Enciclopedia online

Bibliotheca Artis: Tesoros de la Biblioteca del Museo del Prado [exposición 2010]
5 de octubre-30 de enero de 2011.
Comisario: Javier Docampo.
Obras: 48.
Catálogo: Javier Docampo, «El fondo antiguo de la Biblioteca del Museo Nacional del Prado: la formación de una colección», pp. 11-21; Javier Portús, «Las amplias fronteras de la literatura sobre arte en el Siglo de Oro», pp. 23-33; José Riello, «Brevísima apología de la anécdota, o sobre Vasari y la tradición literaria», pp. 35-45.
 
La exposición tuvo como principal objetivo mostrar los mejores libros antiguos de la biblioteca del Museo. De sus fondos, sobresale una importante colección de ejemplares anteriores a 1900 formada en su mayoría gracias a la adquisición de varias bibliotecas privadas, entre las que destacan la de José María Cervelló y la de la familia Madrazo. El primer apartado de la exposición, «Bibliotheca Artis», arrancaba con los grandes tratados del Renacimiento italiano; con ediciones príncipe de las obras sobre pintura de Alberti y Leonardo, que se acompañaban del primer tratado sistemático sobre la perspectiva, obra de Daniele Barbaro. La difusión de las ideas renacentistas por el norte de Europa encontró su mejor representante en la obra teórica de Durero, de la que se mostraba la primera edición latina de su Instrucción para la medida. También se expuso la obra fundacional de la historia del arte: las Vite de Vasari. Un capítulo importante de la exposición lo ocupaba la teoría de arte durante el siglo de oro español. Así, entre los tratados del siglo XVI, se expuso el manuscrito del Comentario de la pintura de Felipe de Guevara. De Francisco Pacheco pudo verse una sección con la primera edición de su Arte de la pintura, acompañada de un folleto con anotaciones manuscritas del propio autor y del retrato que le pintó Velázquez. Otras piezas fueron los Discursos de Jusepe Martínez y una de las planchas calcográficas realizadas para ilustrar El museo pictórico de Palomino. El segundo apartado, «Bibliotheca Architecturae», reunió tratados de arquitectura como los de Vitrubio, Vignola, Serlio y Palladio. Se resaltaba en esta sección cómo los pintores del Renacimiento utilizaron las ilustraciones de estos libros para la creación de los fondos arquitectónicos de sus cuadros. Este apartado incluyó también ejemplares franceses, alemanes y españoles y, como sección final, una selección de libros de fiestas, únicos testimonios de las espectaculares arquitecturas efímeras hechas para acontecimientos especiales. El tercer apartado, «Bibliotheca Imaginis» señalaba el fundamental papel que los libros ilustrados tuvieron en el arte europeo de la Edad Moderna. En primer lugar las cartillas de dibujo, entre las que destacaba los Principios… de García Hidalgo, la más importante y rara de las cartillas españolas. Los libros tuvieron una relevancia fundamental para los pintores al ofrecerles fuentes formales e iconográficas. Así, la exposición proponía una breve reflexión sobre el género del retrato, a través de tres repertorios impresos básicos en la difusión de modelos. También se mostraron varios libros fundamentales para comprender el significado de las pinturas del Renacimiento y el barroco: ediciones ilustradas de las Metamorfosis de Ovidio, la Iconología de Ripa o de varios libros de emblemas. Asimismo, la muestra permitía contemplar suntuosos álbumes de estampas que hicieron conocidas en toda Europa las grandes colecciones, como es el caso del Prodromus.

A. P.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados