El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Buscar

Explora la colección

RDF
Filtrar resultados
7 resultados
Alocución del marqués del Vasto a sus soldados
Óleo sobre lienzo. 1540 - 1541
Tiziano, Vecellio Di Gregorio
Alocución del marqués del Vasto a sus soldados
Óleo sobre lienzo. 1540 - 1541
Tiziano, Vecellio Di Gregorio

Alfonso de Ávalos, primer Marqués del Vasto, nació en Ischia el 25 de mayo de 1502 en el seno de una noble familia napolitana de origen castellano. Luchó en Pavía (1525) a las órdenes de su tío Fernando de Ávalos, Marqués de Pescara, del que heredó a su muerte ese año sus títulos y estados. En 1535 mandó el ejército que conquistó Túnez y, en 1538, fue nombrado gobernador de Milán y comandante del

Juan Federico I de Sajonia
Óleo sobre lienzo. 1548
Tiziano, Vecellio Di Gregorio
Juan Federico I de Sajonia
Óleo sobre lienzo. 1548
Tiziano, Vecellio Di Gregorio

Con anterioridad a 1547 Juan Federico había confiado su imagen a Lucas Cranach (1472-1553), desarrollando un ambicioso programa que lo presentaba como campeón y sostén de la Reforma. El interés de las imágenes posteriores estriba en que ofrecen dos aproximaciones a Juan Federico realizadas desde posiciones ideológicas y sensibilidades religiosas muy contrastadas. Tiziano pintó dos retratos de Juan

El emperador Carlos V con un perro
Óleo sobre lienzo. 1533
Tiziano, Vecellio Di Gregorio
El emperador Carlos V con un perro
Óleo sobre lienzo. 1533
Tiziano, Vecellio Di Gregorio

El trienio 1530-1533 fue decisivo en la configuración de la imagen de Carlos V. La imagen que a la postre tuvo mayores consecuencias fue la de Jacob Seisenegger, quien entre 1530 y 1532 retrató cinco veces a Carlos V de cuerpo entero, haciendo partícipe al emperador de una tipología hasta entonces inédita en la representación de su persona, pero que contaba con abundantes precedentes en el mundo g

Felipe II ofreciendo al cielo al infante don Fernando
Óleo sobre lienzo. 1573 - 1575
Tiziano, Vecellio Di Gregorio
Felipe II ofreciendo al cielo al infante don Fernando
Óleo sobre lienzo. 1573 - 1575
Tiziano, Vecellio Di Gregorio

La pintura conmemora dos hechos acaecidos en 1571: la derrota de la armada turca en Lepanto el 7 de octubre, y el nacimiento el 5 de diciembre del infante Fernando, heredero al trono, cuya asociación y consideración como dones celestiales fue recurrente en el círculo próximo al monarca, como refleja una carta remitida el 21 de diciembre de 1571 por Luis de Requesens, gobernador de Milán, a Sancho

La emperatriz Isabel de Portugal
Óleo sobre lienzo. 1548
Tiziano, Vecellio Di Gregorio
La emperatriz Isabel de Portugal
Óleo sobre lienzo. 1548
Tiziano, Vecellio Di Gregorio

Los retratos que Tiziano pintó de Isabel (1503-1539), hija del rey Manuel de Portugal y esposa de Carlos V desde 1526, conforman uno de los episodios más emotivos del arte del Renacimiento. Cuando falleció la emperatriz, Carlos carecía de un retrato suyo y quiso recuperar el que su esposa había enviado años atrás a Margarita de Austria. En noviembre de 1539 recibió de su hermana María ese retrato,

Carlos V en la Batalla de Mühlberg
Óleo sobre lienzo. 1548
Tiziano, Vecellio Di Gregorio
Carlos V en la Batalla de Mühlberg
Óleo sobre lienzo. 1548
Tiziano, Vecellio Di Gregorio

El retrato conmemora la victoria de Carlos V sobre la Liga de Smalkalda en Mühlberg el 24 de abril de 1547. Carlos va pertrechado al modo de la caballería ligera, con media pica y pistola de rueda. Lleva una armadura realizada hacia 1545 por Desiderius Helmschmid (1513-1579), en cuyo peto, y como era habitual desde 1531, aparece una imagen de la Virgen con el Niño. Panofsky señaló la convergencia

La Gloria
Óleo sobre lienzo. 1551 - 1554
Tiziano, Vecellio Di Gregorio
La Gloria
Óleo sobre lienzo. 1551 - 1554
Tiziano, Vecellio Di Gregorio

Durante su encuentro en Augsburgo en 1550-51, Carlos V encargó a Tiziano La Gloria, finalizada en octubre de 1554, cuando fue enviada a Bruselas. La inusual composición, que debió atenerse a precisas instrucciones del emperador como ya apuntara Gronau, está presidida por la Trinidad, a cuya derecha figuran los dos intercesores por excelencia: la Virgen y tras ella San Juan Bautista. La prelación d

Arriba