El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Buscar

Explora la colección

Filtrar resultados
9 resultados
La musa Euterpe
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo
La musa Euterpe
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo

Euterpe, inspiradora de los tañedores de flauta y de la poesía coral acompañada por este instrumento, fue restaurada por orden de Cristina de Suecia, tal como vemos en el dibujo del Cuaderno de Ajello, no 32 (D03861), con el aulos o flauta doble en las manos, con una cabeza alegre y muy elaborada, y con un pequeño Eros al lado, a su vez portador de dos flautas y con un arcos a los pies. La represe

La musa Talía
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo
La musa Talía
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo

Esta musa ha sufrido a lo largo de los siglos múltiples cambios, que afectan a su propia identificación. El hecho de que la colección de Cristina de Suecia sólo constase de ocho musas, en lugar de las nueve canónicas, supuso desde el principio la necesidad de escoger entre las dos dedicadas al teatro (Melpómene para la tragedia, Talía para la comedia) a la hora de dar nombre a la aquí representada

La musa Caliope
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo
La musa Caliope
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo

Calíope, musa de la poesía épica es, de todo el conjunto, una de las que menos han sufrido la actividad restauradora de Salvatierra: mantiene la misma cabeza (una cabeza antigua, aunque de una Afrodita de tipo helenístico) y sólo le fueron retirados hacia 1830 los dos brazos desde el codo. Se ignora la fecha exacta de la restauración, porque los inventarios de 1834 y 1849-57 no dan descripciones c

La musa Terpsícore
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo
La musa Terpsícore
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo

La historia de esta estatua de Terpsícore, inspiradora de la danza y de la poesía ligera, se inserta, como es lógico, en el grupo de las Musas, y el proceso de sus restauraciones es semejante al de la musa Talía (o Melpómene). Esculpida en época adrianea, tomando el mismo modelo helenístico que sirvió para crear la musa Euterpe, aunque con atributos diferentes, esta escultura llegó mutilada, como

La musa Erato
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo
La musa Erato
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo

La escultura de la musa Erato, inspiradora de la lírica coral sigue la historia del resto del grupo de las musas sentadas. Su torso mutilado, que ya fue dibujado por Heemskerck en el siglo XVI, recibió múltiples añadidos por parte de los restauradores de Cristina de Suecia -cabeza, brazo derecho, mano izquierda, citara, niño o Eros acompañante (sin alas), y buena parte del pedestal rocoso- y así a

La musa Urania
Mármol. 130 - 150
Anónimo
La musa Urania
Mármol. 130 - 150
Anónimo

Copia romana de un original del siglo II a.C. El cuerpo de esta musa de la astronomía parece una versión simplificada y algo rígida de la musa Calíope (E000040). Es evidente que la realización del ciclo completo se repartió entre dos talleres diferentes, por lo menos, pues se deseaba acelerar la conclusión del conjunto y su instalación en la Villa de Adriano. De acuerdo con su personalidad mítica,

La musa Clío
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo
La musa Clío
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo

Originalmente, la musa Melpómene o Erato (¿?), completada como Clío. El dibujo del Cuaderno de Ajello, representa la estatua de la musa de la historia, Clío (E000068), que se conserva aparentemente sin grandes variaciones en el Museo del Prado. Conserva su cabeza, obra antigua que incluso pudo ser la original de la escultura, y sólo se aprecian mínimas diferencias en la colocación de las manos, y,

La musa Polimnia
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo
La musa Polimnia
Mármol blanco. 130 - 150
Anónimo

Se trata de la séptima musa representada en el Cuaderno de Ajello y la última del ciclo, puesto que no hay ningún dibujo de la musa Urania. Como todas las piezas del ciclo, se encontraba muy mutilada, y así la dibujó Heemskerck en el siglo XVI, hasta que Cristina de Suecia ordenó colocarle la cabeza, los dos brazos y buena parte de la roca sobre la que se asienta. Quedó así convertida en una viva

Cupido de la musa Erato
Mármol blanco. Hacia 1670
Anónimo
Cupido de la musa Erato
Mármol blanco. Hacia 1670
Anónimo

Arriba