El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Buscar

Explora la colección

Filtrar resultados
7 resultados
La persecución de las Harpías (las Harpias perseguidas por Gethes y Calays)
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus
La persecución de las Harpías (las Harpias perseguidas por Gethes y Calays)
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus

Las Harpías, seres mitológicos mitad mujer mitad pájaro, son perseguidas por Zetes y Calais, los hijos alados de Boreas. Esta historia es narrada por Ovidio pero de manera muy breve en las Metamorfosis en el libro VII (3-4): "(...) Los jóvenes hijos del Aquilón habían ahuyentado de la boca del desdichado anciano a los pájaros con cabeza de doncella”. Sin embargo S. Alpers, autora del único estudio

Jasón con el vellocino de oro
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus
Jasón con el vellocino de oro
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus

En este caso, como en otros de la Torre de la Parada, Rubens no ha seguido las Metamorfosis de Ovidio sino las Fábulas de Higinio (Capítulo III): "(...) Frixo llegó a la Cólquide. Allí, según órdenes de su madre, sacrificó al carnero y colocó en el templo de Marte su piel de oro. Se dice que Jasón, hijo de Esón y de Alcímede, había ido a buscar esta piel que guardaba una serpiente".La historia de

La muerte de Eurídice
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus
La muerte de Eurídice
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus

La historia de Eurídice aparece en dos ocasiones en el ciclo de la Torre de la Parada; su muerte y su truncada salida de los infiernos. Su muerte es narrada por Ovidio en el libro X (5-10) de las Metamorfosis: "(...) Pues cuando paseaba la novia por un prado acompañada de un grupo de Náyades, murió al sufrir en un tobillo la mordedura de una serpiente". El lienzo es obra de E. Quellinus, discípulo

Baco y Ariadna
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus
Baco y Ariadna
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus

La historia de Ariadna y el dios tiene dos momentos fundamentales: uno es el encuentro entre ellos en la isla de Naxos después de que ésta fuera abandonada allí por Teseo, tema que representó Tiziano para Alfonso I de Este y que ceunta Ovidio en las Metamorfosis en el libro VIII (174-182): "(...) El hijo de Egeo raptó a la hija de Minos, largó velas rumbo a Día, y en aquella playa abandonó, cruel,

Cupido navegando sobre un delfín
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus
Cupido navegando sobre un delfín
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus

Esta representación del dios del amor niño no se corresponde con ninguna historia concreta, más allá de la propia representación del mismo. Hijo de Venus, a la que causa bastantes problemas con sus flechas, su presencia en la Torre de la Parada es constante, pero no de una manera pictórica sino por ser el causante de muchos de los episodios que aparecen en la Torre, como El Rapto de Proserpina (P1

El Amor dormido
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus
El Amor dormido
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus

Esta representación de Cupido adulto durmiente se relaciona con su matrimonio con Psique dando lugar al "amor del alma". Su historia la narra Apuleyo en sus Metamorfosis en el libro V (capitulo IV): "(...)Cuando ya fue tarde que la noche se venía, ella comenzó a aparejar con mucha prisa aquel aparato de su mala hazaña; y siendo de noche vino el marido a la cama, el cual, de que hubo burlado con el

El rapto de Europa
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus
El rapto de Europa
Óleo sobre lienzo. 1636 - 1638
Quellinus, Erasmus

El rapto de Europa por parte de Júpiter lo narra Ovidio en sus Metamorfosis en el libro II (838-875): "(...)Se atrevió también la princesa, sin saber a quién montaba, a sentarse sobre el lomo del toro; entonces el dios, apartándose poco a poco de la tierra y de la arena seca(...). Se asusta Europa y vuelve su mirada a la costa que, raptada, va dejando atrás, y con la diestra agarra un cuerno, apoy

Arriba