El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Buscar

Explora la colección

RDF
Filtrar resultados
5 resultados
Las tres Gracias
Óleo sobre tabla de madera de roble. 1630 - 1635
Rubens, Pedro Pablo
Las tres Gracias
Óleo sobre tabla de madera de roble. 1630 - 1635
Rubens, Pedro Pablo

Las tres diosas se abrazan entre sí formando un círculo, como lo hacen en algunas esculturas antiguas y en cuadros renacentistas. La posición de los pies sugiere que las mujeres bailan suavemente. El paisaje se extiende hacia un lejano fondo azul, desde donde una luz intensa se filtra a través de los árboles. Las figuras se iluminan desde un lugar diferente, el que ocupamos nosotros. Rubens no bus

Diana y Calisto
Óleo sobre lienzo. Hacia 1635
Rubens, Pedro Pablo
Diana y Calisto
Óleo sobre lienzo. Hacia 1635
Rubens, Pedro Pablo

Cuando Rubens visitó la corte española en Madrid, desde finales de agosto de 1628 hasta abril de 1629, copió muchas de las numerosas pinturas de Tiziano pertenecientes a la Colección Real. A Rubens le interesó la revolucionaria técnica de pinceladas quebradas característica de las obras tardías del veneciano, que influyó en su propia forma de pintar a partir de ese momento y hasta su muerte en 164

El jardín del Amor
Óleo sobre lienzo. 1630 - 1635
Rubens, Pedro Pablo
El jardín del Amor
Óleo sobre lienzo. 1630 - 1635
Rubens, Pedro Pablo

Nos enfrentamos aquí a uno de los mayores dones de Rubens como pintor: su habilidad para crear imágenes de una alegría de vivir relacionada con el amor e inspirada en la literatura antigua y el arte renacentista, principalmente en Tiziano. Esta pintura es especialmente cercana a la Bacanal de los andrios y la Ofrenda a Venus. Entre los rasgos que comparte con dichas pinturas están la mezcla de per

El juicio de Paris
Óleo sobre tabla. 1606 - 1608
Rubens, Pedro Pablo
El juicio de Paris
Óleo sobre tabla. 1606 - 1608
Rubens, Pedro Pablo

La historia del Juicio de Paris se remonta a las bodas de Tetis y Peleo, narrada en las Fabulas de Higinio. En el banquete, Eris, diosa de la Discordia, lanzó una manzana retando a la más hermosa de las diosas a que la recogiera. Ante la disputa entre Venus, Juno y Minerva, Zeus decidió darle la manzana a Mercurio y que Paris actuase como juez. El juicio aparece descrito en las Heroidas de Ovidio

El juicio de Paris
Óleo sobre lienzo. Hacia 1638
Rubens, Pedro Pablo
El juicio de Paris
Óleo sobre lienzo. Hacia 1638
Rubens, Pedro Pablo

El relato mitológico del Juicio de Paris tiene su origen en la boda de Tetis y Peleo, donde Eris, diosa de la discordia, reto a la diosa más bella presente a recoger una manzana de oro que había lanzado entre los presentes. Juno, Minerva y Venus, comenzaron una disputa y Júpiter decidió darle la manzana a Mercurio y que éste se la diera a Paris, que actuaría como juez. El Juicio lo narra el poeta

Arriba