El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Buscar

Explora la colección

RDF
Filtrar resultados
32 resultados
Un garrochista
Óleo sobre lienzo sin forrar. Hacia 1795
Goya y Lucientes, Francisco de
Un garrochista
Óleo sobre lienzo sin forrar. Hacia 1795
Goya y Lucientes, Francisco de

El primer catálogo del Museo Real, de 1821, incluyó ya el cuadro, descrito entonces como "Retrato de un picador a caballo". La radiografía realizada en 1986 reveló una composición subyacente distinta, desvelándose como boceto incuestionable para un retrato ecuestre de Manuel Godoy, cercano al único conocido hasta entonces, en colección privada americana. Se reconoce con claridad la banda de la O

La duquesa de Alba y su dueña
Óleo sobre lienzo sin forrar. 1795
Goya y Lucientes, Francisco de
La duquesa de Alba y su dueña
Óleo sobre lienzo sin forrar. 1795
Goya y Lucientes, Francisco de

Se ha considerado, desde su aparición en la bibliografía del siglo XX, como retrato de la duquesa de Alba, por los abundantes cabellos negros y rizados según la moda de 1795, que presenta en el retrato vestida de blanco de la colección Fundación Casa ducal de Alba. Para la sirvienta a la que asusta con un dije de coral contra el mal de ojo, Ezquerra del Bayo sugirió el nombre de una de las sirvien

Muchachos cogiendo fruta
Óleo sobre lienzo. 1778
Goya y Lucientes, Francisco de
Muchachos cogiendo fruta
Óleo sobre lienzo. 1778
Goya y Lucientes, Francisco de

Un niño, sobre las espaldas de otro, trepa a un árbol, sacudiendo la rama cargada de frutas, para que otros dos, esperando debajo, las reciban en su sombrero. El tapiz resultante de este cartón colgaba como decoración de sobrepuerta en el comedor de los príncipes de Asturias (el futuro Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma) en el Palacio de El Pardo de Madrid. Es una de las cuatro escenas d

Las gigantillas
Óleo sobre lienzo. 1791 - 1792
Goya y Lucientes, Francisco de
Las gigantillas
Óleo sobre lienzo. 1791 - 1792
Goya y Lucientes, Francisco de

Dos niños, según el juego conocido como de las "gigantillas", llevan sobre sus hombros con esfuerzo a otros dos más pequeños y bien vestidos. El que está de frente, sonríe y señala con sus manos la empinada cuesta de dónde vienen y el valle adónde se dirigen. Otro, más abajo, descansa sentado en el camino. Al fondo, un paisaje de montañas y arboledas surcado por un río.El tapiz resultante de este

La gallina ciega
Óleo sobre lienzo. 1788
Goya y Lucientes, Francisco de
La gallina ciega
Óleo sobre lienzo. 1788
Goya y Lucientes, Francisco de

Un grupo de cinco parejas, varios majos y majas, así como una dama y un caballero vestidos con elegancia a la francesa, juegan a la "gallina ciega", entretenimiento conocido también como del "cucharón". En el centro del corro, uno de los majos, con los ojos vendados, intenta alcanzar a sus compañeros con la cuchara de madera, mientras que una de las jóvenes, tal vez su pareja, se esconde tras la d

Niños inflando una vejiga
Óleo sobre lienzo. 1777 - 1778
Goya y Lucientes, Francisco de
Niños inflando una vejiga
Óleo sobre lienzo. 1777 - 1778
Goya y Lucientes, Francisco de

Goya inició en esta serie de cartones sus escenas infantiles. Aquí, el niño en primer término infla con esfuerzo una vejiga, mientras su compañero espera. Dos mujeres aparecen sentadas al fondo, una en actitud pensativa, con la cabeza apoyada en la mano, característica de la melancolía, y la otra mirando con seriedad al espectador. El tapiz resultante de este cartón colgaba, como decoración de una

El muchacho del pájaro
Óleo sobre lienzo. 1780
Goya y Lucientes, Francisco de
El muchacho del pájaro
Óleo sobre lienzo. 1780
Goya y Lucientes, Francisco de

Un muchacho, sentado de espaldas, juega con un jilguero que tiene entre las manos. La pareja del pajarillo está posada en lo alto de una rama del esbelto árbol, cuya línea sinuosa acentúa la verticalidad propia de la composición, destinada al estrecho paño de pared de una rinconera, junto a una puerta o ventana. El tapiz resultante de este cartón estaba destinado a la decoración del antedormitorio

La pradera de San Isidro
Óleo sobre lienzo sin forrar. 1788
Goya y Lucientes, Francisco de
La pradera de San Isidro
Óleo sobre lienzo sin forrar. 1788
Goya y Lucientes, Francisco de

La Pradera de San Isidro recrea la zona de Madrid situada entre la ermita de San Isidro y el río Manzanares, con la vista de la ciudad al fondo, en la que se reconocen los principales monumentos, desde el Palacio Real, a la izquierda, hasta la gran cúpula de la iglesia de San Francisco el Grande, a la derecha. La muchedumbre aparece representada durante la festividad del santo labrador, patrono de

La merienda
Óleo sobre lienzo. 1776
Goya y Lucientes, Francisco de
La merienda
Óleo sobre lienzo. 1776
Goya y Lucientes, Francisco de

Cartón para tapiz con la representación de un grupo de majos, sentados a orillas del río Manzanares a las afueras de Madrid, que descansan comiendo, bebiendo y fumando, mientras brindan por la naranjera que se les ha acercado con su mercancía. A la derecha se puede entrever la ermita de la Virgen del Puerto, oculta por un grupo de árboles. Es excelente el bodegón del primer término, pero no lo es

Niños con perros de presa
Óleo sobre lienzo. 1786
Goya y Lucientes, Francisco de
Niños con perros de presa
Óleo sobre lienzo. 1786
Goya y Lucientes, Francisco de

Dos niños llevan de sus correas a dos grandes perros de presa, provistos de sendos bozales. En el collar de uno de ellos hay una inscripción incompleta, "DEL So R", tal vez correspondiente a "Soy del Servicio Real".El tapiz resultante de este cartón formaba parte de los que iban a decorar el comedor (?) de los Príncipes de Asturias (el futuro Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma) en el palac

El columpio
Óleo sobre lienzo. 1779
Goya y Lucientes, Francisco de
El columpio
Óleo sobre lienzo. 1779
Goya y Lucientes, Francisco de

Este cartón, pareja de Las lavanderas (P-786), representa una excursión campestre de tres mujeres con cuatro niños elegantemente vestidos y su perro. El muchacho sentado tira de una cuerda para columpiar a una de las mujeres, vestida de maja, mientras que el menor, llevado por las andaderas sostenidas por una criada, ofrece una flor a las muchachas, imitando el galanteo de los adultos. El tapiz re

La riña en el Mesón del Gallo
Óleo sobre lienzo. 1777
Goya y Lucientes, Francisco de
La riña en el Mesón del Gallo
Óleo sobre lienzo. 1777
Goya y Lucientes, Francisco de

Boceto del cartón para tapiz titulado Riña en la Venta Nueva (P770), perteneciente a la segunda serie de cartones realizada por Goya. Los asuntos plasmados en ella debían ser festivos y alegres, con escenas de la vida contemporánea. El artista representa una reyerta entre arrieros y caleseros, a la puerta de la venta, a causa de las apuestas en el juego de naipes, presentes sobre la mesa. La escen

Muchachos jugando a soldados
Óleo sobre lienzo. 1779
Goya y Lucientes, Francisco de
Muchachos jugando a soldados
Óleo sobre lienzo. 1779
Goya y Lucientes, Francisco de

En este cartón para un tapiz de sobrepuerta varios niños juegan a soldados, marchando con sus fusiles al hombro o tocando el tambor. La animación del soldadito principal, el aire marcial y el orgullo gracioso e infantil con el que se enfrenta al espectador constituyen uno de los más altos logros en la representación de la infancia de toda la obra de Goya.El tapiz resultante estaba destinado a la d

El niño del árbol
Óleo sobre lienzo. 1780
Goya y Lucientes, Francisco de
El niño del árbol
Óleo sobre lienzo. 1780
Goya y Lucientes, Francisco de

Dos niños juegan junto a un árbol, uno sujeta una rama, mirando hacia lo alto, como para sacudirla con fuerza, mientas el otro, al fondo, lleva una cesta, tal vez para recolectar frutas o huevos de pájaros recogidos por su compañero. Su formato vertical, elevado en altura, revela que estaba destinado a una rinconera, junto a una puerta o ventana, como el cartón del Muchacho del pájaro (P00790 ).El

El juego de pelota a pala
Óleo sobre lienzo. 1779
Goya y Lucientes, Francisco de
El juego de pelota a pala
Óleo sobre lienzo. 1779
Goya y Lucientes, Francisco de

Goya subrayaba en la factura de entrega del cartón a la Fábrica de Tapices de Santa Bárbara el número elevado de figuras que había incluido, las tres parejas de jugadores, cada uno ocupando su posición exacta en el juego, como delantero, central y zaguero, y a veinticinco figuras más, de hombres de todas las edades mirando el juego en grupos variados y en distintas actitudes. De origen francés, lo

El pelele
Óleo sobre lienzo. 1791 - 1792
Goya y Lucientes, Francisco de
El pelele
Óleo sobre lienzo. 1791 - 1792
Goya y Lucientes, Francisco de

Cuatro jóvenes vestidas de majas mantean un pelele en un entorno de paisaje frondoso, atravesado por un río, con la presencia de un edificio de piedra al fondo. El juego, practicado durante algunas fiestas populares y rito de despedida de la soltería, simboliza aquí el poder de la mujer sobre el hombre, asunto general de este conjunto y repetido en la obra de Goya, con ejemplos en las series de g

La gallina ciega
Óleo sobre lienzo. 1788
Goya y Lucientes, Francisco de
La gallina ciega
Óleo sobre lienzo. 1788
Goya y Lucientes, Francisco de

Un grupo de nueve figuras, varias vestidas con el atuendo popular de los majos y majas, así como una dama y un caballero vestidos con elegancia, a la francesa, juegan a la “gallina ciega”, según la denominación más moderna de este entretenimiento, que originalmente se conocía como "juego del cucharón". En el centro del corro, uno de los jóvenes, con los ojos vendados, intenta alcanzar a sus compa

El paseo de Andalucía o La maja y los embozados
Óleo sobre lienzo. 1777
Goya y Lucientes, Francisco de
El paseo de Andalucía o La maja y los embozados
Óleo sobre lienzo. 1777
Goya y Lucientes, Francisco de

Cartón para tapiz que representa el encuentro entre una joven, vestida con lujo popular, y su pareja, descritos por Goya en su factura a la Fábrica de Tapices como "un jitano y una jitana", y varios embozados de siniestra catadura. La escena, juego del amor y los celos, transcurre en un parque de frondosos pinos cerrado al fondo por una tapia, y que el artista denominó en su factura “un paseo de

Arriba