El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Promulgación de la Constitución en Cádiz, 1812
Sagau y Dalmau de Galcerán, Félix
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Sagau y Dalmau de Galcerán, Félix

Barcelona, 1786 - Madrid, 1850

Nacido en Barcelona en 1786, a partir del año 1800 empezó sus estudios de dibujo, grabado en hueco y escultura en la Escuela de Nobles Artes de su ciudad, patrocinada por la Junta de Comercio, donde obtuvo sucesivos premios. En abril de 1804 solicitó a la Junta la concesión de una pensión para pasar ...

Ver ficha de autor

Promulgación de la Constitución en Cádiz, 1812

1812. Bronce plateado

Medalla conmemorativa de la promulgación de la Constitución de Cádiz. En el anverso, cabeza laureada de Fernando VII, a la derecha. Al reverso, sobre un acantilado, las alegorías de España y América, personificadas en dos guerreros con sus atributos, se estrechan la mano y sostienen el libro de la Constitución apoyado sobre dos globos terráqueos, con una leyenda. Junto al primero, un león echado a sus pies y dos pilares con el lema PLUS ULT, y al lado del segundo y en el suelo, una cornucopia. En lo alto una estrella resplandeciente y a lo lejos un navío.

El 19 de marzo de 1812 se juró y promulgó solemnemente la Constitución política española en Cádiz, legítima para el territorio metropolitano y las posesiones ultramarinas.

La creación de esta medalla conmemorativa se debió a la iniciativa privada de dos particulares, don Ramón Roblejo Lozano y don Ciriaco González Carvajal, que en el mismo mes de marzo ofrecieron una donación de 1.200 pesos fuertes, respectivamente, para la acuñación de una medalla «en memoria de la publicación de la Constitución Política de la Monarquía Española». Esta cantidad luego la elevarían a un total de 18.000 reales.

Las Cortes Generales y Extraordinarias, en sesión secreta de 3 de junio, admitieron los ofrecimientos y encargaron su cumplimiento a la regencia del reino que, pensando en el importante papel propagandístico que aquella tendría, creó una comisión encargada de supervisar su realización. Las primeras decisiones de esta comisión fueron elegir al artista que llevaría a cabo la obra -consideraron a Félix Sagau «el más capaz de desempeñar esta importante obra con la conveniente perfección, y de modo que haga honor a las artes dentro y fiera de la Nación»- y presentar el 2 de junio de 1812 el siguiente proyecto al grabador: «En el anverso estará el busto de nuestro Monarca el Sor Don Fernando 7o: y para que este retrato no sea una obra extraña al objeto, dirá la leyenda enrededor: Fernando 7o por la gracia de Dios y por la Constitución de la Monarquía Rey de las Españas: que es lo mismo que fijar la época en que nuestro amado y ausente Rey se entiende reinar por la Constitución». «En el reverso se presentará un livro avierto donde se leerá "Constitución política de la Monarquía Española". Reposará este libro sobre dos Globos que símbolo de los emisferios españoles tendrán a cada lado un Mancebo, o genio, uno representará la España europea y otro la España americana: ambos dándose las manos sostendrán el libro que los Representantes de ambas Españas han formado, y que estará reposando sobre los dos emisferios que han de regir sus leies. Estos dos genios tendrán a sus pies el uno un león y el otro una Cornucopia cargada de monedas: detrás del primero se descubrirám en último término las dos Columnas de Hércules; y el segundo un Navío navegando que simbolizará el medio de comunicación de ambos emisferios. Encima del libro se verá una estrella cuyos rayos vendráb a dar sobre el libro de la Constitución simbolizando la inmortalidad. Habrá por fin en el reverso, una leienda que señale el día, mes y año en que la Constitución fue publicada en Cádiz». «Las figuras y todos los accesorios no menos que el Busto estarán modelados con un gusto verdaderamente artístico, capaz de representar decorosamente el objeto y de honrar a las artes entre nosotros, circunstancia importante en una medalla, y de que está segura la Comisión. Ésta ha ajustado el gravado de los troqueles con los pequeños gastos accesorios hasta darlos concluidos en 20 mil rles de vn precio módico atendida la dificultad de la obra, y como las de esta clase suelen pagarse en Europa a los profesores que sepan desempeñarlas como el designado».

El mismo escrito de la comisión establecía que la cantidad donada se depositaría en la secretaría de las Cortes y se repartiría al «profesor» en dos o tres pagos, según fuera adelantando en la obra, dejando el último para cuando estuviesen concluidos los troqueles, subvencionando así todo su costo. Y añadía, «como que las obras de esta especie de nada sirven sino se multiplican o difunden las medallas lo mas que se puedan. Así convendrá abrir una suscripción para el público, y distribuir un cierto número en las Cortes y el alto Gobierno».

Una vez terminada la producción los troqueles quedarían en propiedad de las Cortes, depositados en su archivo.

En 7 de julio de 1812 Félix Sagau, grabador general de la Casa de Moneda, aceptó el diseño y condiciones presentadas por la comisión y se libraron 10.000 reales a favor como mitad de la cantidad en que se había obligado abrir los cuños. Un año más tarde, un escrito del 10 de julio de la comisión encargada, a la vez que informaba de que los dos troqueles estaban ya concluidos, presentaba las últimas propuestas a las Cortes para su aprobación.

De esta medalla se acuñaron finalmente dieciséis ejemplares en oro, cuatrocientos sesenta y dos en plata y otros cuatrocientos veinticuatro en cobre. Las medallas de oro y plata fueron enviadas a la secretaría de las Cortes el 10 de octubre de 1813; las de cobre, cuando se concluyeron dos meses más tarde, las llevó el propio Sagau a Madrid para su distribución entre los diputados de las Cortes Generales y Extraordinarias.

Otro escrito fechado en Cádiz en marzo del siguiente año, 1814, dos meses antes de la nueva proclamación de Fernando VII como rey absoluto, nos informaba de que en esa fecha se solicitó a las Cortes la posibilidad de hacer una nueva suscripción, pero recordaba que Sagau ya estaba en Madrid, que los troqueles eran propiedad del Congreso y que la Casa de Madrid estaba mejor preparada para acuñar las nuevas medallas, por lo que en esta ciudad se harían las reservas tant para los señores diputados como paara el público. No volvemos a saber nada de esta propuesta, pero no parece que la situación política fuera favorable para llevar a cabo esta nueva suscripción y tirada de medalla.

(Texto extractado de: Cano Cuesta, M., Catálogo de Medallas Españolas, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2005, p. 238-240).

Ficha técnica

Número de catálogo
O01618
Autor
Sagau y Dalmau de Galcerán, Félix
Título
Promulgación de la Constitución en Cádiz, 1812
Fecha
1812
Técnica
Acuñación
Materia
Bronce plateado
Dimensión
Diámetro: 56,5 mm.; Peso: 74,91 g.; Grosor: 4 mm.
Procedencia
Legado Pablo Bosch y Barrau, 1916

Bibliografía +

Cano Cuesta, Marina, Catálogo de medallas españolas, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2005, pp. 238-240, n. 84.

Exposiciones +

Instalación temporal: El pensamiento constitucional en la obra de Goya
Madrid
10.05.2012 - 17.09.2012

Medallas españolas
Madrid
01.12.2005 - 01.08.2006

Fecha de actualización: 15-10-2016 | Registro creado el 02-12-2015

Más obras de Sagau y Dalmau de Galcerán, Félix

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba