Paisaje con el embarco en Ostia de Santa Paula Romana
Lupa
Zoom

La cuarta escuela nacional mejor representada en el Prado, después de la escuelas española, italiana y flamenca, es la francesa, con más de trescientos cuadros –en su mayoría procedentes de la Colección Real- que ofrecen un panorama incompleto pero sugestivo desde el siglo XVI hasta comienzos del siglo XIX. De entre ellos, el mayor protagonismo corresponde a los siglos XVII y XVIII. Como sucede con las restantes escuelas extranjeras, los acontecimientos históricos y el gusto de los reyes españoles determinaron que su presencia fuera mayor o menor en los Sitios Reales. Varias obras de los dos mejores artistas del Clasicismo francés, Nicolás Poussin y Claudio de Lorena, se encargaron directamente a los pintores en época de Felipe IV para decorar el Palacio del Buen Retiro.

En el siglo XVIII, con Felipe V se inaugura la dinastía de los Borbones en España y, con ella, la escuela francesa cobra mayor protagonismo en la Colección Real. Con el primer Borbón pusieron sus pinceles al servicio de la corona española algunos artistas franceses de renombre como Michel-Ange Houasse, Jean Ranc y Louis-Michel van Loo. Y también, a partir de entonces, llegaron bastantes obras de Francia o se adquirieron en los mercados internacionales pinturas de Watteau, Coypel o Rigaud.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados