Maqueta en madera del edificio del Museo Nacional del Prado, Anónimo. Hacia 1785, Madera de limoncillo, 66 cm x 362 cm x 94 cm

Maqueta en madera del edificio del Museo Nacional del Prado, Anónimo. Hacia 1785, Madera de limoncillo, 66 cm x 362 cm x 94 cm

Maqueta en madera del edificio del Museo Nacional del Prado, Anónimo. Hacia 1785, Madera de limoncillo, 66 cm x 362 cm x 94 cm

Plantas, Alzados y Perfil del Edificio del Museo, inventado y dirigido en su execución por D. Juan de Villanueva, Arquitecto mayor de S.M. y A.A. y de la Villa de Madrid , 1796. Aguada y pluma sobre papel. 1190 x 725 mm.

Sin lugar a dudas, el mejor testimonio de la relación existente entre Juan de Villanueva y el Museo del Prado es el propio edificio construido por el arquitecto a partir de 1785 como sede del Gabinete de Historia Natural y que desde 1819 exhibe las colecciones artísticas del Prado.

Además del propio edificio, el Prado conserva dos obras que ilustran gráficamente la relación de Villanueva con su construcción: la maqueta de su segundo proyecto y una lámina con la planta, alzados y perfil del edificio.

En mayo de 1785 Villanueva presentó al Conde de Floridablanca dos proyectos diferentes para la construcción de un Gabinete de Historia Natural en las inmediaciones del Jardín Botánico, para que este a su vez se los enseñase a Carlos III en presencia del príncipe de Asturias, el futuro Carlos IV.

En la Academia de Bellas Artes de San Fernando se conservan -firmados por su propia mano- los planos del primero de esos proyectos, que fue rechazado por el monarca.

Del segundo de los proyectos no se conservan los planos, pero sí la maqueta que Villanueva mandó hacer para explicar mejor sus planteamientos e intenciones. Es una pieza espectacular, perfectamente conservada, que resulta muy semejante al edificio finalmente construido. Se puede apreciar perfectamente que se trata de un edificio concebido como una combinación de cinco partes: dos grandes pabellones cuadrangulares en los extremos, una entrada monumental también destacada en planta en el centro del edificio y uniendo esas partes una galería a cada lada de la puerta central, más retraídas o retrasadas en planta.

La principal diferencia con respecto al resultado final es que el espacio destinado a Academia de Ciencias, situado exactamente en el centro del edificio, aparece en la maqueta como un sala de planta cuadrada y finalmente se construyó con una forma absidial. También la existencia cerca de esa zona, en la intersección con la galería central, de un ático o segunda planta que no llegó a construirse. Y, por último, que las columnas de la fachada sur (actual Puerta de Murillo) son jónicas en la maqueta y corintias en el edificio real.

Otro detalle a destacar es la existencia en la maqueta de unas galerías de comunicación en la parte posterior del edificio, que conectaban los pabellones de los extremos con la parte central del edificio. Fueron suprimidas en la segunda década del siglo XX a raíz de las ampliaciones del Museo.

La lámina “Plantas, Alzados y Perfil del Edificio del Museo, inventado y dirigido en su execución por D. Juan de Villanueva, Arquitecto mayor de S.M. y A.A. y de la Villa de Madrid”(que se puede ver a la derecha) corresponde a un plano trazado cuando el edificio ya estaba parcialmente construido. Debe ponerse en relación con la memoria descriptiva que el propio Villanueva hace del edificio en un documento fechado el 21 de julio de 1796, que no está firmado, y que debió ser materialmente escrito por don Antonio de Zuazo y Echeverría, amanuense y secretario de Villanueva desde 1785, y también testamentario y heredero fideicomiso a su muerte en 1811. En esa descripción faltan medidas y se han dejado en blanco los espacios correspondientes para añadirlos posteriormente.

Como señala su título, muestra el plano de las dos plantas del edificio, sus tres fachadas principales -norte, oeste y sur- ya que Villanueva nunca dibujó la fachada posterior, encajada en el desnivel de terreno existente en esa zona y también la sección interior del edificio, con sus espacios perfectamente delimitados. En el plano de la planta baja llama la atención el muro de contención existente entre el Museo y la huerta de los Jerónimos, con una exedra que cerraba la plaza de Murillo. Ese muro desapareció en 1885 como consecuencia del desmonte de los terrenos detrás del Museo por las obras de urbanización del entorno de la iglesia de los Jerónimos y su claustro a partir del año 1877, lo que supuso la creación de un nuevo barrio residencial entre el Prado y el Parque del Retiro.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados