arte la magnificencia, solemnidad e inmediatez de lo sagrado a través de la honestidad y decoro en todos sus personajes, presentando las imágenes e historias sagradas de una manera comprensible, edificante y naturalista. Es muy posible que la composición de esta escena en concreto se haya inspirado, al igual que otros dibujos para bordados del Escorial, en estampas de artistas como Durero, Cornelis Cort o Maarten van Heemskerck, o en las realizadas para Biblias alemanas como la de Hans Lufft (1550). A pesar de recibir de Felipe II, y desde 1564, varios encargos previos externos, el taller no funcionó con asiduidad hasta 1570, cuando se regularizan las nóminas de los bordadores. A partir del año 1581 se comenzaron a bordar para el Real Monasterio ornamentos con la técnica característica de este obrador, la de oro matizado, siendo los de mayor calidad -como los de la Infancia de Jesús- los realizados en la segunda época del obrador (desde 1579 a 1598, fecha de la muerte de Felipe II), un periodo de gran actividad.

Es muy probable es que el tema elegido para las honras fúnebres de Carlos V tuviese como fin crear una comparación aleccionadora entre la vida del monarca y la del Santo Job, no muy distinta a la presente en la estampa conservada en el British Museum (1868,0822.2825) que compara en dieciséis escenas los sufrimientos del rey inglés Enrique VI (1422-1461) con los de Job. Este santo, cuya vida se narra en el Libro de Job (Antiguo Testamento), soportó los castigos a los que le sometió el demonio en su intento de probar a Dios que Job era un hombre fiel y justo solo porque se le había bendecido con numerosas dichas (una familia de diez hijos, grandes riquezas, el respeto de su familia, amigos y vecinos). La escena que se representa en este dibujo describe el momento en que, tras haber sufrido la muerte de todos sus hijos, la pérdida de sus ganados y de toda su fortuna y de haber sido cubierto por pústulas, Job recibe la visita de sus amigos Elifaz de Temán, Bildad de Súa, Sofar de Naamá y del joven Elihú (probablemente el muchacho de espaldas en primer término), que después de expresarle sus condolencias y de intentar consolarle, le reprochan su debilidad y su ignominia. Por su características, el dibujo de Job soporta los improperios de sus amigos puede ser atribuido al Maestro D, que Angulo y Pérez Sánchez describieron como una poderosa personalidad, claramente diferenciable de los otros maestros, que podría estar relacionado de alguna manera con Diego López de Escuriaz. A este maestro y a su círculo se han atribuido varios dibujos sin un tema iconográficamente claro, que a partir del descubrimiento de este folio de Job podrían relacionarse con la vida del personaje bíblico y las diversas escenas que debieron adornar el terno.

En la actualidad se conservan noventa y un dibujos para bordados en el Escorial, encuadernados por el padre Quevedo (1854) en dos volúmenes, casi todos picados para transferir el dibujo al tejido por medio del estarcido, y todos realizados con tinta sepia, algunos con ligeros toques de albayalde. La mayoría representan pasajes de la infancia y la vida de Cristo, y solo algunos se salen de estas temáticas. Este conjunto de dibujos ha recibido la atención de pocos estudiosos desde su hallazgo en un arca de la Biblioteca del monasterio a mediados del siglo XIX. Los artistas que trabajaban en ese momento en el Escorial fueron los encargados de dibujar las historias para los ternos ricos y en su Descripción de la VIII maravilla del Mundo, Juan Alonso de Almela (1594) describía los talleres del obrador, que contaban con 15 cuadros de lienzos guarnecidos de varias historias, de buenas manos de extranjeros. Algunos de ellos, que se atribuyeron en su momento a Pellegrino Tibaldi (1527-1596) y Juan Fernández Navarrete el Mudo (h.1538-1579), aparecieron reproducidos por Cruzada Villaamil en la revista El Arte en España; posteriormente Paulina Junquera hizo una primera catalogación y atribución de los dibujos (1963); el padre Zarco Cuevas saca a la luz la labor de Diego López Escuriaz (1538-1590) y Miguel Barroso (1538-1590, act. en el Escorial 1587-90), discípulo de Gaspar Becerra; y después fueron Diego Angulo y A. E. Pérez Sánchez los que se interesaron por este tema en su A Corpus of Spanish Drawings, creando para los dibujos no atribuibles a Escuriaz y Barroso figuras de varios maestros anónimos -desde el Maestro A hasta el Maestro D y sus respectivos círculos-, probablemente oficiales trabajando bajo un maestro, para clasificar los dibujos agrupándolos según su estilo. No se ha avanzado mucho en relación a las atribuciones desde esta última publicación (Texto extractado de Cenalmor, E. en: No solo Goya, 2011, pp. 157-161).

Ficha técnica

Número de catálogo
D007840
Autor
Anónimo
Título
Job soporta los improperios de sus amigos
Fecha
1587 - 1589
Técnica
Aguada; Pluma; Preparado a lápiz; Tinta parda; Estarcido
Soporte
Papel
Dimensión
Alto: 333 mm.; Ancho: 227 mm.
Procedencia
Colección de la familia Madrazo (José de Madrazo y sus hijos Federico, Luis y Juan de Madrazo y Kuntz); por herencia a María Teresa Madrazo y Madrazo, 1897; Mario Daza Campos, 1940; hermanas Daza Juliá, 1943; adquirido a Juan José Daza del Castillo, 2006

Bibliografía +

Junquera, Paulina, ''El obrador de bordados de El Escorial'' en: El Escorial, 1563-1963, II, Ediciones Patrimonio Nacional, Madrid, 1963, pp. 551-582.

Angulo Íñiguez, Diego (1901-1986), A corpus of Spanish drawings, I, Harvey Miller, Londres, 1975, pp. 67-76.

Beltrán Tamayo, P., Dibujos preparatorios de ornamentos, paños e insignias litúrgicos realizados para el taller de bordados de El Escorial. Tesis doctoral inédita., Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2000.

Museo Nacional del Prado, No solo Goya : adquisiciones para el Gabinete de Dibujos y E..., Museo Nacional del Prado, Madrid, 2011, pp. 157-161.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 2756.

Exposiciones +

No solo Goya. Adquisiciones para el Gabinete de dibujos y estampas del Museo del Prado 1997-2010
Madrid
05.05.2011 - 28.08.2011

Fecha de actualización: 06-05-2019 | Registro creado el 16-03-2017

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba