El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
La Musa Talía
Ajello, Eutichio
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Ajello, Eutichio

Gala (Messina), 1711 - Gala, 1793

Filósofo y teólogo, fue abad del Monasterio de Gala, donde realizó sus primeros estudios. Impartió Filosofía en París. Fue miembro y maestro de la Academia de Londres. Sería llamado a España por Isabel Farnesio, mujer de Felipe V, quien le nombraría su bibliotecario y anticuario. Retornado a Italia, ...

Fuente: Museo Nacional del Prado

Ver ficha de autor

La Musa Talía

Mediados del siglo XVIII. Lápiz sobre papel, 480 x 337 mm. No expuesto

Obra que forma parte del conjunto de las Musas, sin duda el más importante de la colección reunida por Felipe V e Isabel de Farnesio, aun hoy, uno de los orgullos del Prado. Este importante coro de ocho figuras sedentes, de las que el Cuaderno de Ajello reproduce siete, olvidando la de Urania, dio nombre a la sala en que Cristina de Suecia lo alojó en el Palacio Riario, y “Sala de las Musas” se ha seguido llamando toda estancia ocupada por el grupo, tanto en La Granja como en el Museo del Prado.

Merece la pena recordar aquí que el punto de partida y modelo de estas figuras fue un ciclo de las nueve Musas adscribible al ambiente rodio del siglo II a. C. De este conjunto original, los copistas romanos tomaron las figuras sentadas, sustituyeron las que estaban en pie por repeticiones de los modelos sedentes, de ahí que Calíope y Urania deriven del mismo prototipo, y que otro tanto ocurra con Terpsícore y Euterpe y construyeron así para el emperador Adriano y en concreto para el “teatro griego” de su Villa en Tívoli, un ciclo con las nueve imágenes. Según, Pirro Ligorio las ocho imágenes fragmentadas aparecieron en Tívoli bajo el pontificado de Alejandro VI (1492-1503) y fueron poco después “trasportate nella vigna di papa Clemente settimo, presso Roma sul colle detto Montemare del Vaticano”. Sin duda, en este lugar de Monte Mario, conocido como Villa Madama, serían contempladas entre 1532 y 1536 por el artista holandés Marten van Heemskerck, quien se entretuvo en dibujar cuatro de ellas: Terpsícore, Erato, Polimnia y la Calíope.

Durante más de un siglo, nadie se ocupó de ellas, ni ordenó restaurarlas. Fue Cristina de Suecia quien, tras adquirirlas hacia 1660 o poco después, tomó la iniciativa de esta labor, las hizo completar con brazos y cabezas nuevos, encargó al escultor Francesco Maria Nocchieri la realización de un Apolo que dominase el grupo y las instaló en una magnífica sala de su palacio romano, donde ella misma se sentaba como novena Musa para completar el ciclo mitológico. Muerta Cristina, don Livio Odescalchi compró sus colecciones en 1692, y poco después se instaló en el Palacio Chigi. Sin duda fue allí, si no el Palacio Riario, donde se hicieron los dibujos de las esculturas, tanto de las Musas como del Apolo, que pocos años después publicaron Maffei y Rossi.

Durante más de siglo y medio, estos grabados de 1704, que representan a las Musas sobre sus pedestales barrocos, fueron, para toda Europa, la única imagen conocida del conjunto escultórico. Poco faltaba para que concluyesen las conversaciones entre los Odescalchi y los representantes de los Reyes de España y para que, en consecuencia, abandonasen Italia las esculturas, cuando los grabados de Maffei eran reproducidos en L´Antiquité expliquée et représentée en figures (1722) de Bernard de Montafaucon, verdadera enciclopedia de la Antigüedad en el siglo XVIII. El estudio de Ajello habría constituido, si hubiera llegado a la imprenta, un verdadero hito en la apertura de España a la cultura arqueológica de su época. Los dibujos del Cuaderno no muestran diferencias sentibles con los grabados de Maffei, pero son mucho más detallados y respetan mejor las proporciones de las figuras, por lo que hubieran sido muy útiles para los estudiosos. En una palabra, el hecho de que la empresa de Ajello se malograra, por las razones que fuesen, da retrospectivamente a quienes como Winckelmann consideraban la partida de esculturas antiguas hacia nuestro país como un secuestro que las apartaba de la investigación.

Llegadas a España, las Musas fueron marcadas con la flor de lis heráldica de Isabel de Farnesio e instaladas en la “pieza cuarta” de la Galería de Estatuas de La Granja, donde A. Ponz las describe en compañía del Apolo de Nocchieri, una Pomona (Venus de Madrid, E000044), una Minerva (Atenea Prómacos, E000424), el busto de Antínoo (E000060), el busto entonces identificado como Alejandro (Aquiles E000110) y otras ocho cabezas de emperadores y otros personajes. Fue sin duda, en este emplazamiento, donde estudio el conjunto el abate Ajello. Nadie ha sabido determinar la autoría de las restauraciones. En 1788, fueron llevadas varias esculturas de La Granja a Aranjuez y la “sala cuarta” perdió así su Apolo, su Pomona y su Minerva. Para compensar se introdujo en ella el Apolo colosal (E000004) de la colección Odescalchi. Así se encontraría la sala hasta el traslado de las esculturas a Madrid, y sabemos que a lo largo del siglo XIX, y en las primeras décadas del XX se intentó mantener ese ambiente en el Palacio de la Granja con vaciados en yeso de las esculturas, aunque aportando ciertas variaciones.

Esta musa ha sufrido a lo largo de los siglos múltiples cambios, que afectan a su propia identificación. El hecho de que la colección de Cristina de Suecia solo constase de ocho musas, en lugar de las nueve canónicas, supuso desde el principio la necesidad de escoger entre las dos dedicadas al teatro (Melpómene para la tragedia, Talía para la comedia) a la hora de dar nombre a la aquí representada. Actualmente no hay duda, a la luz de la tipología de la máscara -cuya mitad inferior es auténtica- de la identificación de la figura como Talía; pero Cristina de Suecia quiso convertirla en Melpómene, y para ello encargo que se le colocase, entre otras restauraciones, una clava bajo la máscara: la alusión a Heracles, y a tragedias como La locura de Heracles de Eurípides o el Hércules furens de Séneca, se mostraba así de forma explícita. El motivo de esta elección se aclara cuando se reconoce la cabeza aquí figurada, y hoy conservada en los almacenes del Museo del Prado (E000661): se trata de una restauración barroca, y en concreto de un retrato de la propia reina Cristina, que sin duda quiso representarse así de protectora del Teatro di Tor di Nona en Roma; en este teatro hizo representar óperas entre 1671 y 1674.

La escultura llegó a La Granja en el mismo estado en que la dejó Cristina de Suecia, lo que permitió la pervivencia de su identificación como Melpómene hasta principios del siglo XIX: todavía podemos contemplarla con ese aspecto en el vaciado en yeso que se conserva en Sal Ildefonso. Pero al pasar la escultura al Real Museo de Madrid, Valeriano Salvatierra le retiró la cabeza, la clava y la mano izquierda, esta última se conserva casi con seguridad en los almacenes del Museo (F000062), dejándola en un estado sin duda más “arqueológico”, pero menos reconocible: para el inventario 1849-1857 es, sencillamente, la pieza no 480 ”una estatua de Musa sin cabeza” y ni siquiera Hübner se atreve a darle nombre. Es evidente que Salvatierra pretendía reconstruir todas las Musas realizándolas cabezas nuevas, pero murió sin concluir dos de ellas: la destinada a la presente obra y la que había de llevar Terpsícore: estas dos testas inacabadas aparecen como tales, y como destinadas a las Musas, en el inventario de 1849-1857 y es muy probable que una de ellas haya llegado hasta nosotros, conservada en los almacenes como E000646.

Esta escultura permanece mutilada y descabezada durante toda la segunda mitad del siglo XIX y las primeras décadas del XX, permitiendo a Barrón su correcta identificación con la Musa Talía, que ya nadie pondrá en duda durante nuestro siglo. Pero en 1935 se decide su restauración, colocándole encima, sin ningún criterio, la cabeza barroca que Cristina de Suecia había mandado realizar para la Musa Polimnia: fruto de esa intervención desafortunada, cuyas huellas de cemento aparecen visibles en el cuello, es el aspecto que presenta hoy la estatua.

El dibujo forma parte del conocido como Cuaderno de Ajello formado por un conjunto de cincuenta y nueve hojas sueltas, con dibujos a lápiz, destinadas a servir de modelo para la realización de una serie de grabados, que debían ilustrar un catálogo descriptivo de las esculturas reunidas por Felipe V y su esposa, Isabel Farnesio, en el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso.

Museo Nacional del Prado, El Cuaderno de Ajello y las esculturas del Museo del Prado, Madrid, Museo del Prado, 1998, p.110-113

Ficha técnica

Obras relacionadas

La Musa Talía
Mármol blanco, 130 - 150
Número de catálogo
D003862
Autor
Ajello, Eutichio
Título
La Musa Talía
Fecha
Mediados del siglo XVIII
Técnica
Lápiz
Soporte
Papel
Dimensión
Alto: 480 mm.; Ancho: 337 mm.
Serie
Cuaderno de Ajello, Dibujo 33
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Museo Nacional del Prado, El Cuaderno de Ajello y las esculturas del Museo del Prado, Museo del Prado, Madrid, 1998, pp. 110-113.

Schröder, S. y Elvira Barba, M.A., ''Eutichio Ajello (1711-1793) y su descripción de la célebre Real Galería de San Idelfonso'', Boletín del Museo del Prado, XXIV, 2006, pp. 40-88.

Simal, M., Isabel de Farnesio y la colección real española de escultura. Distintas noticias sobre compras, regalos, restauraciones y el encargo del cuaderno de Ajello, Reales Sitios, LXXIX, 2006, pp. 267-268.

Azcue Brea, L., El origen de las colecciones de escultura del Museo del Prado. El Real Museo de Pintura y Escultura, El taller europeo. Intercambios, influjos y préstamos en escultura moderna europea. I Encuentro europeo de museos con colecciones de escultura, 2012, pp. 73-108.

Otros inventarios +

Inv. General, Sección 3ª. Dibujos, grabados, acuarelas y miniaturas, 1879. Núm. 209.
"209. Sesenta y seis dibujos sueltos al lapiz que representan las Estatuas antiguas de San Yldefonso en cincuenta y nueve hojas de las que siete contienen dos dibujos cada una- A. Desconocido. Alto de la cartera 0,31 ancho 0,53. Forada [sic.] de percalina verde- Corresponden estos dibujos al testo del mismo asunto que figura en la biblioteca con el nº..."

Exposiciones +

El cuaderno de Ajello y las esculturas del Museo del Prado
Madrid
19.10.1998 - 03.01.1999

Fecha de actualización: 02-05-2019 | Registro creado el 12-07-2018

Más obras de Ajello, Eutichio

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba