Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado
Num. de catálogo
P00248
Autor
Mantegna, Andrea
Título
El Tránsito de la Virgen
Cronología
Hacia 1462
Técnica
Técnica mixta
Soporte
Tabla
Medidas
54,5 cm x 42 cm
Escuela
Italiana
Tema
Religión
Expuesto
Si
Procedencia
Colección Real (¿Palacio del Buen Retiro, Madrid, pinturas recogidas de las Casas Arzobispales, 1747, nº 346?; Palacio Real Nuevo, Madrid, primera pieza de la obra nueva, 1794, nº 341; Palacio Real, Madrid, primera pieza de la obra nueva, 1814-1818, nº 341).

Andrea Mantegna, una de las grandes personalidades del Quattrocento, se formó en Padua con el pintor y anticuario Francesco Squarzione, quien le transmitió un interés por la Antigüedad que consolidará después merced a sus contactos con los humanistas de la universidad paduana. Junto a esta fascinación por el clásico, sin parangón entre los pintores de su generación, el conocimiento de la obra de Donatello en Padua y su contacto con la pintura veneciana (en 1453 se casó con la hija de Jacopo Bellini), completan el panorama donde se desarrolló la formación y primera etapa profesional de Mantegna. En 1459 Mantegna abandonó Padua para instalarse en Mantua, donde permaneció hasta su muerte al servicio de los Gonzaga. Entre las primeras obras realizadas para Ludovico Gonzaga figura El Tránsito de la Virgen, una de sus más sublimes creaciones pese a faltarle el tercio superior, un fragmento del cual, junto con Cristo recibiendo a la Virgen conserva la Pinacoteca Nazionale de Ferrara.Según los Evangelios Apócrifos, tras anunciarle San Miguel su fin terrenal la Virgen convocó a los apóstoles, que acudieron a su llamada excepto Santo Tomás, que se encontraba predicando en la India. La imagen muestra el último momento terrenal de María y su composición deriva de un mosaico en San Marco de Venecia diseñado por Andrea del Castagno. También de origen veneciano es la ambientación de la escena en una sala abovedada, tomada de dibujos de su suegro, Jacopo Bellini. En el centro de la composición, San Pedro oficia con un misal al tiempo que uno de los apóstoles sostiene con una mano el agua sagrada mientras con la otra bendice a la Virgen ante la mirada de un tercero. Un cuarto apóstol de espaldas inciensa el cuerpo de María. Los demás se alinean en dos filas delante de la Virgen. Todos menos San Juan (el primero a la izquierda con una palma) portan velas y cantan el Exiit Israel de Aegypto, Alleluia, como recoge la Leyenda Áurea de Jacobo de la Vorágine.El Tránsito de la Virgen es una obra maestra por su perfecta composición, resuelta mediante una habilísima contraposición de horizontales (ventana y lecho de la Virgen) y verticales (apóstoles y pilastras); su dominio de la perspectiva; la individualización de las fisonomías de los apóstoles, y el tratamiento del paisaje, una de las primeras vistas topográficas de la pintura italiana, al mostrar el lago en torno a Mantua, el puente que lo cruza, y el Borgo di San Giorgio al fondo.Ingresó en la Colección Real a la muerte de Carlos I de Inglaterra, quien había adquirido la obra a los Gonzaga, y se encuentra en el Museo del Prado desde 1829 (Texto extractado de Falomir Faus, M.: Pintura italiana del Renacimiento. Guía, Museo del Prado, 1999, p. 34).

 

Compartir en

X
imagen de facebook image twitter Share on Google+ imagen Correo
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados