El 17 de mayo de 1510 fallecía en Florencia el pintor Sandro Botticelli -cuyo verdadero nombre era Alessandro di Mariano Filipei-, que había nacido en la misma ciudad en 1445.

Se trata de uno de los pintores más destacados del renacimiento florentino, formado en el taller de Filippo Lippi y alumno también, posteriormente, de Andrea Verrochio. Con taller independiente desde 1470, compagina importantes encargos de instituciones eclesiásticas y públicas de su ciudad con la realización de espléndidos trabajos para las más importantes familias florentinas, como los Medici. En algunas de sus obras más señaladas, como La primavera (Uffizi, Florencia) y El nacimiento de Venus (Uffizi, Florencia), refleja la influencia del neoplatonismo cristiano de la corte y el entorno de Lorenzo de Medici, que pretendía desarrollar ideales humanistas que conciliasen las ideas cristianas con planteamientos filosóficos de la antigüedad clásica.

Llamado por Sixto IV, participa también en la decoración de la Capilla Sixtina del Vaticano, realizando varios frescos entre 1481 y 1482.

A partir de la década de 1490, coincidiendo con la expulsión de los Medici de Florencia y el extraordinario éxito y repercusión de la predicación del dominico Girolamo Savonarola, decae su interés por el mundo clásico, sustituido por una intensa devoción religiosa cercana al misticismo.

Obras Botticelli conservadas en el Museo del Prado:

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados