El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Sacerdote de Isis
Ajello, Eutichio
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Ajello, Eutichio

Gala (Messina), 1711 - Gala, 1793

Filósofo y teólogo, fue abad del Monasterio de Gala, donde realizó sus primeros estudios. Impartió Filosofía en París. Fue miembro y maestro de la Academia de Londres. Sería llamado a España por Isabel Farnesio, mujer de Felipe V, quien le nombraría su bibliotecario y anticuario. Retornado a Italia, ...

Ver ficha de autor

Sacerdote de Isis

Mediados del siglo XVIII. Lápiz sobre papel, 480 x 337 mm.

Por lo que se refiere a la presente hoja, fue fantasiosamente identificada por el abate Ajello como un sacerdote de Isis y que forma parte del grupo de las ocho esculturas de Tívoli desaparecidas a principios del s. XIX. Afortunadamente, el dibujo es un recuerdo fiel y se puede adivinar a través de él una escultura relativamente bien conservada, pero donde eran falsos los brazos. Cabe señalar, por lo demás, que el izquierdo aparece levantado en el Álbum del Carpio conservado en Londres, lo que sugiere una restauración de este detalle entre fines del s. XVII y mediados del XVIII. Esta misma estatua fue publicada por Maffei y Rossi en 1704, los cuales la hicieron grabar sin duda a través de un dibujo anterior, acaso de la época de las excavaciones en Tívoli, pues en su imagen no aparecen aún los brazos añadidos.

Con esta imagen da comienzo la serie de 13 dibujos (de 2 a 14), dedicada a ilustrar la primera diatriba de Ajello. Componían el núcleo central de la descripción diez esculturas de otros tantos personajes egipcios en pie, más una de un egipcio arrodillado. Pero a ellas se añadían una cabeza, una figura de animal y una misteriosa pieza que Benito Vicens no identifica, pero que bien pudo ser la cabeza de Serapis que aparece en el dibujo 53. No sería ilógica su inclusión tras la otra cabeza egipcia, y lo oscuro del material facilitaría una asociación visual, aún sin identificar con exactitud la iconografía de la obra. A partir de los estudios de B. Cacciotti, la historia de esta colección de catorce piezas egipcias y egiptizantes es relativamente bien conocida, si dejamos aparte la cabeza de Serapis. De las trece restantes, doce proceden de la colección del marqués del Carpio (1629-1687), quien parece haberse entusiasmado por las curiosidades de esta antigua cultura. Ocho de estas estatuas en pie (las que desaparecieron en el s. XIX) pertenecían al grupo de nueve que el marqués del Carpio adquirió en la almoneda del cardenal Camillo Massimi. Este prelado, afamado coleccionista, había logrado diez estatuas fragmentarias halladas a mediados del s. XVII por los jesuitas en sus excavaciones del canopo de la villa de Adriano en Tívoli, y había hecho restaurar el conjunto. Eran esculturas del mismo tipo y dimensiones que unas conservadas en la sección egipcia de los museos vaticanos, entre las que destaca una representación de Ptah. El Marqués pudo ordenar alguna restauración ulterior de sus nueve esculturas, y desde luego hizo dibujarlas, junto con otras muchas estatuas que logró coleccionar a lo largo de su estancia en Roma, en el llamado Álbum del Carpio, hoy conservado en Londres. En los dibujos correspondientes a las nueve obras citadas hizo escribir además la siguiente nota “de piedra de parangón antigua del Card. de Maximis”. Quedan por tanto dos problemas por solucionar: la identidad de la única pieza de la colección Massimi que no adquirió Carpio, y la razón de la pérdida de la única escultura de Carpio que no llego a La Granja. Por lo que se refiere al primer problema, Elvira lanza la hipótesis de que la única pieza que no paso de Massimi a Carpio pudiese ser la cabeza egipcia (dibujo 13), muy semejante por su estilo a las otras obras. Es la única de las obras egiptizantes figuradas en el Cuaderno de Ajello que no aparece representada en el Álbum del Carpio y es muy probable que la adquiriese para su colección Cristina de Suecia, quien compitió con el aristócrata español en la almoneda de Massimi, consiguiendo en ella el Grupo de San Ildefonso. En cuanto a la única obra del marqués del Carpio que no llegó a La Granja, era, según se deduce del Álbum del Carpio, una figura masculina bastante parecida por su vestimenta y actitud a la figurada en el dibujo 6, y su desaparición puede fijarse ya en España. Sabemos que no fue una de las obras del marqués del Carpio perdidas en naufragio durante la travesía de Nápoles a España, puesto que aún se hallaba en 1705 en su residencia de Madrid, y por tanto ha de contarse entre las piezas que se dispersaron en ventas ulteriores. Fue por entonces cuando varias esculturas se separaron de la suerte de la mayoría, que, tras pertenecer a la casa de Alba, fueron adquiridas por Felipe V e Isabel de Farnesio en 1728. Los reyes sólo recibieron las ocho obras dibujadas para ilustrar el estudio de Ajello.En 1788 estas obras fueron llevadas a Aranjuez para adornar los intercolumnios del templete o monóptero de Villanueva, situado en el Jardín del Príncipe; pero desaparecieron durante la guerra de la Independencia sin dejar rastro: lo único que se conservó durante algún tiempo para mantener su recuerdo en La Granja fueron moldes en yeso pintados de negro. De ahí que algún visitante (como b) pudiese creer que las piezas originales se conservaban en dicho palacio en pleno siglo XIX. Al lado de este conjunto, los otros tienen una historia más afortunada ya que las dos únicas figuras egiptizantes en pie que el marqués del Carpio no adquirió en la almoneda del cardenal Massimi son precisamente las que han llegado hasta nosotros en el museo. Aunque Ajello las estudia mezclándolas con las otras, lo cual es comprensible por razones generales de estilo, eran unos centímetros más altas. Acaso por ello fueron siempre consideradas como una pareja aparte, y no corrieron la triste suerte de las otras ocho. Tampoco se sabe cómo y dónde adquirió el marqués del Carpio dos figuras egipcias arrodilladas y dos figuras de cinocéfalos, que llegaron a Madrid, donde se hallaban aún junto a las demás obras en 1705. Lo que sí se sabe es que Felipe V compró sólo una de las figuras arrodilladas y uno de los cinocéfalos, mientras que el otro fue adjudicado al conde de Buenavista. Cabe resaltar que, frente al carácter romano egiptizante de las figuras humanas en pie, estas obras ostentan un estilo verdaderamente egipcio faraónico, y por tanto pueden considerarse obras traídas de Egipto a Roma, posiblemente en la antigüedad.

El dibujo forma parte del conocido como Cuaderno de Ajello formado por un conjunto de cincuenta y nueve hojas sueltas, con dibujos a lápiz, destinadas a servir de modelo para la realización de una serie de grabados, que debían ilustrar un catálogo descriptivo de las esculturas reunidas por Felipe V y su esposa, Isabel Farnesio, en el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso.

Museo Nacional del Prado, El Cuaderno de Ajello y las esculturas del Museo del Prado, Madrid, Museo del Prado, 1998, p.34-37

Ficha técnica

Número de catálogo
D003832
Autor
Ajello, Eutichio
Título
Sacerdote de Isis
Fecha
Mediados del siglo XVIII
Técnica
Lápiz
Soporte
Papel
Dimensión
Alto: 480 mm.; Ancho: 337 mm.
Serie
Cuaderno de Ajello, Dibujo 2
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Museo Nacional del Prado, El Cuaderno de Ajello y las esculturas del Museo del Prado, Museo del Prado, Madrid, 1998, pp. 34-37.

Schröder, S. y Elvira Barba, M.A., ''Eutichio Ajello (1711-1793) y su descripción de la célebre Real Galería de San Idelfonso'', Boletín del Museo del Prado, XXIV, 2006, pp. 40-48.

Simal López, M., Isabel de Farnesio yla colección real española de escultura. Distintas noticias sobre compras, regalos, restauraciones y el encargo del cuaderno de Ajello, Reales Sitios, LXXIX, 2006, pp. 267-268.

Azcue Brea, L., El origen de las colecciones de escultura del Museo del Prado. El Real Museo de Pintura y Escultura, El taller europeo. Intercambios, influjos y préstamos en escultura moderna europea. I Encuentro europeo de museos con colecciones de escultura, 2012, pp. 73-108.

Otros inventarios +

Inv. General, Sección 3ª. Dibujos, grabados, acuarelas y miniaturas, 1879. Núm. 209.
"209. Sesenta y seis dibujos sueltos al lapiz que representan las Estatuas antiguas de San Yldefonso en cincuenta y nueve hojas de las que siete contienen dos dibujos cada una- A. Desconocido. Alto de la cartera 0,31 ancho 0,53. Forada [sic.] de percalina verde- Corresponden estos dibujos al testo del mismo asunto que figura en la biblioteca con el nº..."

Exposiciones +

Bernini, Velázquez, Luca Giordano. Le Corti del Barocco - Cortes del Barroco
Roma
12.02.2004 - 02.05.2004

El Real Sitio de La Granja de San Ildefonso. retrato y escena del rey
La Granja
15.06.2000 - 15.10.2000

El cuaderno de Ajello y las esculturas del Museo del Prado
Madrid
19.10.1998 - 03.01.1999

Fecha de actualización: 02-05-2019 | Registro creado el 27-06-2018

Más obras de Ajello, Eutichio

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba